Los partidos más legendarios del Bayern desde 1961 a 1970

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

El derbi en la Copa DFB, el primer gran título internacional y la primera defensa del título. fcbayern.com hace un repaso a las eliminatorias más legendarios desde 1961 a 1970.

16/10/1962: Selección de jugadores de Basilea -- FC Bayern

El estreno del Bayern en competiciones europeas, en las que posteriormente ha ofrecido partidos míticos, tuvo lugar en octubre de 1962, aunque, todo hay que decirlo, fue en una muy menor y sin tanto calado. En la primera ronda de la Copa de Ferias, la predecesora no oficial de la copa de la UEFA, el Bayern jugó en St. Jakobs Park ante una selección de jugadores de la ciudad de Basilea. Los bávaros causaron impresión en ese primer encuentro y ganaron por 0-3 con dos goles de Dieter Mucki Brenninger y uno de Jakob Drescher. Los suizos no se presentaron al partido de vuelta en Múnich. El equipo entrenado en aquel entonces por Helmut Schneider llegó hasta los cuartos de final de la competición, donde fue elimindo por el Dinamo de Zagreb.

02/01/1966: Bayern de Múnich - Borussia Dortmund

Tras el triunfo en la final de la Copa DFB en 1957 ante el Fortuna Düsseldorf, el Bayern tuvo que esperar nueve años para volver a jugar en la competición. En la primera ronda de la 1965/66, el recién ascendido equipo muniqués tuvo que verse las caras con el defensor del título, el Borussia Dortmund. Un día después de año nuevo, los 30.000 espectadores que acudieron al Grünwalder Stadion vieron un partido muy luchado. En una época del año en la que actualmente no se disputan partidos, el Bayern comenzó mejor y se puso por delante en el marcador en el primer minuto por medio de Rainer Ohlhauser. Gerd Müller (40') anotó antes del descanso el 2-0 definitivo. Fue un estreno con tintes históricos: El bombardero anotó ese día el primero de sus 78 goles en la competición, de la que sigue siendo el máximo goleador histórico.

04/06/1966: MSV Duisburg -- Bayern de Múnich

La clasificación del Bayern a la final de Copa en el año 1966 fue considerada una sorpresa: El recién ascendido a primera división eliminó el vigente campeón en primera ronda, el Borussia Dortmund, y más tarde a Eintracht Brausnchweig, al Colonia y al Nüremberg. tres equipos de renombre de la primera categoría del fútbol alemán. En la final, un experimentado Duisburgo era el claro favorito frente a los "jovenes locos" de Múnich. Las zebras dominaron los primeros minutos y se adelantaron en el 28' a través de Rüdiger Mielke. Pero la alegría duró poco: Ohlhauser empató tres minutos después y tras una charla del mister Čajkovski en el descanso, Brenninger (55') le dio la vuelta al partido. El partido permaneció abierto y tras un polémico penalti decretado por el árbitro, Hartmut Heidemann (72') volvió a empatar. Cinco minutos después, el colegiado volvió a señalar otro penalti dudoso, pero esta vez a favor del Bayern. A Brenninger no le importó y marcó el 3-2. Un joven Franz Beckenbauer culminó poco después una jugada personal para anotar el definitivo 4-2. El Bayern se convertía en campeón de Copa por segunda vez en su historia.

08/03/1967: Bayern de Múnich -- Rapid de Viena

En los cuartos de final de la Recopa de Europa de 1967, el Bayern de Múnich se encontraba entre la espada y la pared en su enfrentamiento con el Rapid de Viena. Los muniqueses perdieron la ida en Austria por 1-0 y, en la vuelta, los vieneses no lo pusieron nada fácil. Ambos equipos dispusieron de buenas ocasiones, pero no hubo goles en la primera mitad. En el minuto 59', el delantero Ohlhauser estaba en el sitio correcto y aprovechó un error del defensor Johnny Bjerregaard para anotar el 1-0. Pocos minutos después, el partido se volvió loco: El muniqués Dieter Koulmann recibió un pisotón de Rudolf Flögel. En aquellas airadas protestas, el jugador del Rapid, August Starek, golpeó al árbitro, motivo por el que el colegiado quiso expulsarlo. Se le perdió la pista al centrocampista, pero, tras la reanudación, fue Walter Seitl el que se fue a las duchas en lugar de Starek. El Bayern siguió siendo el equipo dominante, pero los visitantes forzaron la prórroga. En el 107' llegó el ansiado gol: Ohlhauser mando un centro raso al área y Müller hizo el 2-0 definitivo ante los 40.000 espectadores que acudieron al Grünwalder Stadion.

