Sané, Coman, Gnabry: El trio de extremos causa furor en Lisboa

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

¡Qué intensidad! Ya fuera en una igualada primera parte o en el furioso final de partido del Bayern, quien volvió a ofrecer en Lisboa un nuevo festival de goles, hubo muchísima velocidad en la victoria por 0-4 ante el Benfica en la Liga de Campeones. Los tres actores que aportan su velocidad al mejor ataque de la maxima competición continental (12 goles en tres partidos) son Leroy Sané, Kingsley Coman y Serge Gnabry. Los extremos volvieron a ponerlo de manifiesto una vez más en el Estádio da Luz.

Un Sané sobresaliente

Dos goles, la mayoría de disparos (seis), la mayoría de disparos a puerta (dos) la mayoría de disparos dentro del área (tres), un bellísimo gol de falta directa para hacer el importantísimo 0-1 e infinidad de buenas jugadas. Leroy Sané destacó dentro del convincente colectivo bávaro. El alemán de 25 años confirmó el imponente estado de forma de las últimas semanas, tuvo muchas ocasiones, como por ejemplo un disparo a los 38 minutos, y asistió a Lewandowski en el 0-3 (82'). "Hemos hecho un partido muy, muy bueno", comentó el feliz autor de un doblete. "Estoy muy satisfecho con la actuación de hoy".

Coman, el "hombre del partido"

"Me siento muy bien y estoy contento de volver a estar en el terreno de juego", se alegraba un Kingsley Coman tras su excitante regreso al once titular tras su baja de un mes a causa de problemas de corazón. La contraparte de Sané pasó como un rayo por Lisboa, donde anotó de cabeza el gol de la final de la Liga de Campeones contra el PSG en agosto de 2020, especialmente por la banda izquierda en la segunda mitad e hizo temer a sus rivales en los duelos de uno contra uno. Un ejemplo: Ningún otro jugador superó los ocho contactos de balón en el área rival. Mr. Lisboa casi se convierte en doble asistente, pero ambos goles fueron anulados (42' y 51'). Al final, el torbellino acabó ganando su reconocimiento como "Hombre del partido".

Gnabry: Primero lateral derecho, luego asistente

En la figura de Serge Gnabry también brilló el tercer extremo de esta exitosa noche de otoño en la costa portuguesa del Atlántico, primero incluso en un rol más inusual: Después de 66 minutos, ingresó al terreno de juego por el lateral derecho Benjamin Pavard y actuó diez minutos en esa posición. Tras las actuaciones de gala de sus compañeros, pasó al ataque tras el ingreso de Josip Stanišić y no dejó pasar la ocasión para provocar el gol en propia de Éverton con un potente centro al área.

Manuel Neuer también estuvo de enhorabuena esta noche 👇