221023-barcelona-trainer-169

FCB vs. FCB: ¿Qué une a rojos y a blaugranas?

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Cuando suene el himno de la Liga de Campeones en el Camp Nou, dos entrenadores de fútbol de una nueva generación, Julian Nagelsmann y Xavi Hernández, estarán sentados en el banquillo, o más bien no están sentados, sino que estarán haciendo kilómetros en el área de los banquillos, dirigiendo y guiando a su equipo. Nagelsmann y Hernández se respetan mutuamente y seguro que podrían hablar largo y tendido de cosas como las carreras en profundidad, la presión en los espacios y los activadores de la presión.

El Bayern y el Barcelona están entre los equipos de la Liga de Campeones que tienen más posesión y realizan más pases. Esta afinidad táctica podría deberse también al hecho de que tres grandes entrenadores condujeron a ambos clubes a grandes éxitos y dejaron una huella duradera en ellos. Junto con el experto en táctica futbolística Christoph Biermann ("Die Fußball-Matrix"), nos adentramos en la historia del fútbol y buscamos conexiones histórico-tácticas. ¿Hay algo así como un ADN común Bayern-Barcelona?

Udo Lattek, Sepp Maier, Uli Hoeneß, Gerd Müller, entrenamiento
No existía el cansancio: Lattek hizo que nuestra generación dorada fuera apta para Europa.

  1. El hombre con el gen ganador: Udo Lattek

FC Bayern: 1970–1975, 1983–1987
Barcelona: 1981–1983

Nada menos que el propio emperador le convenció: A instancias de Franz Beckenbauer, Udo Lattek, que entonces tenía 35 años, empezó como entrenador en el FC Bayern de München en marzo de 1970 sin ninguna experiencia. Su primer golpe resultó ser el más grande: atrajo a los adolescentes de la época, Uli Hoeneß y Paul Breitner, al FC Bayern, aunque ambos querían ir al TSV 1860 München. Qué suerte que Lattek los conociera de su época de seleccionador nacional sub17.

"Era un pragmático, lo único que le importaban eran los resultados", dice Christoph Biermann sobre Lattek. Y tenían razón: el Bayern ganó tres campeonatos alemanes, además de su primera Copa de Europa. Se dice que el propio Lattek dijo una vez: "Prefiero ganar 1-0 que 4-3".

Udo Lattek con Diego Maradonna en Barcelona
Artistas y pragmático: Diego Maradonna y Udo Lattek en Barcelona en 1981.

En 1981, el hijo de Lattek, Dirk, murió de cáncer. El matrimonio Lattek decidió abandonar Alemania. Necesitaban distancia. Udo Lattek buscó un nuevo reto. Y lo encontró en 1981 en el FC Barcelona con su "ángel rubio" Bernd Schuster. Enseguida congeniaron, los catalanes y Lattek, lo que también se debió a que el alemán saludó en español a los 45.000 aficionados del Camp Nou.

Lattek ganó la Recopa de Europa en su primera temporada. Pero al gran amor le faltaba algo: el gran espectáculo. Los hinchas aún no habían superado el hecho de que Johan Cruyff los dejara. Y como Lattek hizo lo que siempre hizo, es decir, ganar con solvencia pero sin fuegos artificiales, el presidente del Barcelona prometió a los aficionados lo que querían. En el verano de 1982, Diego Maradona, el mayor talento de Sudamérica, llegó como un traspaso récord mundial, y conoció al pragmático prusiano oriental Udo Lattek en el Camp Nou.

El ángel rubio y la mano de Dios

Maradona veía el fútbol como arte, Lattek como un arte marcial terrenal. Lattek dijo una vez a "Kicker" lo que siguió a esto: "Mi único problema era Maradona, no estaba acostumbrado al trabajo duro. Cuando llegaba tarde a una salida, tenía dos opciones: esperarle y quedar mal ante los jugadores o marcharme". Lattek optó por la dureza. Hizo que el autobús se marchara. Maradona se quejó entonces al presidente. Dos semanas después, Lattek estaba: sin trabajo.

