El Bayern "manda una señal" con el 1-0 en Leipzig

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

El líder, el Bayern, no carecía de motivación antes del partido contra el RB Leipzig. Pero Hansi Flick no sería el entrenador de éxito que es si no encontrase la manera de impulsar aún más a su equipo: "Nos mentalizamos de que era una final. Y en los últimos nueve meses hemos demostrado que podemos hacerlo", dijo el técnico de 56 años, explicando su pequeño truco mental antes de la apretada victoria por 1-0 ante el segundo clasificado de la Bundesliga. No ha fallado, aunque todo el mundo en el FCB sabe que, a diferencia de una final real, todavía no se ha ganado nada.

"Un gran paso" hacia el título

Hansi Flick tenía motivos para alegrarse tras la victoria por 1-0 en Leipzig.

"Fue un gran paso, pero no fue decisivo", dijo Leon Goretzka tras el partido, calculando que "aún quedan 21 puntos por adjudicar" en los partidos restantes. El capitán, Manuel Neuer, tampoco quiso anticiparse a los acontecimientos, pero en vista de la ventaja de siete puntos sobre Leipzig en la tabla de clasificación, se atrevió a prometer: "¡No queremos dejar que nos lo quiten!"

El equipo muniqués ha tenido que trabajar mucho para lograr esta cómoda posición de partida en el último tramo de la temporada en la máxima competición alemana. La estadística de disparos a puerta (13-9) a favor del conjunto local, realzaron las cualidades defensivas del Bayern, así como su eficacia: tras el gol de oro de Goretzka en el minuto 38, el Leipzig "nos presionó mucho en la segunda parte y nos encerró atrás", explicó Flick. Pero su equipo se mantuvo firme. "Fue una dura batalla hasta el último minuto", afirmó Eric Maxim Choupo-Moting, pero también consideró que "al final, fue una muy buena actuación de nuestro equipo. Hemos merecido esta victoria".

Eric Maxim Choupo-Moting sustituyó al lesionado Robert Lewandowski en la punta del ataque ante el Leipzig. Ahora le espera su antiguo equipo, el PSG.

Dos días de respiro antes del gran partido ante el PSG

Este éxito debería llevar al Bayern a la fase crucial de la temporada. "Nuestro gran objetivo era ganar el partido para mandar una señal", reveló Flick. Seguro que el París Saint-Germain, su próximo rival, ya lo ha escuchado. Porque mientras el Bayern demostró una vez más, de cara al partido de ida de cuartos de final del próximo miércoles en el Allianz Arena (21:00 horas CEST), que no falla en el momento decisivo de la temporada, el vigente campeón francés tuvo que ceder el primer puesto de la tabla en la Ligue 1 tras caer (0-1) contra un rival directo por el título como el Lille.

Con esta pequeña ventaja psicológica, el gran campeón alemán empezará a preparar el crucial choque de la máxima competición europea a partir del martes. Aunque un grupo reducido de jugadores, entre los que se encontraban Alphonso Davies y Jérôme Boateng, sancionados en Leipzig, se ejercitaron en la Säbener Straße el domingo por la mañana. Después de la victoria en el partido más importante de la Bundesliga, la mayoría de la plantilla tendrá dos días de descanso para reponer energías. "De cara a las próximas semanas, que serán muy duras, es bueno respirar hondo y despejar la mente", apuntó Flick.

Leon Goretzka marcó el gol de oro contra el RBL.


Temas de este artículo

Comparte este artículo