Ceremonia con Herbert Hainer y Uli Hoeneß

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Gran honor para Gerd Müller: su ciudad natal, Nördlingen, ha erigido una estatua suya como recuerdo eterno del singular ídolo de la delantera del FC Bayern. Además de Uschi Müller con su hija Nicole y otros familiares de Gerd Müller, el Presidente del Bayern, Herbert Hainer, y el Presidente de Honor, Uli Hoeneß, antiguo compañero de equipo del "bombardero de la nación", también viajaron a Nördlingen para la ceremonia de inauguración con motivo de su cumpleaños. Además, estuvieron presentes el Primer Ministro de Baviera, Markus Söder, y antiguos compañeros como Sepp Maier, Franz "Bulle" Roth, Peter Kupferschmidt, Rainer Zobel y Werner Kern. Müller habría cumplido 77 años el 3 de noviembre, pero murió hace un año, en agosto.

Cita Herbert Hainer

Ha sido "un gesto maravilloso de la ciudad honrar a Gerd Müller con su propio monumento, porque hubo pocos futbolistas como él que inspiraran a generaciones enteras", dijo Herbert Hainer en su discurso: "Gerd Müller fue único en el campo, y también más allá de eso: un ídolo humilde, un héroe silencioso, un modelo a seguir". Frente a alrededor de 150 invitados, el presidente del Bayern se refirió a las circunstancias especiales en Nördlingen que allanaron el camino para el joven Gerd Müller: "Los adoquines en las calles su ciudad natal convirtió a Müller en un futbolista del que la gente de todo el mundo todavía habla maravillas. Anotó los goles más imposibles porque aprendió desde su infancia en la puerta de su casa cómo controlar los balones que todos los demás fallaban". Nördlingen, según Herbert Hainer, "es el lugar donde despegó una estrella mundial, como futbolista y como persona, porque en su tierra natal aprendió desde pequeño a tener siempre los pies en el suelo".

"Nunca habrá otro jugador como él"

Gerd Müller hizo historia: con la selección alemana y, sobre todo, con el FC Bayern. Ganó tres veces la Copa de Europa y una Intercontinental con el equipo de Múnich, y fue campeón del mundo y de Europa con la selección alemana. "Nunca hubo un jugador como él antes, ni después, y nunca volverá a haberlo", dijo Hainer, recordando una anécdota contada por el holandés Arie Haan, rival de Müller en la final del Mundial de 1974 en Múnich, que ganó Alemania tras un típico gol de Müller: "Como defensa, dijo Haan, con un delantero siempre sabías: vale, tiene un gran pie derecho, siempre hace un determinado giro, cuidado con su cabezazo, es rápido, etc... con Gerd Müller sólo tenías que estar atento a una cosa: ¡Su nariz! Y ya ves el problema: es imposible vigilar una nariz..." Sin Gerd Müller y sus muchos, muchos goles, dijo Hainer, "el FC Bayern nunca se habría convertido en lo que es hoy. Los seguidores del FC Bayern y los aficionados al fútbol de todo el mundo lo recordarán para siempre, y con él su ciudad natal, Nördlingen, el proverbial hogar de todos los goles, porque "Hadde", como se le llama aquí, creció entre cinco enormes puertas de la ciudad".

El Nördlinger Ries, dijo Hainer al final de su discurso, se formó en su día por el impacto de un meteorito. "Si la gente hubiera vivido en esa época, habría escuchado este impacto en Australia. Y lo mismo ocurre con Gerd Müller: un hombre de Nördlingen que mueve el mundo entero. Querido Gerd, ¡gracias por todo lo que diste al fútbol y a nosotros!"

Gerd Müller también recibió un honor especial con este premio:


Noticias relacionadas