En 1983, Lattek regresó a Múnich. Fue el manager Hoeneß quien trajo a Lattek, el mismo Hoeneß al que Lattek llevó en su día al FC Bayern. Con tres campeonatos alemanes más y dos copas, el segundo mandato de Lattek fue exitoso. Lattek volvió a hacer lo que mejor sabe hacer: Ganar. Tenía el gen ganador.

Louis van Gaal y asistente Jose Mourinho en Barcelona
Dúo desigual: En el Barcelona, Louis van Gaal y su asistente José Mourinho ganaron dos campeonatos de liga y una copa.

  1. La bestia de la celebración y la táctica: Louis van Gaal 

Barcelona: 1997–2000, 2002–2003
FC Bayern: 2009–2011

En el verano de 2009 llegó a Múnich un entrenador como nunca habían visto allí: un bocazas en el mejor sentido, que se presentó en su primera rueda de prensa así: "Mia san mia, nosotros somos nosotros - y yo soy yo". Llegó: Louis van Gaal, el, como dice Christoph Biermann, "primer entrenador conceptual del FC Bayern, fuertemente influenciado por la escuela de fútbol de Johan Cruyff en Ámsterdam y Barcelona".

Lo que hoy se da por sentado porque cada entrenador de la liga de distrito sigue su propia "filosofía" era la excepción en aquella época. Incluso los grandes clubes, dice Biermann, jugaron al "fútbol de héroes" durante décadas. Significado: la dirección del club compraba estrellas, la principal tarea del entrenador era la de domador. Y ahora había alguien en Múnich, Louis van Gaal, que no sólo quería jugar un fútbol de éxito, sino también uno que siguiera una idea central y fuera divertido de ver: un fútbol ofensivo radical en lugar de asegurar sólidamente los resultados y los títulos. Van Gaal alineó estrictamente sólo a los jugadores que consideraba buenos, independientemente de su edad o condición. Louis van Gaal dejó jugar a un jovencísimo Thomas Müller, aunque tenía a Luca Toni. Puso a jóvenes como Holger Badstuber y David Alaba en el once inicial porque estaba seguro de que se convertirían en grandes jugadores.

Schweinsteiger y Van Gaal en verano de 2009 en las instalaciones del FC Bayern.
Dos estrategas: Bajo el mando de Louis Van Gaal, Bastian Schweinsteiger se convirtió en el director del centro del campo.

Supertalentos en lugar de superestrellas

En Ámsterdam aprendió que vale la pena promover la juventud: como entrenador del Ajax a mediados de los 90, Louis van Gaal descubrió a Patrick Kluivert, Clarence Seedorf y Edgar Davids, entre otros. Juntos ganaron la Liga de Campeones en 1995. Este éxito le permitió acceder al puesto de entrenador del FC Barcelona, al que accedió en 1997. En el Camp Nou, se enfrentó por primera vez al futuro mejor futbolista mundial Rivaldo. En lugar de confiar en las viejas superestrellas que ya estaban allí o dejar que los directivos y presidentes compraran otras nuevas, prefirió darles forma él mismo. Louis van Gaal no sólo trajo a los profesionales al portero Víctor Valdés y al futuro jefe de la defensa Carlos Puyol de "La Masía", la cantera del FC Barcelona, sino también a los congeniales estrategas del centro del campo Xavi e Iniesta. Van Gaal ganó dos campeonatos de liga en España. Pero el título realmente grande le siguió siendo tan esquivo como el amor de los aficionados. No sería hasta años más tarde, cuando el FC Barcelona dominó todo el fútbol europeo y Louis van Gaal entrenaba al casi olvidado AZ Alkmaar, cuando quedaría claro el increíble trabajo de base que realizó el holandés. Un poco de esta historia se repetiría en Múnich.

