Klaus Augenthaler, entrevista

Klaus Augenthaler: "Baviera es Baviera. Aqui es donde pertenezco"

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

© Fotos: Magdalena Jooss

Klaus Augenthaler disputó 552 partidos con el FC Bayern, por lo que se ha asegurado un lugar en el Salón de la Fama del campeón récord alemán. Este lunes, la leyenda del club cumple 65 años. Con motivo de su aniversario, el ganador de la Copa del Mundo de 1990 habló en la revista "51" sobre los vínculos con su tierra y su trayectoria por y con el FC Bayern.

Entrevista a Klaus Augenthaler

Sr. Augenthaler, usted ama el Ammersee (lago en las afueras de Múnich, nota del editor). ¿Qué significado tiene el agua para usted?

"Crecí en Vilshofen, donde el Vils desemboca en el Danubio. Eso ha dejado su huella en mí. He pasado más o menos todas mis vacaciones en el agua. El padre de un amigo era pescador profesional. Acampábamos en el jardín y a las cuatro o cinco de la mañana salíamos con el motor fuera de borda a tender las redes. La pesca se ha quedado conmigo".

Klaus Augenthaler, Ammersee
Klaus Augenthaler lo llama "Platteln" cuando hace saltar las piedras sobre el agua.
La Baja Baviera siempre fue escuchada...

"... y en mis primeros días en Múnich no todo el mundo me entendía (risas). El dialecto con el que crecí también es realmente duro. En mi primera concentración, estuve en la habitación con Jupp Kapellmann. Vino de Renania del Norte-Westfalia y me dijo: "Primero aprende alemán". Entonces traté de expresarme con más claridad. Hace poco tuve una bonita experiencia en el zoo. Oí a la gente hablar en bajo bávaro en todas partes. Eso me devolvió inmediatamente la sensación de estar en casa".

Thomas Müller se compró por primera vez un Leberkässemmel (bocadillo de carne de hígado horneada, nota del editor) después del Mundial de 2014. "Entonces, había vuelto a casa", dijo. ¿Cuándo se siente de nuevo en casa después de una semana en Brasil?

"En cuanto aterrizo en el aeropuerto de Múnich y tengo suelo bávaro debajo de mí. Lo sentí así cuando era jugador y también más tarde cuando era entrenador en el Wolfsburgo o el Leverkusen. Tengo que decir que, independientemente del lugar del mundo en el que estuviera, la gente era amable en todas partes, vi cosas bonitas en todas partes, sólo que: Múnich es simplemente Múnich, Baviera es Baviera. Aquí es donde pertenezco".

¿Qué es aquí distinto?

"La calidad de vida. La vida en Baviera me parece más amable, menos agitada. Incluso cuando estoy atrapado en un atasco, la sensación es más grata aquí que en otros lugares. Si es bueno, es bueno, si no es bueno, no importa. Hay que saber esperar, se dice en Baviera".

Cita Klaus Augenthaler Bayern
¿Cuándo se dio cuenta de que el mundo es más grande que la Baja Baviera?

"La primera vez que vi algo del gran mundo fue con la selección nacional juvenil. Estuvimos en Suecia, Dinamarca... y una vez en un torneo en Dushanbe, casi en Afganistán. Un día había 25 grados y al siguiente 15 centímetros de nieve. Fue mi primer gran vuelo. Primero a Moscú y luego otras cuatro horas en un avión de hélice. Todo temblaba, había un hombre sentado frente a mí que tenía pollos con él. Me sentí muy mal (risas)".

Con motivo de la Youth Cup del FC Bayern y el World Squad, usted estuvo en Brasil, México, Tailandia, China, Nigeria... ¿Qué impresiones se lleva a casa?

"Siempre me sorprenden las condiciones en las que tienen que vivir demasiadas personas. En Bombay, estuvimos en el barrio donde se rodó la película "Slumdog Millionaire". Nos permitieron entrar en la casa de una familia, o más bien en una chabola; eso nunca se olvida. O en China: allí viajamos por el país en el tren de alta velocidad y vimos a los agricultores de arroz, a los ancianos pobres, y luego llegas a ciudades enormes donde viven diez, veinte millones de personas y son controladas. Hay cámaras por todas partes".

¿Qué le producen esas experiencias?

"Cuando vuelves a casa después de dos o tres semanas, eres humilde. Y ya ves lo bien que nos va. A menudo pienso: ¿por qué molestarse por cualquier tontería? Alégrate si te levantas sano cada mañana, aunque te duela alguna cosa. Pero una semana y media después vuelvo a refunfuñar cuando conduzco el coche. Así somos los humanos".

¿Cómo se sientes cuando ve lo injusto que es el mundo?

"Uno se siente impotente. Me dijeron que dos millones de niños mueren de hambre en África cada año. Se dona mucho dinero y alimentos, pero sólo una parte llega a la gente debido a la corrupción".