06/05/1967: Bayern de Múnich -- TSV 1860 Múnich

Rojo contra azul. El vigente campeón de la Copa contra el de la Liga. El derbi muniqués ya era de por si un partido apasionante, pero que fuera en las semifinales de la Copa DFB e la 1966/67 le dio un toque aún más especial. Inesperadamente, los muniqueses tuvieron una desventaja en aquel partido: Gerd Müller causaba baja. Los dos equipos lo dieron todo en el Grünwalder Stadion y se llegó con empate a cero a los vestuarios. Tras cumplirse la hora de partido, el sustituto de Müller en la delantera, Ohlhauser cumplió con su cometido con un doblete (63' y 75'). Peter Kupferschmidt (65') anotó el entre medias el segundo tanto del FCB. Los "leones" maquillaron el marcador final, pero fue el Bayern el que se clasificaría a la final, justo como pasó un año antes.

31/05/1967: Bayern de Múnich - Glasgow Rangers

Con este partido, el Bayern aterrizaba por fin en Europa. El 31 de mayo de 1967, los muniqueses se enfrentaron en la final de la Recopa de Europa ante un prestigioso equipo escocés, el Glasgow Rangers. La final, celebrada en Núremberg y a la que acudieron 70.000 aficionados, estuvo muy disputada, hasta que Franz Roth anotó el importantísimo primer gol en el 108'. El centrocampista superó al meta escocés Norrie Martin con una vaselina e hizo campeón al Bayern en la prórroga. No sorprendió a nadie que el jugador del Bayern quisiera llevarse el balón del partido como recuerdo. Lamentablemente, el árbitro italiano Concetto Lo Bello ya se había llevado la pelota a los vestuarios, motivo por el que Roth suplicó entre lágrimas y de rodillas: "Por favor, ha sido mi gol más importante, acabo de empezar en el Bayern, es mi primer año, me gustaría tenerlo", contó posteriormente Roth, que llegó el verano anterior procedente del SpVgg Kaufbeuren. Y tuvo suerte. Para alegría de los aficionados del máximo campeón alemán, ese histórico objeto puede encontrarse hoy en día en el museo del club.

10/06/1967: Bayern de Múnich -- Hamburger SV

La final de Copa de 1967 fue cosa seria. Gerd Müller, que pudo volver a jugar, adelantó al Bayern en el 22'. Por parte del HSV, nada reseñable excepto un remate de cabeza de la leyenda del Hamburgo Uwe Seeler, muy discreto durante todo el partido por el férreo marcaje de Werner Olk. El Bayern nunca vio peligrar su ventaja e incluso puso más tierra de por medio con goles de Ohlhauser (72') y Müller (76'). Poco antes del final, al FCB le pitaron un penalti a favor. El entrenador, Čajkovski, le dijo al portero Sepp Maier que se fuera hacia adelante para que lo tirara, pero Brenninger no accedió y acabó lanzando para hacer el 4-0 final. El Bayern habia defendido el título, aunque Wilhelm Neudecker ya estaba pensando en la próxima temporada: El entonces presidente del club se informó tras el partido si, en el caso de que el Bayern lograba ganar el trofeo de nuevo, podría quedarselo. Neudecker recibió la negativa y, finalmente, esa fue la única derrota que hubo que lamentar ese día.

14/06/1969: Bayern de Múnich -- FC Schalke 04

Con el triunfo por 2-0 contra el tres veces campeón copero, el 1. FC Núremberg, el Bayern ya había dado el primer paso. En la final contra el Schalke 04, el club muniqués podría convertirse en el máximo campeón de la competición. Y todo marchaba según el plan: En el minuto 13, Müller marcó el 1-0. Manfred Pohlshmidt (19') igualó el marcador con un disparo desde unos 25 metros, pero Müller golpeó por segunda vez (35') y guió al Bayern a su cuarto título.

Este partido se ganó el adjetivo de inolvidable por una escena en especial: Después de que Franz Beckenbauer solo pudiera parar con un agarrón en el pantalon a Stan Libuda, apodado en la época "Rey de Westfalia", parte de los 64.000 espectadores en el Waldstadion de Frankfurt le dedicaron pitidos cada vez que tocaba la pelota. En algún momento, fue suficiente para el líbero del Bayern: Agarró un balón y se dedicó a hacer malabares con él delante de la grada del Schalke. Los jugadores rivales lo dejaron amrchar y los pitidos fueron siendo cada vez más ruidosos conforme avanzaba el encuentro. Tras el pitido final, la prensa tituló que Beckenbauer había superado al Rey Libuda. Después, subió de escalafón y fue coronado como Kaiser Franz. No se sabe exactamente el orígen de ese apodo, pero, además de otras teorías, ese partido significa para muchos el nacimiento de ese mítico apodo.

Los partidos más legendarios del Bayern en la década de los setenta:


Temas de este artículo

Comparte este artículo