Doble entrevista especial: Rummenigge & Hoeneß

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Uli Hoeneß y Karl-Heinz Rummenigge han moldeado las últimas cinco décadas del Bayern como nadie más lo ha hecho; primero como jugadores, después como directivos y finalmente en la presidencia.

A continuación presentamos un extracto de la entrevista que hemos realizado a ambos mandatarios con motivo de la publicación de su libro "Danke für 120 Jahre voller Leidenschaft" (gracias por 120 años de pura pasión), escrito a tenor del 120 aniversario que alcanzará el FC Bayern München el próximo 27 de febrero.

Entrevista con Karl-Heinz Rummenigge y Uli Hoeneß

**Karl-Heinz Rummenigge, Uli Hoeneß, ¿cómo se puede asegurar uno de que el Bayern Múnich seguirá siendo el Bayern Múnich?
KHR: "Está claro que nuestro crecimiento económico ha sido dramático, especialmente en los últimos diez años. Pero creo que un equipo de fútbol debe seguir siendo un equipo de fútbol. Nuestros aficionados no entenderían que nos convirtiéramos en una marca de fútbol o en un consorcio futbolístico".

UH: "No podemos ni queremos cerrarnos a crecer en la sociedad, pero nunca debemos olvidar de dónde venimos".

¿Podría decirse que los exjugadores transmiten mejor el ADN del club?
UH: "Los exjugadores hablan la misma lengua que los jugadores. Si quieres explicarle a Franck Ribéry lo que ha hecho mal hoy, es difícil hacerlo si tienes que reconocer que solo has jugado en el TSV Böblingen".

KHR: "Franz Beckenbauer es un buen ejemplo. Cuando terminó su carrera como futbolista nunca pensó en pequeño. En 1994 nos proclamamos campeones de Alemania y Franz era presidente y entrenador, lo que probablemente nunca hubiera sucedido en otro sitio. Y en ese momento dijo: "Ahora necesitamos volver a lograr éxitos internacionales". Así que invertimos en el equipo, trajimos a Oliver Kahn y Mehmet Scholl. Dos años después, en 1996, ganamos la Copa de la UEFA contra el Burdeos. No se pasa de cero a cien de inmediato. Pero tampoco se pasa de cien a cero de inmediato".

Siempre se asocia al FC Bayern München con esa ambición incondicional por el éxito.
KHR: "Nosotros mismos en el club éramos los impulsores: Uli, por supuesto; Franz; probablemente yo también. Queríamos lograr éxitos".

Entre 1974 y 1979 Hoeneß y Rummenigge coincidieron como jugadores del Bayern, periodo en el que ganaron dos Copas de Europa.

Esa incondicional hambre de victoria es parte del Bayern. ¿Cómo asumen este aspecto los nuevos jugadores?
KHR: "En cuatro semanas se te inculca".

UH: "Antes teníamos a menudo jugadores de Karlsruhe, Berlín o Fráncfort, de equipos de la zona media o incluso baja de la tabla. La gente se preguntaba por qué estaban satisfechos con un empate cuando jugaban fuera de casa".

Una familia que permanece unida en la derrota y que celebra unida la victoria. ¿Es eso lo que le hace al Bayern ser como es?
KHR: "En ese sentido hay que decir que mucho de ello lleva la firma de Uli. Él fue el primero que introdujo esos valores familiares. Las visitas en Navidad a los aficionados o al Oktoberfest fueron innovaciones de Uli. En nuestra época de jugadores no se hacía. El *Mia san Mia*se ha desarrollado realmente en las últimas décadas".

UH: "Antes no había esa consciencia. El fútbol tenía un estatus completamente diferente en la sociedad. La gente venía a los partidos importantes y era feliz. Pero el fútbol no dominaba la vida de jugadores, directivos y aficionados. No era tan intenso como hoy en día".

KHR: "Solo un pequeño comentario, ya que hemos hablado de grandes figuras del Bayern: Durante diez años fui jugador del Bayern Múnich, pero ni una sola vez escuché el nombre de Kurt Landauer en todo ese tiempo".

Uno de los grandes presidentes del FC Bayern München, que levantó el club antes y después de la Primera Guerra Mundial. Como era judío tuvo que dejar el cargo en 1933 y emigrar a Suiza. Después de la Segunda Guerra Mundial retomó el cargo.
UH: "No hace mucho tiempo que todos hemos podido conocer la historia del club. En ese sentido tengo que agradecer a la gente joven, especialmente a la Südkurve, que se haya identificado con tanta intesidad con Landauer y que digan: 'Somos un gran club, afrontemos nuestro pasado'".

¿Este orgullo por la historia forma parte del 'Mia san Mia'?
UH: "Sí. Y la responsabilidad social. 'Mia san Mia' significa que cuando estás arriba tienes que mirar abajo y ayudar. Y eso es lo que hemos hecho todos juntos en los últimos diez, quince años. 'Mia san Mia' es una filosofía que supera el terreno de juego. La confianza en uno mismo, sentirse satisfecho, la gratitud. En muchos equipos en la parte de arriba de la camiseta está el nombre del jugador, debajo el número y después el nombre del equipo, que medio desaparece en el pantalón. Nosotros tenemos Bayern München arriba, dos conceptos fuertes, que suponen una responsabilidad que debe cumplirse. El presidente regional de Baviera, Markus Söder, dijo recientemente en una recepción gubernamental: 'Si al Bayern Múnich le va bien, a Baviera le va bien'. No puede haber mayor elogio".

Hoeneß y Rummenigge formaron una dupla furante muchos años y trabajaron para llevar al Bayern a la cima mundial. En noviembre de 2019 Hoeneß renunció a sus cargos y desde entonces es presidente de honor del club.

¿Cómo se imaginan al Bayern Múnich en su 150.º cumpleaños?
KHR: "La cuestión lógicamente es si estaremos entre los vivos".

UH: "No tenemos por qué estar por entonces. Si surgiera una crisis tenemos personas que pueden manejarla y harían su trabajo. En ese sentido podemos estar muy tranquilos en el futuro inmediato".

KHR: "Tengo una gran confianza en las personas que están a cargo del club. Son algo decisivo, lo he aprendido aquí. Tenemos buena gente en la que se puede confiar. Lo harán bien. La calidad de la directiva, unida con la calidad de las personas asegurará que el FC Bayern siga cosechando éxitos en el futuro".