Marcel Sabitzer: "Tenía posters de Zé Roberto y Giovane Élber“

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Ya de niño, Marcel Sabitzer correteaba por Graz con una camiseta del FCB. Por aquel entonces, dibujó su nombre y su número con un rotulador. Ahora lleva oficialmente la equipación del conjunto muniqués, que también le sienta perfectamente como adulto. Nuestra revista para socios "51" habló con el joven de 27 años.

Entrevista a Marcel Sabitzer

Marcel, tu padre Herfried jugó seis partidos internacionales con Austria como delantero centro en los años noventa. ¿Qué aprendiste de él?
Sabitzer: "De niño, estaba a menudo con él en los entrenamientos, en el vestuario. En aquel momento, los procesos me parecieron muy emocionantes; casi nadie tiene tales conocimientos a una edad tan temprana. Por eso la profesión de futbolista profesional siempre fue muy tangible para mí. Tenía muchas ganas de hacerlo. Desde la categoría su-12, mi padre fue mi entrenador durante muchos años. Eso nunca fue fácil para mí, pero ciertamente me ayudó mucho. Mi padre sigue siendo entrenador de juveniles en Austria y realmente tiene un don para el talento".

¿Te trataba con más dureza que a los otros niños?

"Bastante". Sabía lo que era importante y de qué se trataba, fue muy claro en una o dos ocasiones. Fue una escuela difícil, pero en retrospectiva lo hizo todo bien. Incluso cuando era joven en el fútbol, estaba básicamente muy concentrado. Además, no conocía nada diferente: es el destino de un niño cuyo padre fue también un profesional. Por supuesto, algunos decían que sólo jugaba porque mi padre era entrenador, cosas así. Pero en algún momento, la gente vio que no soy tan malo. Siempre pude lidiar con ello bastante bien".

¿Era el momento ideal para fichar por el FCB, también por el fichaje de Julian Nagelsmann?
"Creo que sí. A los 27 años, estoy en mi mejor momento como futbolista, y siempre quise verme en la cima de mi carrera. El hecho de que mi antiguo equipo técnico y Dayot Upamecano también estén aquí es un bonito efecto secundario y hace que las cosas sean absolutamente redondas para mí"

En el Leipzig fuiste capitán y un jugador líder. ¿Qué papel ves para ti en el FC Bayern?
"No puedo hacer reclamaciones de capitanía aquí, ya soy consciente de ello (risas). Pero mi mentalidad nunca cambiará. Siempre quiero ir al frente en el campo, darlo todo y empujar a mi equipo".

Todo el mundo habla maravillas de su versatilidad. ¿Dónde te gusta jugar más?
"Soy más fuerte en como interior izquierdo. Pero el sistema es secundario por ahora, quiero encontrar bien mi camino en el equipo y voy a invertir mucho en eso".

Una vez dijiste: "No puedo hacer la mitad o menos. Siempre quiero ir al límite". Requisitos ideales para el FC Bayern, ¿verdad?
"A veces también me siento en casa insatisfecho después de los partidos que ganamos y pienso: En realidad, podría haber sido incluso mejor. Siempre he sido así, y no va a cambiar aquí. Siempre me oriento a ser aún mejor, a hacer aún más; en combinación con el FC Bayern eso encaja bastante bien, es cierto".

Al igual que tú, Julian Nagelsmann era un gran fan del Bayern cuando era niño. Dijo que el trabajo de entrenador aquí está muy cerca de su sueño de toda la vida. ¿Cómo lo sientes tú?
"Es la realización de un sueño de la infancia, se puede decir. Cuando eras pequeño y llevabas con orgullo tu camiseta del Bayern, esta es la sensación más grande. Soñaba con el FC Bayern, y entonces estaba muy, muy lejos. Ahora no puedo dejar de sonreír".

Nagelsmann también dijo que "sólo será cómodo y cálido cuando gane títulos. Sólo entonces habré llegado realmente. ¿Lo ves de la misma manera?
"Si no ganas nada aquí, los nubarrones se acumularán rápidamente. Eso es lo que todos quieren evitar. Pero me identifico muy bien con esa mentalidad".

¿Cómo fue que el niño de Graz se hizo hincha del Bayern?
"Eso vino por la frecuencia de los partidos que se emitían por televisión. Mi padre veía mucho fútbol, y a menudo había partidos del FC Bayern. Así que una cosa llevó a la otra".

¿Qué posters colgaban en la pared de tu habitación de niño?
"Zé Roberto y Giovane Élber fueron mis primeros grandes ídolos. Zé Roberto, porque era una máquina en el centro del campo. Y Élber en la delantera por su finura. También jugaba arriba cuando era niño, así que eso era obvio. Y luego, por supuesto, todo tenía que estar allí: zapatillas blancas, alfombra y demás".

¿Qué camiseta era la más sagrada para ti?
"Tenía la dorada y la roja oscura con las mangas grises oscuras, entre otras. Pero como las camisetas no estaban serigrafiadas, yo mismo dibujé "Élber" y el número 9 en ellas con un rotulador negro. Quedó muy bien (risas)".

Fotos: Dirk Bruniecki