Las finales del Bayern en la Liga de Campeones

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

El domingo, el Bayern de Múnich jugará ante el Paris Saint-Germain el partido más importante de la mayor competición de clubes de Europa. Mientras que para los parisinos esta la primera final de su historia, los muniqueses tienen algo más de experiencia en estas lindes. El FCB luchará por 11ª vez en su historia (Copa de Europa + Liga de Campeones) por la Orejona . Desde la fundación de la Liga de Campeones con el nuevo formato (1992/93), el Bayern ha llegado a cinco finales. Todas ellas tuvieron su historia: dos triunfos legendarios frente a tres derrotas dolorosas. fcbayern.com repasa cada una de ellas.

2013: El Bayern cumple su sueño del triplete ante el BVB

El 25 de mayo de 2013, Bayern de Múnich y Borussia Dortmund protagonizaron la primera final alemana en la Champions League. Tras un inicio dubitativo, los muniqueses se metieron por fin en el encuentro. Mario Mandzukic anotó el primer gol a los 60 minutos, aunque la alegría duró poco tras el empate de Ilkay Gündogan de penalti en el 67'. En el minuto 89 ocurrió algo que aún sigue poniendo los pelos de punta a los aficionados bávaros: Un balón en largo encuentra a Franck Ribéry. El francés controla el balón y la prolonga de tacón a Arjen Robben, que engaña a Roman Weidenfeller. ¡2-1 y el Bayern vuelve a ser, por fin, el rey de Europa!

2012: Derrota en la final de Múnich

Fue uno de los partidos más importantes y, a la vez, más tristes de la historia del Bayern. El 19 de mayo de 2012, el máximo campeón alemán se enfrentaba al Chelsea FC. Era la primera vez en la historia de la competición que un club jugaba la final en su propio estadio. El Bayern dominó el encuentro e todos los registros y Thomas Müller anotó en el 83' el gol que debía ser definitivo. Pero, a dos minutos del final, Didier Drogba empató el partido. En la prórroga, Robben tuvo la oportunidad de hacer el 2-1 de penalti, pero falló. En la prórroga, todo parecía ir bien para el FCB: 3-2 a favor tras los primeros tres lanzamientos. Pero las tornas giraron y Drogba anotó el decisivo penalti y el Chelsea venció por 4-5.

2010: El FCB cae ante el Inter en Madrid

En el año 2010, el Bayern se encontraba a un solo encuentro de lograr el triplete. Tras vencer en todas las competiciones domésticas, tocaba disputar en Madrid la final de la Liga de Campeones ante el Inter de Milán. El Bayern no fue capaz de superar el alto nivel defensivo del conjunto italiano y no convirtió sus ocasiones en goles. El Inter, a través de un certero Diego Milito, decidió la final a su favor por 2-0. A pesar de la derrota, el mister Louis Van Gaal volvió a convertir al Bayern en uno de los equipos punteros de Europa y le mostró el camino para los años venideros.

2001: Vuelta al trono de Europa

En 2001, el Bayern, por fin, pudo volver a celebrar un gran título europeo y alzar la Orejona bien alto. Sin embargo, el club muniqués empezó el partido francamente mal contra el Valencia: El equipo español se puso por delante a los dos minutos de penalti y, solo tres minutos más tarde, Mehmet Scholl falló desde los once metros. Los muniqueses no se rindieron y empataron a través de Steffan Effenberg (53'), otra vez de penalti. Como la final no encontró ganador en el tiempo reglamentario ni en la prórroga, hubo que buscarlo en la tanda de penaltis. Oliver Kahn se convertiría en el héroe de la noche. Tras parar dos penaltis, Thomas Linke puso al Bayern por delante en la tanda. El duelo final era Mauricio Pellegrino contra Kahn. El tres veces mejor portero del mundo adivinó la dirección y paró el la pena máxima. Lo que vino después... ¡una expresión de júbilo y alegría!

1999: La madre de todas las derrotas

Aquella noche de Barcelona podría haber sido preciosa. Las esperanzas eran enormes después de que Mario Basler adelantara al Bayern de falta directa tras solo seis minutos. Los bávaros tuvieron el partido bajo control en todo momento, pero, 102 segundos cambiaron el mundo. El reloj ya marcaba el descuento cuando Teddy Sheringham desvió a gol un disparo previo de Ryan Giggs. Empate. Y eso no fue todo: Ni dos minutos después, David Beckam lanza un córner a la cabeza de Sheringham, que prolongó hacia el segundo palo donde Ole Solskjær solo tuvo que empujar el balón. De repente, 2-1 para los ingleses. A los pocos segundos, el pitido final. El Bayern de Múnich acababa de vivir el peor momento de toda su historia.

El camino del Bayern a la final de Lisboa: