Dayot Upamecano: "Si quieres ganar, tienes que ser capaz de soportar el dolor".

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Fotos: © Dirk Bruniecki

En una entrevista concedida a la revista de socios "51", el número 2 del FC Bayern, Dayot Upamecano, habla de su infancia, su carácter y sus metas.

Entrevista a Dayot Upamecano

Dayot, una vez dijiste que los leones eran tus animales favoritos... ¿Ha cambiado esa opinión entretanto porque es el animal del escudo del rival local del FC Bayern?
(Sonríe) "Creo que tengo que aclararlo: Por supuesto, esa declaración nunca estuvo relacionada con un club. Cuando llegué al FC Bayern, me preguntaron simplemente cuál era mi animal favorito. Me gustan los leones porque me parecen muy tranquilos y reflexivos. Cuando voy al zoo, siempre me gusta mirarlos. En Leipzig, iba al zoo más a menudo, con mi familia y a veces con compañeros de equipo. En Múnich, por desgracia, aún no he tenido tiempo. Pero he oído que el zoo de aquí es muy digno de ver".

¿Es cierto que tus rodillas siguen marcadas porque aprendiste a jugar al fútbol sobre cemento en tu ciudad natal, Évreux?
,"Sí, eso es. De niños y adolescentes jugábamos en el cemento, siempre cinco contra cinco. No había árbitro, así que era muy intenso. Jugábamos durante horas sin parar. Mi madre me llamaba por la ventana: 'Vuelve a casa ahora'. Y yo siempre respondía: "¡Por favor, cinco minutos más!". Podría haber estado jugando eternamente".

¿Qué aprendiste entonces, sobre el duro cemento con tus amigos?
"Creo que esa agresividad, esa mentalidad, que era bastante normal para nosotros entonces, me sigue caracterizando en el campo hoy en día. Siempre teníamos nuestro público especial: gente del barrio, unas diez personas, que nos veían y animaban. Si alguien marcaba un gol, lo celebrábamos con nuestros espectadores. En estas condiciones, quieres ganar a toda costa. Te das cuenta: hay una multitud y quieres ofrecer algo. Además, no querrás que se burlen de ti cuando pierdas".

Quien sobrevive a esa jaula de fútbol sobrevive a todo, dijiste una vez - las rodillas ensangrentadas no eran excusa....
"También tienes que ser capaz de soportar el dolor si se quiere ganar. Para nosotros, siempre se trataba de la voluntad de ganar todos los partidos. Para nosotros era importante poder decir al final: '¡Hemos ganado! He sido muy fuerte mentalmente desde entonces".

Tu madre a menudo tenía que cuararte en casa por entonces...
"Sí, siempre estaba ahí para mí, aunque, por supuesto, no le gustaba que llegara a casa con lesiones todo el tiempo. Siempre me decía que por favor tuviera más cuidado. Mi madre es muy importante para mí. Ella trabajaba en el mercado y yo la ayudaba siempre que podía, sobre todo cuando tenía que trabajar allí sola con el frío. Siempre le decía: 'Estoy aquí para ti'. Tenemos que permanecer juntos: Eso es lo que hace una familia. Ella me apoyó y yo traté de devolvérselo yendo al mercado con ella. Cada fin de semana corría a verla después de los partidos para ayudarla".

¿Cómo de difícil o fácil es crecer con cuatro hermanas? El fútbol era más bien un problema menor en casa, ¿no?
"Dicho sinceramente: fue difícil (risas). Sólo teníamos un televisor, y cuando quería ver el fútbol, por supuesto ellas siempre estaban claramente en superioridad. A veces era una verdadera lucha por el mando a distancia en casa. Entonces mis hermanas decían: "Puedes verlo hoy, pero a partir de mañana no más". Así que a menudo no tenía elección y jugaba fuera la mayor parte del tiempo de todos modos. Eso no me hizo ningún daño. Hoy mis hermanas son mis mayores fans. Tanto si las cosas van bien como si van mal, están ahí para mí pase lo que pase".

¿Cómo se pronuncia realmente Dayot: con "t" al final o sin ella?
"Oh, gracias por esa pregunta (risas). Es 'Dayo', así que sin la 't', por favor. Lo digo todo el tiempo, incluso en Francia, pero muy poca gente lo pronuncia correctamente".

Muchos de los que no te conocen piensan que eres tímido y reservado, pero no en el campo. ¿Es eso cierto, o eres el tipo de persona que responde de forma reflexiva y lo piensa de antemano?
"No diría que soy tímido. La gente suele confundir la timidez con la tranquilidad. Me lo pienso antes de contestar, y entonces algunos deducen que soy tímido. No quiero decir tonterías, eso es todo (sonríe)".

De niño tartamudeabas y se burlaban de ti por ello. ¿Cómo fue eso para ti?
"Fue una etapa difícil. En la escuela tenía miedo de decir algo porque siempre necesitaba un poco de tiempo para pensarlo primero y luego los otros niños se burlaban de mí por ello. Eso duele. Pero siempre me he dicho a mí mismo que sólo tengo que seguir hablando y no dejar que me irriten: estas personas no van a influir en mi vida. Poco a poco se fue deteniendo. También estuve en un logopeda muchas veces. Hoy les digo a todos los niños que tartamudean que nunca deben avergonzarse".

¿Cuáles son tus metas para los próximos años, personalmente y con el FC Bayern??
"Me gustaría mantenerme sano y jugar tantos partidos como sea posible. Luego quiero hacer todo lo posible para que no recibamos ningún gol. Porque odio recibir goles. Y si todo eso funciona bien, ganaremos muchos títulos".