David Alaba: "El FC Bayern siempre va a permanecer en mi corazón"

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

© Fotografías: Dirk Bruniecki.

David Alaba llegó al FC Bayern siendo "un pequeño pillo con grandes sueños". Debutó con 17 años y terminó ganando dos tripletes. En su despedida, le da las gracias a los aficionados desde lo más profundo de su corazón.

La entrevista a David Alaba

David, tu tiempo en el FC Bayern va llegando a su fin después de trece años. ¿Qué sientes?
"Todavía nos queda un poco de tiempo hasta la despedida, aunque aún no puedo asimilarlo. Siendo sincero, ha habido días en los que he pensado personalmente cómo recuerdo esta etapa tan especial aquí en el FC Bayern. Sencillamente, fueron años increíblemente bellos".

¿Sabes ya qué es lo que más vas a echar de menos?
"El vestuario y mis compañeros, los aficionados en el estadio, la sensación de estar en la Säbener Straße, donde en mis comienzos viví dos años en la residencia. También voy a extrañar a la ciudad de Múnich, donde he vivido trece años y que se ha convertido en algo más que mi segundo hogar. Mi hijo nació en Múnich, sus abuelos viven aquí. Siempre va a existir una unión muy estrecha".

Los otros, además de tus cualidades deportivas, también echarán en falta tu acento vienés. ¿Quién ha sido el que mejor te ha entendido? ¿O solo fue Thomas Müller el único?
(Ríe)"No, todo lo contrario. Al final, siempre fueron más los que me entendieron. El propio Jerome [Boateng] ya me entiende sin que tenga que repetirselo dos veces. Y mi 'Bist du deppert!' ("Eres tonto" en español) incluso ya lo han adoptado los juugadores internacionales. Solo Leon comentó hace poco que le cuesta cada vez que hablamos cuando vengo de estar con la selección austriaca. Entonces necesito un par de días de adaptación".

Ya nos has hablado sobre tus comienzos en la residencia. ¿Qué significa el FC Bayern para ti después de todos estos años?
"Vine aquí con 16 años desde Viena y, trece años después, estamos recordando casi la mitad de mi vida. Eso lo dice todo. El club es mi familia, mi hogar, mi casa".

¿Se te caeran las lágrimas en tu despedida?
"Si se me saltarán las lagrimas no puedo decirlo ahora mismo, pero interiormente seguro que sí. Cuando recientemente hicimos una última gran sesión de fotos en el Allianz Arena, tuve que lidiar con mis emociones. Estoy infinitamente agradecido por el apoyo de nuestros aficionados todos estos años y siempre tuve la sensación de tener una relación especial con ellos. Siempre me encontré agusto en la Sükurve porque siendo joven estuve un par de veces ahí. Resulta divertido cómo se ha desarrollado todo: Fui recogepelotas y, antes de los partidos de la Liga de Campeones, también fui uno de esos chicos que agitaba la bandera circular en el círculo central cuando los jugadores entraban al campo. Y, algún tiempo después, yo mismo estaba como jugador en el césped".

¿Hay algo que te gustaría decirle a la afición por tu despedida?
"Sí, muy fácil: ¡Gracias por todo! Nunca voy a olvidar esta relación y siempre la voy a llevar en mi corazón".

Cuando recuerdas al David de 16 años, ¿qué joven muchacho llegó a Múnich?
(Guiño) "En todo caso, un pequeño pillo, pero, también un chico que nunca ha dejado de creer en su gran sueño y que quería conseguirlo a toda costa. La vista de mi habitación daba al campo del primer equipo. Veía a diario los entrenamientos desde mi ventana y me propuse seriamente que iba a darlo todo para hacer realidad mi sueño".

A los aficionados del Bayern les sangra el corazón por tu marcha. Sé sincero: ¿A ti no?
"Sí, por supuesto. Siempre es duro cuando termina una etapa y no es ningún secreto que siempre me he sentido aquí muy agusto. Lógicamente, me voy del FC Bayern con los ojos llorosos, pero, al mismo tiempo, también contento por mi futuro. No ha sido ninguna decisión en contra del club, pero tomé la decisión de que me gustaría probar algo nuevo para dar un paso más hacia adelante. Para crecer hay que abandonar tu "zona de confort", y uso esta palabra conscientemente entre comillas porque podría sonar mal: En el Bayern, las aspiraciones deportivas siempre son extremas, ya sea de los directivos, en el vestuario o uno mismo. Con esto quiero decir que, quizás, también hay que embarcarse a lo desconocido para madurar una vez más".

¿Qué le deseas al FC Bayern?
"Solo todo lo mejor. Este club siempre va a permanecer en mi corazón. Le estoy infinitamente agradecido. Le deseo al FC Bayern que siga ampliando su gran historia de éxito. Y, si soy sincero, no estoy preocupado por el club".


Comparte este artículo