FCB_BVB_Rynio_1171

Cómo celebró el Bayern contra el BVB su victoria récord en la Bundesliga

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

A finales de noviembre de 2021 se cumplieron 50 años de la victoria del FC Bayern contra el Borussia Dortmund (11-1), la más abultada en la historia de la Bundesliga del campeón histórico alemán. Aquí puede leer cómo vivió el día el entonces guardameta del BVB:

A veces, olvidar puede ser una bendición. ¿O alguien recuerda todavía la eliminación en primera ronda de la Copa DFB de 1990 contra el Weinheim? ¿O el duodécimo puesto en la temporada 1977/78? Jürgen Rynio no. Todavía recuerda cada uno de los goles que recibió la tarde del 27 de noviembre de 1971 en el Grünwalder Stadion. El 1-0 en el minuto 11 del partido, cuando Gerd Müller se encontraba en el lugar adecuado en el área a cinco metros; el 2-0 de Uli Hoeneß, que primero no logró batir al portero del BVB, pero que finalmente consiguió que el balón traspasara la línea de meta con la cabeza; el 6-0 de Franz Beckenbauer: "Pasó entre tres hombres y remató a mi esquina más lejana". Rynio también recuerda el rugido del público tras el noveno gol en contra. Detrás de él, celebraban y exigían el décimo. "Y como estaban gritando así, me di la vuelta y vi el marcador. Entonces me dije: no hay espacio ahí arriba para una puntuación de dos dígitos. ¿Es posible?"

Ingenio en el marcador

imago0000391792h
Resultado récord. Para poder mostrar el resultado final el 27 de noviembre de 1971, un siete tuvo que servir como un uno.

Lo fue, como se vio seis minutos después, tras el décimo gol del Bayern, del "Toro" Roth. El hombre del marcador era aparentemente un tipo ingenioso, como muestran las fotos de entonces. De alguna manera, se las arregló para colocar la segunda placa, aunque sin problemas, pero con firmeza. Poco después tuvo que improvisar de nuevo para mostrar el resultado final. No había tres unos para el 11-1 – en pocas palabras, se convirtió un siete en uno, de modo que al final, si se miraba de cerca, el resultado final era 71-1. Ese partido no estaba previsto, ni siquiera para el marcador.

"Cuando veo que el Barcelona se lleva ocho contra el Bayern hoy, aquello no fue tan malo".

Jürgen Rynio

Jürgen Rynio tiene ahora 73 años. Hace tiempo que hizo las paces con el 11-1 de hace 50 años. "Cuando veo que el Barcelona se lleva ocho contra el Bayern hoy, aquello no fue tan malo", dice con una sonrisa. Por supuesto, cuando mira las imágenes de entonces -incluso Internet no olvida nada- se pregunta si podría haber hecho algo diferente. Si debería haberse colocado de otra manera, si podría haber detenido el balón de otra forma. "Pero yo era el cerdo más pobre. Mis compañeros de equipo estaban todos de pie frente a mí. Para ver algo cuando el 'Toro' Roth disparó, tuve que mirar a través de las piernas de tres hombres". A ello se sumaron las malas condiciones de iluminación, ya que los focos estaban parcialmente apagados. Cuando Rynio pudo ver el balón, éste ya había tocado el suelo detrás de él.

imago0015233306h
El entrenador Udo Lattek no podía dejar de celebrar. El FCB marcó cuatro goles antes y siete después del descanso.

