Serge Gnabry, FC Bayern

Un activo Gnabry deja su huella en el partido ante el Freiburg

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Goleador, asistente, activo. En un ataque extremadamente alegre del FC Bayern, un futbolista marcó diferencias el domingo por la noche: Serge Gnabry. El internacional alemán fue uno de los jugadores decisivos en la furiosa victoria del Bayern contra el SC Friburgo (5-0) y se mostró encantado con su extraordinaria actuación: "Me he sentido muy bien al hacer un partido así".

Serge Gnabry, FC Bayern
Serge Gnabry hizo que sus compañeros y la afición se animaran en la victoria por 5-0.

Abrió la lata

El jugador de 27 años tardó exactamente 13 minutos en hacer su primera aparición. Con un cabezazo desde unos diez metros de distancia, logró el importantísimo 1-0 y allanó así el camino hacia el éxito contra el Freiburg. Tras un centro de Alphonso Davies, Leroy Sané no acertó a batir a Mark Flekken, pero fue entonces cuando Gnabry buscó el rechace, saltó hacia el balón y lo introdujo al fondo de la red, desatando el júbilo de los aficionados presentes en el estaio. "Mi cabezazo fue realmente genial", dijo el goleador. Con un poco más de suerte, el muniqués podría haber marcado dos goles más en la primera mitad. Sin embargo, tanto en el minuto 21 como en el 40, las buenas paradas de Flekken evitaron más goles.

Serge Gnabry, FC Bayern
No faltó mucho: Mark Flekken evitó lo peor para el SC Freiburg, como aquí contra Serge Gnabry.

Un pase de dulce

Gnabry también demostró su clase en la segunda parte, una vez más con la asistencia a Sadio Mané en el minuto 55. Con mucha calidad, Serge hizo un pase a la espalda de la defensa del Freiburg para encontrar a Mané, qué hizo una vaselina ante Flekken con aún más clase que su compañero.

Serge Gnabry, FC Bayern
Un pase, una asistencia, un golezo: tanto el pase de Serge Gnabry como el remate de Sadio Mané fueron de primera clase.

Activos durante 90 minutos completos

Además de su golazo para hacer el 1-0 y la fantástica asistencia para hacer el 4-0, el atacante fue una de las bazas de los rojos durante los 90 minutos. En el minuto 51, volvió a faltar muy poco para hacer su segundo gol. Tras una buena combinación con Eric Maxim Choupo-Moting, Gnabry disparó desde diez metros, pero el balón dio en el palo. Poco antes del final, volvió a mostrar toda su clase. Con un buen pase a Mané, inició la jugada del gol de Marcel Sabitzer (81) que supuso el 5-0 final. Con un gol, una asistencia y magníficos pases, dejó su impronta en el juego y aseguró una noche de éxito para el equipo muniqués.


Comparte este artículo

Noticias relacionadas