Louis van Gaal llevó al FCB a la final de la Liga de Campeones contra el Inter de Milán en su primera temporada, e introdujo nuevos métodos de entrenamiento en la Säbener Straße. Ahora había tecnología informática, cámaras, mediciones digitales y herramientas de análisis. Y aunque fue Jupp Heynckes quien logró el histórico triplete en 2013, también fue posible gracias a Louis van Gaal. No sólo descubriendo a las leyendas de hoy como Müller o Alaba. Louis van Gaal convirtió a Bastian Schweinsteiger de extremo a líder. Creó la "Robbery".

El "eje Ajax-Barcelona", como lo llama Christoph Biermann y que ve encarnado en alguien como Louis van Gaal, se extendía ahora a Múnich. Aquí se jugó al fútbol de una forma tan bella como quizá nunca antes: "El fichaje de este entrenador conceptual", dice Biermann, "es el punto de inflexión en la historia reciente del FC Bayern".

Thomas Müller y Pep Guardiola celebran triunfo en la Copa
Una gran época: Thomas Müller y Pep Guardiola tras el triunfo en la Copa en 2016.

  1. El monje del fútbol: Pep Guardiola 

Barcelona: 2008–2012
FC Bayern: 2013–2016

La noticia no podía ser más grande: Desde su año sabático en Nueva York, donde pasaba los días reuniéndose con el director Woody Allen o el gran maestro de ajedrez Garry Kasparov, Pep Guardiola anunció en enero de 2013 que entrenaría al FC Bayern como su próximo club. Nada menos que el entrenador más excitante del mundo, que antes había ganado todo lo que había que ganar con su tiki-taka Barcelona, vendría a Múnich. "El Bayern siempre fue un gran club", dice Christoph Biermann, "ahora era un club mundial". Con Guardiola - encantador, guapo, cosmopolita - el glamour llegó al Isar.

Como ya hizo Lattek en Barcelona, Pep Guardiola saludó a los periodistas en su rueda de prensa inicial en alemán: "¡Buenos días y saludos, señoras y señores! Por favor, perdonen mi alemán".

De su anterior club, Guardiola se trajo a su favorito: Thiago Alcántara. ¿Y qué más? Christoph Biermann ve la idea táctica decisiva que Guardiola importó de otra parte: "Lo fundamental del FC Barcelona era la defensa alta. De repente, el Bayern jugó de la misma manera".

En Múnich, Guardiola encontró algo que le faltaba incluso en su prácticamente imbatible Barcelona: un verdadero delantero centro. Lo que Zlatan Ibrahimović debía convertirse para él en el Barcelona y nunca lo hizo: Guardiola encontró este tipo de delantero en Robert Lewandowski.

imago0003900565h
Un director de orquesta táctico: Pep Guardiola ganó dos veces la Liga de Campeones con el Barcelona.

Gen táctico y ganador

Guardiola dio forma al FC Bayern y a la ciudad de Múnich como casi ningún otro entrenador antes: con táctica y glamour. Apenas un año después de que la selección alemana ganara la Copa del Mundo en Río y dos años después de la final de la Liga de Campeones en Londres, Alemania -y Múnich- eran claramente el corazón del mundo del fútbol, jugando un fútbol estimulante. "Me enamoré un poco", dijo incluso el duro entrenador del Atlético, Diego Simeone, después de que su equipo fuera destrozado sin piedad.

"Tiene su aquel que Guardiola no pudiera ganar la Champions en Múnich", dice Christoph Biermann (El FCB fue increíblemente eliminado de forma injusta por el equipo de Simeone en 2015). Pero, en el mejor de los casos, los entrenadores dejan tras de sí algo más que una vitrina llena de trofeos; dejan su huella en un club más allá de su mandato. El creador de juego en la banda, el portero líbero, el falso extremo, existían y siguen existiendo en Múnich. Al gen ganador se le había unido el gen de la táctica.

El experto en táctica Christoph Biermann (revista "11 Freunde") ha escrito muchos libros de fútbol.

Así se encuentra el FC Barcelona en la actualidad:


Noticias relacionadas