Cambio radical en el Dortmund

El Bayern contra el Dortmund de hace 50 años no era el duelo que conocemos hoy. "Fue un partido normal, nada especial", dice Rynio. No se trataba de un Clásico, sino de un partido entre el segundo clasificado de la tabla y el decimoquinto: "Entonces sólo existía una rivalidad especial con el Schalke, como la del Bayern con el Sechzig", aclara él. El FCB era un equipo de primera línea, el BVB estaba financieramente afectado. "El club tenía muy pocos recursos y posibilidades. Económicamente, siempre fue de cinco a doce", recuerda el portero. No quedaba mucho del equipo que había quedado quinto en la Bundesliga un año y medio antes (1970). "En el verano hubo un cambio radical. Se ficharon jugadores jóvenes de los alrededores de Dortmund", recuerda Rynio. "No éramos más que un grupo con talento. El Bayern de Múnich, en cambio, era un equipo experimentado con una estructura bien conjuntada". En el terreno de juego, era imposible no verlo. Sólo jugaron los bávaros. Beckenbauer, Breitner, Hoeneß, Roth, Müller marcaron el ritmo.

"No éramos más que un grupo con talento. El Bayern de Múnich, en cambio, era un equipo experimentado con una estructura bien conjuntada".

Jürgen Rynio

En los primeros diez minutos, el balón dio dos veces en el larguero, y luego Gerd Müller marcó por primera vez tras un pase cruzado de Hoeneß. En el descanso, el equipo de Múnich iba ganando por 4-0: "Corrimos hacia el balón. Fue como un reloj", cuenta Rynio. "Casi nos apiñamos en la frontal del área, no teníamos ningún orden. Nadie atacaba, todos se pusieron delante de mi nariz. Cuando el Bayern disparó, el balón se desvió tres veces". El entrenador del BVB, Horst Witzler, intentó dar un nuevo impulso a su equipo en la primera parte con dos cambios - entre otros, un tal Werner Lorant tuvo que salir del campo. En vano. "Después de eso estuvimos aún más abiertos", dice Rynio. En el descanso, se trataba de recomponerse y quizás acercarse de nuevo. El entrenador aún esperaba un resultado respetable. "Pero ya nos habíamos rendido. El Bayern era demasiado fuerte, eso estaba claro".

imago0015233309h
Jürgen Rynio se estira en vano. El 27 de noviembre de 1971, el balón impactó en el suelo once veces por detrás de él.

Tras encajar el quinto y el sexto gol, el equipo acabó por desmoronarse, afirma el portero del Dortmund. Ni siquiera el gol de consolación de Dieter Weinkauff para hacer el que era el 6-1 cambió la situación. Los bávaros siguieron adelante, especialmente Gerd Müller. "Siempre fue una pesadilla. No sé cuántos goles me marcó", reflexiona Rynio. Fueron 17 en 14 partidos, nadie le batió más veces. También esa noche, el "Bombardero" fue más ambicioso que nadie. "Cada vez que hacía un disparo, lo seguía y esperaba un rebote. Siempre estaba a un metro de mí, así que pudimos bromear", recuerda Rynio. "Uno de nosotros, no sé quién, le dijo: 'Gerd, hoy puedes ser el máximo goleador'. Así que simplemente miró". Después de 90 minutos, Müller había marcado cuatro veces, y al final de la temporada tenía en sus manos el cañón del máximo goleador (40 goles) y el trofeo de campeón. Uli Hoeneß (2), "Toro" Roth (2), Willi Hoffmann, Paul Breitner y Franz Beckenbauer fueron los otros goleadores del FCB. El Dortmund, por su parte, nada salió bien. "Nada funcionó durante toda la temporada", dice Rynio. "Al final, descendimos con razón".

Angosto camino para el portero

No era el primer descenso para Rynio. Ya le había ocurrido antes con el Karlsruher SC y el FC Nürnberg, y más tarde aún con el FC St. Pauli y el Hannover 96. Cinco descensos lo convierten en el récord de la Bundesliga. "Es un récord negativo, pero también la razón por la que sigo en la conversación", dice. El hombre de 73 años puede manejar ese sello, sabe que no tiene nada que reprocharse. Como futbolista, sobre todo como portero, se camina por una línea muy fina todo el tiempo. A veces todavía puedes alcanzar el balón con la punta de los dedos, otras veces llegas demasiado tarde. Como en 1968, cuando se trasladó al vigente campeón, el Núremberg, y un año después descendió con los francos. "Fue duro", dice Rynio, que quizá sabe mejor que nadie que no sólo puede haber ganadores.

imago0015233317h
Uli Hoeneß y "Toro" Roth (derecha) contribuyeron con dos goles cada uno a la victoria récord.

