Abba Naor, superviviente del Holocausto, visita al FC Bayern

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Abba Naor está sentado frente a una estantería con la crónica del FC Bayern München justo detrás de él cuando comienza su conferencia citando a Heinrich Heine: "Quien quema libros también quema personas... por desgracia tenía razón". Es el primero de los muchos momentos opresivos de esta noche. Medio centenar de socios, aficionados y empleados del FC Bayern han acudido al Clubheim *1900 del campus para asistir a la primera charla que el club ha organizado junto con el Museo del FC Bayern como parte de su labor conmemorativa. La crónica del campeón récord alemán es un libro precioso, realizado con motivo del 111º aniversario del club, y la coincidencia lo convierte en un escenario adecuado: El FC Bayern representa valores, y lo ha hecho durante más de 120 años, de forma inequívoca.

220601_Zeitzeugen01_DON

También forma parte del ADN del Bayern derivar sus responsabilidad social en una misión educativa. La cultura del recuerdo preocupa de forma especial, y no se trata sólo de acciones simbólicas, sino también de un decidido intercambio en profundidad. El silencio reina una y otra vez en esta noche en el Clubheim *1900. Abba Naor deja pausas para poder captar de alguna manera lo incomprensible, lo que no puede conseguir cuando un superviviente del Holocausto de 94 años describe lo que le ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial.

La vida es algo hermoso, un regalo único. Sólo existe esta vida.

Abba Naor

Hasta los 13 años, Abba Naor era un niño con una vida maravillosa. Fue entonces cuando llegó la invasión de la Wehrmacht a su tierra natal, Lituania. Siguieron los pogromos contra los ciudadanos judíos, la huida en carros de caballos a través del bosque, la vida y la muerte en el gueto de Kaunas: el horror no se detuvo en las mujeres y los niños. "Es mi historia. No tengo otra", dice Abba Naor, "y no puedo desaparecer del mundo sin contarlo". En los últimos años de la guerra, él y su familia son deportados a Utting am Ammersee, y también trabaja en Kaufering, el famoso subcampo del campo de concentración de Dachau. Su madre y su hermano pequeño, de cinco años, son gaseados; su hermano mayor ya había sido fusilado años antes. En la marcha de la muerte de Dachau, que duró nueve días, Abba Naor fue finalmente liberado por los estadounidenses. Él y su padre sobreviven. En la actualidad, Abba Naor tiene cinco nietos y once bisnietos. "¿Quieren un buen consejo de mi parte?", pregunta a su público, "Los bisnietos son lo más hermoso. Sólo hay que vivir lo suficiente".

220601_Zeitzeugen02_DON

Abba Naor fue capaz de mantener su sentido del humor, y cuando se le pregunta qué significan para él el perdón y la reconciliación, responde: "¡Ser humano! Y para seguir siendo humano, tenemos que respetarnos mutuamente". No se puede "vivir sólo en el pasado, también existe el futuro". Lleva 30 años dando charlas, y como es un gran aficionado al FC Bayern y a Thomas Müller, y también tiene una fuerte conexión con Múnich, había aceptado con gusto la invitación a la charla de testigos contemporáneos. "Un club como el FC Bayern tiene una cierta historia", dice. "El FC Bayern no se fundó ni hoy ni ayer, sino antes de la Segunda Guerra Mundial. Y siempre hubo una buena relación con la población judía". Que un club de este tipo esté comprometido con la cultura del recuerdo es importante, dice: "El deporte es la mejor manera de conocer a la gente".

Siempre se trata de la humanidad, dice Abba Naor. "La vida es algo hermoso, un regalo único. Sólo existe esta vida". Y a pesar de todas sus malas experiencias, "sigo creyendo en la gente, eso no es lo peor".

El FC Bayern continúa con su iniciativa "Roja contra el racismo":


Noticias relacionadas