Cuando Rainer Ohlhauser eliminó a los "leones"

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Ilustración: Sarah Matuszewski

De los 204 derbis que han disputado Bayern y TSV 1860 Múnich, solo dos han tenido lugar en la Copa DFB, aunque los números hablan a favor del equipo rojo de la ciudad. En las semifinales de 1967, el Bayern se impuso al igual que lo hizo en los cuartos de final de 2008 (1-0 en la prórroga, gol de Franck Ribéry). En ambas ocasones, el Bayern acabaría llevándose también el trofeo. En una entrevista con la revista "Säbener 51", Rainer Ohlhauser recuerda este primer derbi copero disputado hace exactamente 53 años.

Rainer Ohlhauser sobre el partido de su vida

El once del Bayern de aquel día (de izquierda a derecha): Werner Olk, Sepp maier, Franz Beckenbauer, Rudolf Nafziger, Hans-Georg Schwaezenbeck, Franz Roth, Rainer Ohlhauser, Dieter Brenniger, Dieter Koulmann, Peter Kupferschmidt y Hans Nowak.

"En nuestra época, viví muchos partidos inolvidables con el Bayern y en uno de ellos tuve un muy buen día: En las semifinales de la Copa DFB de mayo de 1967. Tocaba jugar contra el TSV 1860, el vigente campeón de liga. La presión era enorme y todo pintaba a una victoria de los "leones" porque, inesperadamente, Gerd Müller no pudo jugar. Sin embargo, el resultado final fue de 3-1 a favor del Bayern. Dos goles de Rainer Ohlhauser. El león estaba muerto".

Ohlhauser anotó el 1-0 a la hora de partido.

"Acudieron 42.000 espectadores al Grünwalder Stadion, toda la ciudad estaba emocionada por el primer derbi local en la Copa DFB. El 1860 estaba atravesando una temporada turbulenta, el entrenador Max Merkel fue la víctima de aquella revuelta de los jugadores. Por el lado contrario, nosotros queríamos defender nuestro título".

Ohlhauser abre la lata

"Como Gerd causaba baja, el entrenador dijo: Ohlhauser pasa del centro del campo a la delantera, él es el que tiene que arreglarlo. Tras una hora, marqué el 1-0, Peter Kupferschmidt aumentó el marcador poco después y, en el 73', lo dejé todo claro con el 3-0. Ludwig Bründl fue el autor del gol del honor. La final también la acabamos ganando: en el 4-0 sobre el Hamburger SV, Gerd m Müller ya estaba de vuelta y anotó dos goles. Yo también marqué también y volvimos a celebrar".