Emotiva carta de Schweinsteiger a Jupp Heynckes

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Jupp Heynckes se sentó en cuatro ocasiones en la silla del entrenador del Bayern y ganó cuatro Bundesligas, la Copa DFB, tres veces la Supercopa y, como coronación, la Liga de Campeones. Hoy, 9 de mayo de 2020, "Don Jupp", uno de los entrenadores más exitosos en la historia de nuestro gran club, celebra su 75 cumpleaños. Bastian Schweinsteiger le escribe una emotiva carta como felicitación.

Querido Jupp:

¿Recuerdas hace muchos años, cuando una vez pusiste en mi mano cinco CDs en la Säbener Straße? Debería descargar las 150 canciones a tu teléfono. Era sobre todo música de los 80 (me encanta eso): Tina Turner, Bruce Springsteen, los Beach Boys. . . Puedo decírtelo ahora: Algo de eso terminó en mi propio teléfono móvil. Todavía lo escucho a veces hoy, en el coche o como tú por entonces, haciendo deporte. Desde la sala de masajes, donde solía tumbarme después de entrenar, se podía ver cómo hacías tus ejercicios en el gimnasio. Siempre nos sorprendió la flexibilidad con la que puedes moverte. Incluso a tu ya algo mayor edad nunca dejaste de trabajar en ti mismo. No solo en el gimnasio, sino sobre todo en la cabeza. Te has estado actualizando constantemente, has puesto tanto corazón y alma en tu trabajo de entrenador, tanta pasión. Y al mismo tiempo siempre tuve la sensación de que disfrutabas trabajando con nosotros los jugadores, teniendo un equipo a tu alrededor. Tú has amado eso, ser entrenador.

Para mí, los años contigo fueron quizás los mejores de mi carrera. Y no es sólo porque me pusiste desde el extremo al puesto de mediocentro. Eso fue en nuestra primera etapa juntos en abril/mayo de 2009, cuando viniste con nosotros para cinco partidos. Más tarde, Louis van Gaal, que se hizo cargo la siguiente temporada, me dijo que vio estos partidos y que me veía como un mediocentro desde entonces. Sobre todo, has logrado hacer algo que no muchos entrenadores pueden hacer: has subido a bordo a todos los jugadores y a todo el equipo, incluyendo a los conductores de los autobuses, los utilleros y los empleados. No conozco a nadie que haya dicho alguna vez una mala palabra sobre ti. Todas las mañanas caminabas por el gimnasio, dabas la mano a todos y decías "Buenos días". Las conversaciones contigo se caracterizaron por la sinceridad. También siempre hablabas con los jugadores que se sentaban en el banquillo, y ellos lo entendían. Porque fuiste honesto con ellos. Tú mismo fuiste un gran jugador de fútbol y tienes una gran experiencia como entrenador. Esto te dio un sentido extraordinario de lo que pasaba en las mentes de tus pupilos. Y siempre supiste exactamente qué hacer. Las conversaciones contigo, sobre táctica, el próximo rival o simplemente sobre la vida, las aprecié mucho. Especialmente después de la final de la Liga de Campeones de 2012, nuestro intercambio me ayudó mucho a procesar todo el asunto. Esa trágica final también te dolió a ti, por supuesto, pero también viste una oportunidad en ella. Si llegamos hasta aquí otra vez y luego conseguimos salir con un cinco por ciento más, ganaremos esta cosa. Me transmitiste eso relativamente pronto y me motivó mucho para la siguiente temporada.

La forma en que nos guiaste a Wembley fue admirable. Prestaste atención a los detalles más pequeños. Dimos el 120 por ciento en cada sesión de entrenamiento - y tuvimos que hacerlo. Lo alentaste y lo exigiste. Se creó un increíble espíritu de equipo y voluntad. Esa temporada todos jugamos al ataque y todos defendimos. Dejaste claro a jugadores como Franck Ribéry y Arjen Robben que hay un aplauso extra de los espectadores cuando corren hacia atrás y cortan el balón.

Antes de la final en Wembley diste uno de tus grandes discursos de nuevo. Después se nos puso la piel de gallina, queríamos salir a jugar inmediatamente. Estábamos seguros de que ese era el día en que íbamos a ganar eso. Y así es como sucedió. Una semana después completamos el triplete con la victoria en la Copa DFB. La fiesta posterior de Berlín fue la mejor que tuvimos en el Bayern. Habíamos organizado un lugar, y en algún momento tú también apareciste por allí. Hubo un enorme gran aplauso y luego te vimos en la pista de baile. ¡Inolvidable! ¡Ese sentido del ritmo en tus caderas! Ahora nos dimos cuenta de lo que había estado trabajando en el gimnasio todo el tiempo.

Querido Jupp, me considero muy feliz de haberte conocido no sólo como un extraordinario entrenador, sino también de haber podido ganar una maravillosa persona como amigo. Aprendí mucho de ti. Sinceridad, espíritu de equipo, honestidad, ética de trabajo, nos has dado un ejemplo, hoy en día a veces echo de menos estos valores en el fútbol. Una vez, justo antes del triplete, nos invitaste a todos a tu granja, a tu oasis de bienestar "Casa de los Gatos". Pudimos experimentarte como persona, totalmente real. Cando estuvo saltando todo el tiempo. Fueron horas increíblemente bonitas.

Por tu 75 cumpleaños, especialmente te deseo salud, y también que tu cadera permanezca flexible. Luego un gran reencuetnro, también con el resto del equipo de 2013, que está realmente retrasado. Bueno, entrenador, tan pronto como hayas leído esto: ¡definitivamente deberíamos bailar nuevamente! Estoy deseando que llegue.

Los mejores momentos de la carrera de Jupp Heynckes: hemos resumido los hitos y momentos más importantes para ustedes en el 75 cumpleaños de Jupp..