"En el campo no siento ninguna presión"

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

¡Enhorabuena, Jamal Musiala! Este viernes fue convocado por primera vez con la selección absoluta alemana este joven centrocampista de 18 años que empieza a brillar en el FC Bayern, con 28 actuaciones con el primer equipo en esta temporada.

Hablamos con Musiala sobre su trayectoria y sobre la influencia del ajedrez en su juego.

Entrevista con Jamal Musiala

¡Muchas felicidades, Jamal! Acabas de cumplir 18 años, ¿cómo llevas el carnet de conducir?
"He empezado, pero todavía necesito algo de tiempo. Todavía tengo que hacer el curso de primeros auxilios y la prueba teórica. Normalmente estudio cuando voy en bus. Tengo ganas de poder salir yo solo y con más independencia".

¿Ahora cómo haces para ir a los entrenamientos?
"Mi madre me lleva y me recoge en coche. Les estoy infinitamente agradecidos a mis padres. Me han apoyado siempre con todo y literalmente me han traído hasta la Säbener Straße".

¿El talento futbolístico te viene de tu padre?
"Debe de ser. Él era un buen futbolista, aunque no fuera a nivel profesional. Empecé a darle patadas al balón con tres años, delante de casa con mi padre. Nos pasábamos la pelota, yo tenía que regatearle o marcarle gol. Con cuatro años empecé a jugar en mi primer equipo, con niños que eran un año más mayores que yo".

Siempre has sido el más joven del equipo a lo largo de tu formación futbolística. ¿Cómo te ha influido este hecho?
"Siempre tenía que enfrentarme a rivales más grandes y fuertes que yo. Para imponerme tenía que encontrar soluciones alternativas y aprender a sacar partido de mi cuerpo. En mi colegio en Inglaterra jugaba al ajedrez, un deporte en el que tienes que actuar con previsión, teniendo siempre en mente lo que puede hacer el rival. Me gustaba mucho".

Técnica cuidada, conducción de balón perfecta y movimientos rápidos e impredecibles: los atributos de Jamal Musiala.

Cuando tenías siete años te mudaste de Fulda a Inglaterra debido a que tu madre participaba en un programa de intercambio. ¿Hoy te sientes alemán o inglés?
"A menudo me preguntan en qué idioma pienso y sueño. En ambos: inglés y alemán. Ambos los sientos como propios. Con mi madre siempre hablo en casa en alemán. A la vez en Inglaterra siempre me he sentido muy bien, hice amigos y con muchos de ellos mantengo el contacto diario. Nos mandamos mensajes, jugamos a la Playstation. Se alegran de que haya llegado tan lejos".

¿Qué te pone de los nervios?
"Nada en especial. A veces me sacan de mis casillas mi hermano y mi hermana (ríe ). No, les quiero mucho. Simplemente soy un chico tranquilo y abierto. Cuando estoy enfadado suele ser porque lo estoy conmigo mismo. Me pasa a menudo (sonríe)".

¿Cómo te sentiste cuando Hansi Flick te dijo que ibas a entrar al campo en la final del Mundial de Clubes?
"Ahí se te acelera un poco el pulso. Pero entreno todos los días para estar preparado para momentos así, también a nivel psicológico. Cuando estoy en el campo simplemente me diverto, quiero tener y jugar la pelota. En esos momentos tengo la cabeza despejada y no siento presión".

¿Estabas también tan tranquilo antes de tu primer entrenamiento con el primer equipo, allá por febrero de 2020?
"Esa noche comprobé seis o siete veces mi despertador, no quería dormirme por nada del mundo. Tampoco es que durmiera mucho. Cuando entré en el vestuario no había nadie porque estaban en una charla. No me atrevía a sentarme en el sitio de otro. Simplemente me quedé de pie y esperé hasta que Joshua Zirkzee llegó y me ayudó".

Fotos: Stephie Braun


Temas de este artículo

Comparte este artículo