Klaus Augenthaler, Ammersee
El nuevo hogar de Augenthaler: el lago Ammersee, en el corazón de Baviera.
Era mucho más fácil defenderse en el campo de fútbol. Le gustaba dejar su huella allí. Su gesto de toro en la semifinal de la Copa de Europa contra el Real Madrid en 1987 es legendario.

"Un español me hizo una entrada a la altura del pecho. Eso fue violento. Cuando me levanté, les mostré los cuernos a los madrileños. Quería decir: esto no es toreo".

¿Cómo se recibió el mensaje en Madrid?

"En el partido de vuelta en el Bernabéu, hubo un bonito recibimiento. Volaron barras de hierro sobre el campo. Vi la roja en el partido".

Después de una bofetada a Hugo Sánchez.

"No le pegué muy fuerte (risas). Sólo fue un toque en la nuca. Pero el juez de línea lo vio. Tarjeta roja. Pensé: ¡Mierda! Estábamos a 1-0 abajo. Habíamos ganado el partido de ida por 4 a 1, pero si hubiéramos perdido por 3-0, habríamos quedado fuera. Y aún quedaba una hora de juego. Tuve que irme al vestuario, no vi más del partido. Me senté allí solo, escuchando a las 100.000 personas del estadio gritar cada cinco minutos. Casi me vuelvo loco. En algún momento encendí todas las duchas para no oír nada".

Cita Klaus Augenthaler, vida
Se pasó a la final, la segunda final de la Copa de Europa de su carrera, y de nuevo no fue suficiente. ¿Todavía está de luto por la pérdida del trofeo?

"No me quejo ahora cuando veo los títulos en mi foto con autógrafo. Pero, por supuesto, no estaría mal que hubiera otra victoria en la Copa de Europa. La final de 1982 contra el Aston Villa fue uno de mis mejores partidos, pero el gol decisivo lo marcó precisamente mi rival. Me suspendieron contra el Oporto en 1987 y tuve que operarme de los discos de las vértebras de todos modos. En definitiva, estoy en paz conmigo mismo. Viví muchos títulos y finales y disfruté al máximo de mi etapa como jugador".

¿El título de la Copa del Mundo de 1990 fue un consuelo por las Copas de Europa perdidas?

"¿Qué significa consuelo? En ese momento tenía casi 33 años y sabía que era mi último torneo. Y entonces nos convertimos en campeones del mundo. No se puede conseguir más que eso".

¿Por qué se convirtió después en entrenador?

"Cuando dejé de jugar, tuve ofertas de trabajo, incluso de Adidas. Pero me pregunté: ¿Es este tu mundo? ¿Qué necesitas realmente? Y rápidamente lo tuve claro: ¡necesito el césped! Todavía hoy estoy agradecido al Bayern porque el club hizo posible que obtuviera mi licencia de entrenador. Cuando terminé, Fritz Walter, del Kaiserslautern, me llamó y me dijo que me querían como entrenador. Pensé: ¿Lautern? ¿Ahora? ¿Inmediatamente como primer entrenador? Casi no me atreví a decir que no".

Klaus Augenthaler, Ammersee
Augenthaler fue jugador, capitán y entrenador del FC Bayern. En 1990 se convirtió en campeón del mundo.
Se quedó en Múnich.

"Lo vi así: Cuando terminas tu aprendizaje, no puedes obtener tu diploma de maestría de inmediato. Quería aprender y ganar experiencia primero. Así que me quedé en el Bayern como entrenador asistente durante otros cinco años. Sólo entonces me sentí maduro".

En 1997 fue a Graz, luego a Núremberg, Leverkusen, Wolfsburgo. ¿Todavía necesita el césped hoy?

"Sí, por desgracia (risas). Porque mientras tanto me aprieta por todas partes. Tengo una cadera artificial, no me queda cartílago en la rodilla izquierda, pero luego vuelvo a jugar 15, 20 minutos con las leyendas. O cuando entrenamos con el World Squad, también juego en el rondo. En Tailandia, estuvimos en la cancha durante tres horas a 40 grados, después de lo cual estuve agotado durante dos días. Pero cuando veo una pelota, sólo tengo que golpearla, eso no se va".

Una vez dijiste que como jugador sólo pensabas en rojiblanco...

"... y eso sigue siendo así. Sigo estando feliz y agradecido de ser empleado del Bayern. El proyecto World Squad de los dos últimos años fue una experiencia única. Me gusta trabajar con jugadores jóvenes. También me interesa conocer los antecedentes de los chicos. Muchos vienen de entornos difíciles".

Ahora llega su 65º cumpleaños. ¿Hay una gran celebración?

"No creo que lo celebre a lo grande. Todavía lo recuerdo bien: cuando mi abuelo tenía 56, 57 años, para mí como niño él era un anciano... ¡y ahora voy a cumplir 65! Quiero envejecer, pero sólo si mantengo la cabeza en forma y no soy débil. Ese es mi deseo. Udo Jürgens cantaba: "La vida empieza a los 66 años"; ahora lo tomo como lema. Y aún no voy a cumplir 66 años".


Noticias relacionadas