Campeón del Mundo, Jefe de la defensa - ¡Simplemente, Lúcio!

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Campeón mundial, jefe de defensa, máquina de vapor: Lúcio jugó en el Bayern durante cinco años desde 2004 hasta 2009 y ganó un total de ocho títulos. El campeón del mundo de 2002 celebra su 42 cumpleaños el viernes. fcbayern.com le felicita calurosamente y recuerda su carrera en Múnich.

Lucimar da Silva Ferreira, un nombre que suena a arte futbolístico y a muchos goles. Pero Lúcio, como su nombre artístico, se convirtió en un futbolista de clase mundial no como un goleador, sino como un defensor intransigente. Rápido, atlético, fuerte en el juego aéreo y en los duelos, y con un fuerte empuje hacia adelante, el defensa central realizó una carrera impresionante. El brasileño pasó cinco años, desde 2004 hasta 2009 en el Bayern.

Bienvenido a Múnich: después de tres años en Leverkusen, Lúcio llegó al Bayern en el verano de 2004.

Mejor jugador de Brasil en 2000

Pero lo primero es lo primero. A la edad de 23 años, Lúcio pasó del SC Internacional a la Bundesliga en el verano de 2001 al Bayer 04 Leverkusen. "Es un killer, dispara como un tren en marcha"; dijo el por entonces manager del Leverkusen, Rainer Calmund, de la potencia, que había sido premiado con el Balón de Plata como el mejor jugador de Brasil del año anterior. Después de tres años con los farmacéuticos (122 partidos, 21 goles), el defensa central pasó a ser del campeón récord alemán en el verano de 2004.

Defensor comprometido: Lúcio se convirtió en un jugador de clase mundial como un defensa central por su fortaleza en los duelos.

Un campeón del mundo para el Bayern

"Lúcio será una personalidad importante dentro de nuestro nuevo equipo"; dijo el director general Karl-Heinz Rummenigge, feliz por el recién llegado, que celebró su victoria en la Copa del Mundo de 2002 en Japón y Corea del Sur, jugando los siete partidos al completo. Para el brasileño era ahora una cuestión de ganar "tantos títulos como sea posible" a nivel de club. "Siempre ha sido una meta para mí trabajar en un gran club. Y el Bayern es un gran club".

¡Ahí está! Junto con los otros sudamericanos del Bayern, Lúcio celebró su primer campeonato alemán en mayo de 2005.

Magath: "Excepcional en todos los aspectos"

En 2005, ganó el doblete, campeonato de liga y la Copa de la DFB en el primer intento, y un año después defendió su título en ambas competiciones. "Lúcio es un jugador que no quiere perder y no puede perder"; fue el veredicto de su exentrenador Félix Magath sobre el defensor. Tiene una voluntad irrefrenable, un deseo vehemente de decidir un partido. No conozco a ningún otro jugador como él. Lucio es absolutamente excepcional en todos los sentidos".

Imparable: cuando Lúcio comenzaba sus avances, a veces pasaba por el medio de dos rivales, como aquí contra el Spartak de Moscú.

Con amplios pasos hacia adelante

Los poderosos avances de Lúcio también fueron excepcionales cuando tuvo la sensación de que las cosas no iban bien en un partido de los campeones récord. Agarraba el balón y se movía a través del medio campo hacia el área de penalti contraria a gran zancada. A veces tan impetuosamente que de perder el balón ponía a su propio equipo en una situación muy difícil. "Cada uno de nosotros sabe que de vez en cuando él tiene cosas con las que no podemos contar", contaba Magath sobre las idas al ataque de su defensor.

Un clásico "Lúcio": esas "tormentas" fueron su marca registrada. El brasileño marcó doce goles en 218 partidos oficiales con el Bayern, gracias en parte a su legendario impulso ofensivo.

Defensa con impulso ofensivo

"De joven jugaba en el ataque, ahora estoy en la parte de atrás. De vez en cuando sigo pensando para mí: preferiría ser delantero", argumentó Lúcio. "Siempre es un sentimiento especial de felicidad para mí cuando marco un gol". Por otro lado, él también sabía sobre su "responsabilidad dentro del equipo". Soy un defensor y no siempre puedo correr hacia adelante. Mi tarea principal es evitar goles".

El general y su jefe de la defensa: el entrenador Ottmar Hitzfeld da instrucciones a Lúcio en el entrenamiento.

Claro anuncio de Ottmar Hitzfeld

Bajo la dirección de Ottmar Hitzfeld, Lúcio, ahora capitán de la selección brasileña, prestó más atención a la defensa. "Sé que tiene un gran corazón y que solo quiere ayudar al equipo cuando sale hacia adelante. Pero marcar goles no es su trabajo. Un jefe de la defensa debe primero poner la calma en el juego y garantizar la seguridad en la parte posterior", fue el claro anuncio del general.

Baluarte de defensa: en la temporada 2007/08, el Bayern estableció un nuevo récord de la Bundesliga con solo 21 goles recibidos.

Mejor defensa de la historia de la Bundesliga

Y esto debería ser fructífero. Con solo 21 goles recibidos, el Bayern de Hitzfeld estableció un nuevo récord de la Bundesliga en la temporada 2007/08 y fue campeón de liga con diez puntos por delante del Werder Bremen. Esto fue seguido por el triunfo en la Copa DFB y, por lo tanto, el tercer doblete de Lúcio con el equipo de Múnich en cuatro años. Después de una temporada difícil en la 2008/09 con los entrenadores Jürgen Klinsmann y Jupp Heynckes, el tiempo de Lúcio en la Säbener Straße terminó antes del comienzo de la siguiente temporada.

El último partido: el 23 de mayo de 2009, Lúcio disputó su 218º partido oficial con el Bayern contra el VfB Stuttgart (2-1).

Gol de la victoria en la final de la Copa Confederaciones

El entonces jugador de 31 años acababa de ganar la Copa Confederaciones con Brasil por segunda vez desde 2005, marcando el gol de la victoria en la final contra los Estados Unidos. El día de su regreso a Múnich, el nuevo entrenador Louis van Gaal le dijo que planeaba prescindir del capitán de la Selecao en el futuro. Después de 218 partidos oficiales, 12 goles y 8 títulos, el capítulo de Munich había terminado para Lúcio. "Fue un buena etapa con el Bayern. Es una lástima que haya terminado ahora, pero ese es el negocio del fútbol", dijo por entonces.

Reencuentro en Madrid: en la final de la Champions League de 2010, Lúcio derrotó al Bayern por 2-0 con el Inter de Milán.

Un melancólico Lúcio gana la Champions League

Lúcio se marchó a la Serie A en el Inter de Milán e iba a celebrar un emotivo reencuentro con el Bayern al final de la temporada. En la final de la Liga de Campeones de Madrid, el Inter ganó 2-0 e hizo triplete. Cuando Lúcio saluda a los aficionados de Munich con un pañuelo rojo y blanco después del partido, le dan una sonora ovación. "Estaba muy feliz, todo era tan hermoso. Creo que nunca habría dejado el Bayern", dijo Lúcio con nostalgia después de la final.

Lúcio jugó en el Bayern de 2004 a 2009: aquí puede encontrar los partidos al KO más legendarios de los campeones récord alemanes de 2001 a 2010.


Temas de este artículo

Comparte este artículo