210120_Hernandez_01_ima

Hernández destaca en defensa y en ataque

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Tras once partidos, el Bayern de Múnich por fin volvió a dejar su portería a cero en la victoria sobre el Augsburgo y Lucas Hernández tuvo una participación vital en este sentido. El lateral encaró los balones divididos con determinación y tenacidad e hizo de su banda un muro infranqueable. Una muestra de ello fueron sus números: El campeón del mundo de 2018 fue el que más balones divididos disputó (32 con un 62,5% de éxito) de todos los jugdores del Bayern.

Flick se deshace en elogios

210120_Hernandez_02_ima
La derrota no existe para Lucas Hernández: Cada vez que el francés estuvo sobre el verde, el FC Bayern no perdió ningún partido de Bundesliga (25 victorias y cuatro empates).

"Lucas ha hecho un muy buen partido, fue muy agresivo y también ha destacado en ataque. Por todo ello, lo ha hecho muy bien", elogió Flick a su pupilo de 24 años, quien no solo estuvo activo en su propio campo, sino que también se dejó ver en ataque, especialmente en la primera mitad.

Provocó el penalti decisivo

Con su compromiso para recorrer de arriba abajo en la banda, fue el que más sprints realizó de todos los muniqueses (31) y, después de su paisano Benjamin Pavard (101), fue el segundo jugador del FCB que más veces estuvo en contacto con el esférico (97). Con su fe inquebrantable, provocó el penalti que Lewandowski convirtió y que, a la postre, resultó decisivo para la victoria. Hernández tuvo acciones decisivas tanto en defensa como en ataque y fue uno de los garantes de la victoria del Bayern en Ausgburgo.

El Bayern volvió de Ausgburgo con los tres puntos y la portería a cero. Gracias a esto último, Manuel Neuer igualó un viejo récord de la Bundesliga: