El Bayern contra el Inter de Milán en diciembre de 1988.

¿Cómo surgió el "Milagro de Milán"?

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

El martes, el FC Bayern recibe al Inter de Milán en el Allianz Arena para disputar el último partido de la Champions League del año. Los dos clubes tradicionales se han enfrentado en numerosos duelos históricos, uno de ellos en 1988:

En diciembre de 1988, los bávaros recorren unos 500 kilómetros hasta Milán. Hay un ambiente tenso en el viaje. Porque en el partido de vuelta de la tercera ronda de la Copa de la UEFA tienen que vencer al Inter de Milán, en el temido estadio Giuseppe Meazza, ante 75.000 espectadores. ¿La tarea? Dar la vuelta a una desventaja de 0-2 contra uno de los mejores equipos del mundo en ese momento. Sólo unos pocos en el equipo confían en un final feliz.

Olaf Thon, centrocampista: "El partido de ida ya había resuelto el asunto. Fuimos claramente derrotados en casa en el Olympiastadion, básicamente no teníamos ninguna oportunidad. Por supuesto, fuimos a Milán con cierta esperanza, pero el equipo italiano lieraba el fútbol mundial en ese momento, ¡y el Inter era el líder en Italia!

Hans Dorfner, centrocampista: "Nos criticaron hasta la saciedad. De la prensa, de los especialsitas en fútbol. También estábamos insatisfechos como equipo con el resultado y por eso aceptábamos las críticas. Pero: teníamos el gen ganador del FC Bayern".

Klaus Augenthaler, capitán: "Por supuesto que nos animamos entre nosotros, pero eran frases huecas. En realidad, todos queríamos salir con dignidad".

El 23/11 el Inter de Milán ganó 2-0 al Bayern.
Una carga pesada: En el partido de ida, el FCB perdió claramente contra el Inter. Berti y Serena marcaron los goles.

El mundo del fútbol era muy diferente a finales de la década de 1980 con respecto a la actualidad. Ni la Premier League, ni la Bundesliga, la Serie A es la liga más fuerte del mundo. Los mejores equipos, los mejores jugadores, la mayor cantidad de dinero. Todo aquel que tuviese talento y nombre se traslada a Italia. Marco van Basten, Ruud Gullit y Carlo Ancelotti hacen su magia en el AC Milan, mientras que Aldo Serena, Giuseppe Baresi y Walter Zenga juegan para el Inter. Y desde el verano de 1988, dos viejos conocidos del Bayern: Lothar Matthäus y Andreas Brehme.

Hans Dorfner: "Siempre había soñado con un partido así. En primer lugar, el Giuseppe Meazza o ¡San Siro! 75.000 espectadores, todavía me produce escalofríos. Eso fue motivador. Tras el cambio de Lothar, solía ocupar su posición en el centro del campo. Un partido como el del Milán era, por supuesto, una oportunidad para demostrar mi valía. Al fin y al cabo, Lothar era el mejor compañero de equipo que había tenido, y ahora era mi competidor. En un duelo directo con Lothar Matthäus, simplemente tenía que dar un máximo rendimiento.

Olaf Thon, centrocampista: "En el momento del partido contra el Inter ya tenía cuatro años de experiencia en la selección. Había jugado en Río, en el Santiago Bernabéu de Madrid. Pero la presión que sentía en esta situación y en este estadio también era nueva para mí. Antes del partido, Jupp Heynckes y Uli Hoeneß pronunciaron excitantes discursos para motivarnos aún más. Recuerdo especialmente el incendiario discurso de Uli. ¡Nos atrajo con una bonificación doble!"

Jupp Heynckes, entrenador del Bayern, en rueda de prensa: "No nos rendiremos y no bajaremos la guardia. El Inter no es un equipo tan grande. Si marcamos un gol pronto, ellos se verán muy afectados".

Hans Dorfner: "Los italianos, voluntaria o involuntariamente, nos pusieron aún más calientes para el partido. No se nos permitió calentar en el campo antes del partido. Simplemente no nos dejaron entrar en el campo, sino que nos llevaron a un pequeño gimnasio en lo más profundo de San Siro. Estaba oscuro, hacía calor y no era adecuado para un calentamiento adecuado. No hay sprints, no hay balones largos. Estaba realmente cabreado y el resto del equipo también. Debido a este calentamiento, también llevábamos un ritmo completamente diferente al habitual. Si nos hubieran dejado entrar en el campo, ¡podríamos haber jugado como en el partido de ida! Así que estábamos más entusiasmados para el partido".

Los jugadores del FC Bayern Hans Dorfner y Olaf Thon contra el Inter de Milán.
Compromiso total: Hans Dorfner (izquierda) y Olaf Thon en un duelo aéreo contra el Inter.

Mucho antes del inicio del partido, el estadio Giuseppe Meazza estaba lleno. Se lanzan fuegos artificiales y las nubes de humo se extienden por las gradas. Los hinchas llegan a incendiar parte de las gradas. El partido del Bayern también supone el comienzo de la previa del derbi local para los espectadores: el fin de semana siguiente les vista el AC Milan, el partido más importante de la temporada. ¿Están los italianos pensando en el derbi?

Olaf Thon: "El partido empezó muy bien para nosotros. No nos dejamos sorprender, incluso diría lo contrario. ¡El adversario fue sorprendido por nosotros! No nos escondimos. Se pueden contar con los dedos de una mano los partidos así en la carrera de un equipo como el Inter de Milán.

Klaus Augenthaler: "Creo que ya pensaban en los octavos de final. Al fin y al cabo, nos habían ganado claramente en Múnich, así que querían gestionar de algún modo el partido de vuelta. Y cuatro días después del partido de vuelta, el derbi contra el AC Milan estaba en la agenda. La atención del Inter sólo se centraba en el derbi, esa fue nuestra ventaja".

En el minuto 33, un córner corto en el borde derecho del área cae en las botas de Stefan Reuter. Su centro encuentra la cabeza del comparativamente pequeño Olaf Thon entre los defensores italianos. Walter Zenga, en la portería del Inter, consigue desviar el remate de cabeza, pero no puede hacer nada con el rechace de Roland Wohlfarth. Es el comienzo de una tormenta roja.

El jugador del Bayern, Olaf Thon, marcando un gol contra el Inter de Milán en 1988.
El Bayern se adelanta, otro gol: El centrocampista Olaf Thon participó directamente en el primer gol.

Giuseppe Bergomi, leyenda del Inter de Milán: "El partido en San Siro fue como un gafe. Primero se lesionó Brehme al principio, y luego recibimos tres goles en pocos minutos por medio de Wohlfarth, Augenthaler y Wegmann. No siempre me veía bien cuando marcaba esos goles".

Olaf Thon: "Afortunadamente, no me encontré con Lothar Matthäus demasiado a menudo en el partido. Hubo una situación en la que me siguió. ¡Y era más rápido que yo! Es el mismo Lothar Matthäus que hizo un marcaje al hombre a Diego Maradona".

Pero ni siquiera Matthäus puede salvar al Inter de Milán de lo que propuso el Bayern ese día. En el minuto 37, tras un regate de Augenthaler, el balón llega a Dorfner, que sirve a Hans Pflügler en la banda izquierda. Un centro de Pflügler desde medio campo encontró de nuevo la cabeza de Augenthaler a sólo doce metros de la portería, y su cabezazo se estrelló en la esquina izquierda. Espoleado por el gol del empate, el Bayern sigue corriendo, para desesperación del entrenador del Inter, Giovanni Trapattoni. Vestido elegantemente con un abrigo de invierno de color beige, tiene que ver con cara de preocupación cómo su equipo es sorprendido por el frío.

Tras un ataque del Inter, Norbert Nachtweih despeja por la derecha a los pies de Johnny Ekström, que deja pasar el balón a Stefan Reuter. Reuter gana dos duelos en la línea de medio campo antes de que el balón caiga de nuevo en el centro con Ekström. Con espacio y una buena visión periférica, Ekström puede asistir a Jürgen Wegmann, que remata para superar a Walter Zenga desde unos once metros.

Lothar Matthäus y Raimond Aumann en el partido de la Copa de la UEFA de 1988 entre el Inter de Milán y el Bayern.
Dos leyendas del Bayern en el duelo: Lothar Matthäus jugó en el Inter, Raimond Aumann hizo el partido de su vida en el área del Bayern.

Tuttosport (periódico deportivo de Turín): "Un breve terremoto destruyó un monumento del fútbol italiano. Primero el Inter perdió a Brehme, después perdió la cabeza".

Corriere dello Sport (periódico deportivo de Roma): "Todos los alemanes estuvieron en excelente forma, excepto Matthäus. Y él, precisamente, jugaba en el Inter".

Hans Dorfner: "Pero entonces concedemos este gol totalmente desafortunado antes del descanso. Eso dio esperanzas a los interistas de nuevo".

Klaus Augenthaler: "Si el Inter hubiera marcado otro gol, nos habríamos quedado fuera. Sabíamos qué esperar tras el descanso".

Olaf Thon: "La defensa tuvo que mantenerse firme en la segunda parte. Y afortunadamente lo hizo. El Inter nos presionó mucho, sobre todo en los saques de esquina y en las jugadas a balón parado, fueron increíblemente peligrosos. Fue un partido que se decidió por un solo gol".

Raimond Aumann 1988 Giuseppe Bergomi Inter de Milán - FC Bayern
Raimond "el Muro": Aumann también detuvo a Giuseppe Bergomi.

Giuseppe Bergomi: "En la segunda parte, Aumann hizo las paradas más increíbles. En una jugada, Lothar Matthäus dejó atrás a seis o siete bávaros , llegó a posición de disparo y Aumann volvió a hacerlo. Todavía no sé cómo lo paró".

Aumann detiene los disparos de Morello, Matthäus, Serena. Es el hombre del partido y es nombrado como "el héroe de San Siro". El FC Bayern gana 1-3 y se mete en los cuartos de final.

Klaus Augenthaler: "Hemos sido inteligentes y hemos jugado sin miedo al tiempo. Los italianos estaban enfadados. Incluso cuando el partido terminó, todavía querían alcanzarnos. Giuseppe Bergomi y el portero Walter Zenga incluso me persiguieron hasta el vestuario.

Hans Dorfner: "El partido contra el Inter fue uno de los grandes, incluso casi el más destacado de mi carrera. Fue un resultado especial y pude cumplir mi sueño de jugar ante 75.000 personas en San Siro. Hoy no hablo mucho de mi carrera profesional y no cuento mucho sobre los partidos. Pero cuando lo hago, esa noche en Milán siempre está ahí".


Noticias relacionadas