Beckenbauer: “El Bayern representa una historia de éxito única”

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

El próximo viernes, Franz Beckenbauer cumple 75 años. Giesing, FC Bayern, Nueva York. ¿Dónde se hizo grande? El "Kaiser" habla aquí de su infancia, el futuro del club y su definición de la felicidad. La entrevista al completo se puede leer en nuestra revista de socios "51".

Entrevista a Franz Beckenbauer

Sr. Beckenbauer, 75 años, ¿qué significa este número para usted?
"Debo decir que esta edad, por primera vez en mi vida, me hace pensar un poco. Todos los demás cumpleaños pasaron para mí más fácilmente. Pero creo que eso es parte de la vida, que inevitablemente llegas al punto en el que piensas en el hecho de que la vida es finita: ¿Cuándo desaparecerás? ¿Y en qué esferas? El universo de ahí fuera es lo suficientemente grande - habría muchos lugares a los que ir (risas). Pero cuando miro atrás, estoy muy satisfecho. Y eso es lo más importante".

Cuando recuerda sus comienzos, cuando era un niño en el barrio de Giesing en Múnich, ¿qué es lo primero que le viene a la mente?
"La casa de mis padres y el campo de fútbol justo en nuestra puerta. Estos fueron, sin duda, los principios rectores más importantes de mi vida. Mi abuela nos dejó a mis padres, a mi hermano y a mí vivir con ella en ese momento, y para entonces nuestro piso de cuatro habitaciones era relativamente espacioso. Nuestra mayor suerte fue nuestro vecino de enfrente: el SC 1906 München. El fútbol no tenía la misma popularidad en los años 50 que hoy en día, pero para nosotros era el elixir de la vida. Tuvimos la mejor de las infancias".

¿Qué valores le enseñaron por entonces?
"Mis padres nos dieron ejemplo de sus valores todos los días. Fue una época pobre, justo después de la guerra. No había nada, nadie tenía nada, nadie tenía que estar celoso del otro. Se requería consideración, respeto por los demás y que las personas se apoyaran mutuamente. Cuando peleábamos - eso ya pasaba - y uno estaba tirado en el suelo, lo levantamos de nuevo en lugar de darle otra patada. Ese era el espíritu de la época, al menos así es como lo recuerdo, y creo que todo el mundo se sentía así en aquel entonces: te ocupabas del que estaba deprimido. Había mucha humanidad y preocupación por las persons. Se procuraba que el otro, de alguna manera, también estuviera bien".

¿Es cierto que por aquel entonces le llamaban "cigarrillo"?
(Risas) "Sí, eso era por mi padre. Me llamaba así porque siempre fui el más pequeño. De ahí viene mi velocidad: De niño sabía que en las calles tenía que correr rápido cuando las cosas se ponían difíciles. Mi velocidad fue mi regalo para mantenerme alejado de los problemas. A veces tenía que bajar al sótano a buscar leña. Estaba oscuro y sinuoso allí abajo, y veía figuras aterradoras en cada esquina - ahí es cuando salía corriendo cada vez, lo que en retrospectiva fue el mejor entrenamiento".

¿Cómo fue que por entonces quiso unirse al 1860 München?
"Hay que explicarlo basándonos en la época de entonces: crecí en Giesing, y eso es territorio del 1860 München. El Bayern venía de Schwabing, eso estaba muy, muy lejos para nosotros. Ludwig Zausinger, Kurt Mondschein, más tarde Petar "Radi" Radenkovic se unió a ellos - estos fueron nuestros héroes. Pero luego tuvimos un partido contra el 1860 con nuestro equipo de estudiantes del 1906. Su mediocentro no fue muy amistoso conmigo, y en algún momento del partido mi temperamento se impuso. Entonces me dio una bofetada, y me quedó claro: ¡no voy a ir al 1860! No fue una mala decisión en retrospectiva, supongo".

¿Qué significa suerte para usted?
"La felicidad no es una condición permanente. Pero hay momentos felices en la vida. Si puedes mantenerlos por mucho tiempo y repetirlos, eso es una gran suerte".

¿Cómo ve a su Bayern hoy?
"Creo que puedo mirar a este club con mucha, mucha confianza. Se han sentado las bases. Desde los años 60 hasta hoy, las cosas siempre han ido cuesta arriba. Ha habido reveses, como no llegar a ser campeón, y alguna que otra derrota dolorosa, pero ¿qué es eso? Este club se ha levantado una y otra vez, y es una historia de éxito única en general, así que todos podemos estar orgullosos. Estoy convencido de que seguirá siendo así. Ni siquiera esta terrible pandemia del corona cambiará eso. El Bayern sigue siendo insuperable en su estabilidad".

¿Qué le impresiona sobre el terreno de juego?
"Básicamente, todo. Hansi Flick ha dado nueva vida al equipo. Antes de eso, tenías la impresión de que algunos jugadores no querían hacerlo. Su mayor mérito es que todos han vuelto a coger impulso y transmiten alegría. Estoy disfrutando mucho de este fútbol. Hansi tiene un lado muy humano, sabe exactamente cómo llegar a todos esos campeones del mundo y ganadores, cómo hablar con ellos. Es aceptado por los jugadores, eso se ve en el terreno de juego. El triplete no salió de la nada".

El Bayern ha sido ahora campeón de liga ahora veces seguidas y ha ganado el segundo triplete de su historia, ¿puede explicar por qué nunca se acaba esta codicia?
"Antes, la gente solía decir que después de dos o tres campeonatos de liga tienes que cambiar el equipo, porque entonces ya no están dispuestos a invertir todo de nuevo. Pero, hoy en día, los jugadores son más estrictos. Ocho veces seguidas campeón de liga, eso es una gran obra de arte , un signo de mentalidad y voluntad sobresalientes. A eso solo puedo aplaudir. Grandioso. Y no tengo la impresión de que estos tipos estén llenos todavía. El triplete es seguramente un incentivo".

¿Cómo ve al club posicionado de cara al futuro?
"Oliver Kahn y Hasan Salihamidžić hacen un trabajo exitoso con Herbert Hainer. Demuestran que tienen lo necesario para llenar los grandes pasos de Uli Hoeneß y Karl-Heinz Rummenigge. Tengo absoluta confianza en ellos de que continuarán el camino que Uli y Kalle emprendieron, con el mismo estilo, con el mismo compromiso y alegría. No tengo ninguna duda. Los primeros pasos difícilmente podrían haber sido mejores".


Comparte este artículo