presentada por
Buscar Fill-1
Menú
Una vida para el Bayern de Múnich

Un amigo en los buenos y malos momentos

Increase font size Text size

El viernes termina una era. Tras 49 años en el Bayern de Múnich como jugador, mánager y Presidente, Uli Hoeneß pondrá fin a su etapa en el club en la próxima Junta Anual de Socios. Ha conseguido marcar como ninguna otra persona al máximo campeón de Alemania. Mediante la sección "Una vida para el Bayern de Múnich" repasamos su relación con el club. 

Cuando se revisan los 49 años de Uli Hoeneß en el Bayern de Múnich, se puede comprobar que estuvo marcada por una montaña rusa de emociones. Entre todos esos vaivénes de su vida, la amistad siempre estuvo presente. Jupp Heynckes puede describir mejor que nadie cómo es conocer a Uli Hoeneß fuera del ámbito profesional. 

"La amistad no puede ser una calle de una sola dirección", dice nuestro ex entrenador. "Debe haber una fluidez mútua. Y también debe existir confianza. Confío en Uli y viceversa. Sé que siempre está ahí para mi, también cuando me vaya mal. Hemos vivido todas las cosas buenas y malas. Me gustan esos tipos, me gusta la persona que es Uli Hoeneß. También creo que parte del público en general tiene una imágen de él que luego no se corresponde con la realidad". 

Como jugadores, Heynckes y Hoeneß se convierten en Campeones de Europa en 1972 y dos años más tarde en Campeones del Mundo. Tras terminar su etapa como jugador, Hoeneß termina trayendo cuatro veces a Heynckes como entrenador a Múnich. Con el Bayern, logrará cuatro Bundesligas y el Triplete en 2013, algo único en la historia del club. 

Hoeneß y Heynckes forman durante décadas a jugadores como Lothar Matthäus, Stefan Reuter, Olaf Thon, Philipp Lahm, Bastian Schweinsteiger, Thomas Müller, Franck Ribéry y Arjen Robben. "Uli dedicó todos sus pensamientos y fuerzas en su profesión. Eso era vocación, eso era pasión", recuerda Heynckes. "El Bayern significa todo para él. Era y es el cerebro, el corazón y el alma de este club. El ADN del Bayern es el de Uli". 

Los dos amigos nunca discutieron seriamente, a pesar de que Heynckes es consciente de cómo puede reaccionar Hoeneß cuando llega el momento. "Cuando actúa por el Bayern, no tiene amigos, eso hay que saberlo". Por esa razón, el ex entrenador no le tiene en cuenta su insistencia para que siguiera como entrenador en el invierno de hace dos años. "Él lo hace por amor. Pero así es Uli Hoeneß. Hace todo lo posible cuando algo es importante para él. No pasa a menudo que alguien resista". 

Como afirma Heynckes, detrás de esa fachada de tipo duro, se esconde un Hoeneß muy sensible. ¿Lo que más le hace enfadar? "Cuando se retuercen los hechos. Cuando llegan ataques personales que no son correctos. Le cuesta asimilar eso", explica el alemán de 74 años. "En privado, es una persona muy sensible". 

Heynckes opina que la retirada de Hoeneß es "una muy buena y sabia decisión. Su legado, aunque el Bayern ya tenía una gran historia, empieza cuando asume el puesto de Mánager. Ahi convierte al club en una marca global. Hoy, el Bayern es conocido en todo el mundo. No pueden creer la cantidad de cartas de jovenes que recibo: Estudiantes de China, Australia, Corea, Sudamérica, Rusia... Algo inimaginable. Uli es una persona ha dedicado su vida al club. Es el Mánager de fútbol más exitoso de todo el mundo, y antes ya fue un jugador de clase mundial. Una carrera de libro". 

Solo queda una pregunta: ¿Quién tiene la canción más bonita? El canto de los aficionados de Heynckes (Juppjuppjupp) es legendario... Heynckes ríe. "Uliuliuli" suena mucho mejor. Uli es un nombre mucho más bonito que Jupp". 

El momento más especial entre Jupp Heynckes y Hoeneß

"Creo que el momento en el que ganamos en 2013 en Wembley la Liga de Campeones al Borussia Dortmund fue el más feliz de la carrera de Uli Hoeneß. Todos sabíamos que había peligro de detención por la evasión de impuestos, un año antes perdimos la final en casa. Y, entonces, pudimos vivir ese emocionantísimo triunfo. Vi cómo se alegraba Uli en la grada y cómo recibía las felicitaciones. Cuando ambos nos abrazamos, fue un sentimiento de felicidad enorme". 

"Era algo típico de este club, y típico de Uli: No dejarse caer. Tras la final de 2012 perdida en casa, hubo una obsesión de éxito que nunca viví en ningún otro equipo. Uli decía que nunca se podían bajas los brazos Siempre me ha impresionado de él que siempre ha ido por delante. Rara vez he visto a una persona tan trabajadora como él, con tanta energía, fuerza y optimismo. Él es una persona optimista, si no no podría haber cosechado tantos éxitos". 

Noticias