Choupo-Moting: "Somos el equipo al que todos quieren vencer"

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Eric Maxim Choupo-Moting jugó con Neymar en París y luchó contra el descenso en Inglaterra. Sus experiencias lo hacen tan valioso. En nuestra revista para socios "51", explica por qué una correcta actitud es siempre importante en la vida.

Entrevista a Eric Maxim Choupo-Moting

Choupo, el año pasado estuviste en la final de la Champions League con el París, ahora tienes una cita con tu exclub en los cuartos de final. ¿Tienes muchas ganas de lograr este título este año?
Choupo-Moting:"La historia completa se cierra extrañamente, porque el reencuentro llega tan rápido. Por entonces fue un partido igualado de los dos mejores equipos de Europa en ese momento. El Bayern ganó merecidamente porque hicieron un gol más. Personalmente, para mí, nuestro camino a la final fue genial, sobre todo porque mi gol contra la Atalanta nos había llevado a Lisboa en primer lugar. Conseguir el título es el gran objetivo de todos nosotros aquí, se nota todos los días en este club. Tenemos muchas posibilidades, pero creo que es más difícil defender la Liga de Campeones que ganarla. Porque todo el mundo está persiguiendo al Bayern. Actualmente somos vistos como el mejor equipo del mundo, lo que significa que somos el equipo al que todos quieren vencer. Por eso es más importante que trabajemos juntos con optimismo, diversión y, sobre todo, como una unidad. No tomaremos al París a la ligera".

El lema de St. Germain es: Ici c'est Paris, que en alemán significa algo así como "Esto es París" ¿Qué sientes por el reencuentro?
(ríe) "También establecí una expresión propia en París: ‚Ça donne!', es un poco difícil traducirlo al pie de la letra, es algo como positivo, algo genial -- por ejemplo, ahora se diría "ça donne" acerca de este Bayern contra el París: ¡cool lo que está pasando aquí! A los chicos les gustó el término, y después de que yo inventara un signo con las manos, lo utilizamos, entre otras cosas, como celebración común, tanto en el entrenamiento como en el partido, por ejemplo, con Kylian Mbappé, Thilo Kehrer o Presnel Kimpembe. Se convirtió en mi símbolo y con el tiempo, incluso en el de todo el club: Cada vez que alguien hacía algo genial y hermoso, decían: "¡Ça donne! Me alegro mucho por volver a ver a los chicos".

Rápidamente te hiciste un hueco en este equipo con Neymar, Mbappé y los compañeros. ¿Cuál es tu secreto para encajar fácilmente incluso con las grandes estrellas?
(ríe) "Las superestrellas también son personas normales. Para los de fuera es diferente, porque siempre se ven a estas figuras en el centro de atención. Soy un chico que se lleva bien con todos, soy una persona alegre y siempre he sido yo mismo. En mi opinión, lo más importante en la vida, sin importar si eres futbolista u otra cosa, es que te encuentres a ti mismo, que te quedes contigo mismo, que disfrutes y que irradies a los demás. ¿Por qué se vive? No debes fingir, no debes esconderte".

¿Es cierto que llegaste a ir al entrenamiento del PSG en monopatín?
"Bueno, no del todo. Tardaba 30 minutos en llegar en coche. Pero desde el aparcamiento había unos 250 metros hasta el edificio, y siempre llevaba mi monopatín en el maletero, porque me gustaba sacarlo en París. Y un día, hacía buen tiempo, pensé que podía patinar hasta el vestuario, así que tal vez me ahorre un minuto (ríe). A los demás les pareció genial. Después de unos días, era normal para ellos: "¡Viene con el monopatín!" Keylor Navas lo cogió una vez, tenía algunas habilidades muy guapas, mucho mejor que yo. Con mi mujer y mi hijo, pasé un par de veces en el Palacio de Tokio, cerca de la Torre Eiffel, donde hay un pequeño punto de acceso para los patinadores".

¿Qué es exactamente lo que puedes aportar al vestuario del Bayern de las experiencias de tu larga carrera?
"Mi mentalidad: ¡Cree siempre! Ser siempre optimista, incluso cuando tengas un revés. He vivido mucho y realmente puedo decir: nunca dejas de aprender. Mi experiencia es que nunca debes bajar la cabeza por mucho tiempo. En el fútbol en particular, puedes volver a ser el héroe después de un mal partido en el siguiente, y si crees en ti mismo, lograrás tus objetivos".

Cuando tenías poco más de veinte años jugaste contra el Bayern por primera vez con el Nuremberg. Marcaste un gol y justo después del pitido final le preguntaste a Franck Ribéry por su camiseta; al final estabas feliz a pesar de la derrota, por el gol y la camiseta. ¿Aun la tienes?
"Sí, está con mis padres en mi antigua habitación. Cuando estuve en casa unos días después del torneo de la Liga de Campeones en el verano, la volví a sacar, es un bonito recuerdo. Increíble, Franck Ribéry, lo recuerdo como si fuera ayer".

Tu contrato expira al final de la temporada. ¿Te gustaría quedarte? ¿Cuáles son sus planes?
"Es muy divertido estar en este club. Todo lo que me había prometido antes del Bayern se ha visto más que confirmado. Por supuesto, sería bueno quedarse más tiempo. Voy a entrenar todos los días con una sonrisa. Es un honor jugar aquí. Esta es una de las mejores direcciones en el fútbol europeo. Todos los jugadores saben lo que tienen aquí. Estoy súper feliz. Múnich es una ciudad bonita, y puesto que el club ha sido un lugar estupendo con los compañeros de trabajo desde el principio y mi familia se siente cómoda aquí, todo es perfecto. Mi hija ha nacido aquí. Puedo decir que soy feliz desde el principio. El punto sobre la i es vestir esta camiseta. Ahora, después del Mundial de Clubes, solo faltan unos pocos títulos más, y voy a dar todo por conseguirlos".

Fotos: Julian Baumann