Sin embargo, semana tras semana, temporada tras temporada, se interponía en el camino de los delanteros contrarios y corría con pasión por las áreas. Incluso cuando ya estaba retirado, volvió a la portería. Eso fue en febrero de 1986 con el Hannover 96. Como el portero titular estaba lesionado, el entrenador Jörg Berger ordenó que el portero volviera a estar entre los palos. El siguiente partido fue, por supuesto, contra el Bayern. "Había entrenado durante una semana y la verdad es que me había ido bastante bien. En el partido tampoco cometí errores groseros, pero volví a recibir cinco". El 0-5 fue entonces la mayor derrota en casa de la historia del Hannover (ahora es un 1-6 contra el Bayern desde abril de 2013). Una semana más tarde, en casa del VfB Stuttgart, recibió hasta siete goles, incluidos tres penaltis de un jugador (Michael Nushöhr), otro récord no deseado. Al final de la temporada, descendió por última vez.

Buena relación con Sepp Maier del Bayern

Pero no sólo hubo descensos y récords negativos en la carrera de Rynio. También hubo un campeonato de liga de 2ª división con el St. Pauli en 1977. Y estuvo a punto de jugar un partido internacional, si Sepp Maier se hubiera salido con la suya, seguramente. En mayo de 1969, en un partido de clasificación para la Copa del Mundo en un 12-0 contra Chipre en Essen. "Yo era el segundo portero y lo recuerdo bien: era el ocho o nueve a cero cuando Sepp vino corriendo al banquillo del entrenador y le pidió a Helmut Schön que le sustituyera. Sepp quería que fuera internacional, pero Schön no quería". Se llevaba muy bien con Sepp Maier, incluso compartían habitación en aquella época. Sin embargo, el FC Bayern fue casi siempre una experiencia dolorosa para Rynio. 40 veces ("¡Por el amor de Dios!") tuvo que sacar el balón de la portería en 15 partidos, contra ningún otro rival lo hizo más a menudo, sólo una vez salió del campo como ganador. Pero nunca se lo tomó como algo personal. "Soy del Dortmund, pero hay que reconocer cómo gestiona y trabaja el Bayern. Eso es ejemplar. Y el club siempre tiene un corazón para los demás", dice este hombre de 73 años, que aún hoy vive en Hannover.

imago0015233319h
Gerd Müller desesperó a Rynio y al BVB. "Con cada disparo seguía y esperaba un rebote".

Sin embargo, desde hace mucho tiempo sólo se dedica al fútbol como aficionado. Hace tiempo que su pasión es otra. Desde hace 19 años - tantos como su carrera profesional - Rynio dirige un hogar para discapacitados mentales y múltiples. Lo construyó todo él mismo, a partir de la nada, y encontró algo que no le deja irse. "Tuve grandes experiencias en el fútbol", dice, "pero este trabajo es más intenso, más duradero". Los residentes saben que fue futbolista profesional, dice él. A veces juega con la pelota con ellos fuera en un prado. Sin embargo, en los dos últimos años, todo ha girado desgraciadamente en torno al corona. Hubo un grave brote en el hogar, pero de alguna manera lo superaron. Fue un acto de fuerz. "En el peor de los momentos, mi esposa estuvo cuidando durante cuatro semanas a toda máquina, once horas al día. Los once goles en contra no importan realmente", dice Rynio, "el fútbol es el asunto secundario más bonito del mundo, eso es todo".

Aquí hemos recopilado una lista de otros duelos legendarios contra el BVB: