Mathys Tel, Arena of Change, FC Bayern

Mathys Tel en el "Arena of Change": mirando al futuro

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Año nuevo, nuevos objetivos: Mathys Tel cumplió un gran sueño en 2022 fichando por el FC Bayern. También tiene grandes planes para 2023. Al comienzo del nuevo año, el joven de 17 años demostró a los niños del "Arena of Change" por qué merece la pena creer siempre en tu camino.

Mientras Mathys Tel delimita cuidadosamente un pequeño campo de entrenamiento con conos, los niños de la "Arena of Change" están cada vez más emocionados por empezar a chutar el balón. He pensado algunos ejercicios especialmente para ellos, traduce el joven futbolista francés del FC Bayern, "un poco de paciencia". Hace un día precioso en el Campus del FC Bayern, el sol lucha valientemente contra las bajas temperaturas, y Mathys Tel termina sus preparativos en la minicancha. "¿Todos contra él?", quiere saber un atrevido muchacho. Tel sonríe ampliamente cuando se lo traducen. "No", responde en alemán. "Jugamos juntos - ¡ven, ven, ven!"

Mathys Tel,  „Arena of Change“
Mathys Tel con los niños del „Arena of Change“.

El "Arena of Change", el singular proyecto educativo iniciado en el Campus por el FC Bayern junto con Aldeas Infantiles SOS de todo el mundo, comenzó su segunda temporada este verano. 60 niños de entre 8 y 14 años se reúnen en cuatro grupos una tarde a la semana para experimentar y vivir valores como el espíritu de comunidad, la solidaridad y la tolerancia, explica Verena Milasta, directora de proyectos de Aldeas Infantiles SOS en todo el mundo. La asociación entre un club profesional de calado internacional y una organización de ayuda a la infancia activa en todo el mundo proporciona interesantes impulsos de los que se benefician directamente las niñas y los niños. Y especialmente ahora, cuando la pandemia y sus consecuencias siguen haciendo mella y las escuelas se quejan de la falta de profesores, el "Arena of Change" contribuye a que los niños de un mundo incierto tengan la sensación de controlar sus vidas siendo activos, experimentando autoeficacia y pudiendo sumergirse en mundos nuevos todo el tiempo. 

Esta tarde tienen una visita importante, y la alegría es enorme, porque debido a la pandemia ningún futbolista ha podido pasarse todavía. "Si miras a los ojos de los niños, eso es suficiente respuesta para saber lo mucho que les gusta. Hoy, muchos sueños se hacen realidad", afirma la educadora Teresa Jehlicka. Tel también disfruta notoriamente de la visita. A sus 17 años, sólo puede empatizar con los niños, dice. Esta tarde en el Campus del FC Bayern le recuerda a su propia infancia: "Yo admiraba a los futbolistas; para mí habría sido lo más grande que alguien nos hubiera visitado entonces y hubiera jugado con nosotros. Son momentos que los niños disfrutan. Espero que se diviertan". No tiene que preocuparse por eso. La camiseta que firmó para el "Arena of Change" junto con los niños ocupará inmediatamente un lugar de honor en las instalaciones de la iniciativa.

Mathys Tel,  "Arena of Change“
Mathys Tel respondió a las preguntas de los niños en una extensa sesión de preguntas y respuestas.

Triunfa en los Smartphones 

La visita comienza con un extenso juego de preguntas y respuestas. En el terreno de juego, Tel podría regatear y escabullirse, pero aquí tiene que dar la cara. Los dedos se disparan hacia arriba, todo el mundo quiere saber algo sobre el internacional francés sub-19, traspasado en verano del Stade Rennes al FC Bayern. Aunque no lleva mucho tiempo jugando en Múnich, "ya es un gran ejemplo para los niños", dice Anna Kronen, la segunda profesora de "AC". Cuando les dijeron quién les visitaría pronto, un chico le enseñó orgulloso el fondo de pantalla de su smartphone: Mathys Tel en acción.

El joven delantero, que ha marcado la bonita cifra de cuatro goles en doce partidos en la primera fase de la temporada, ya es un nombre conocido. "Ça va?", una chica introduce la primera pregunta con estilo en francés, después de su "¿Cómo estás?" quiere saber qué edad tenía Tel cuando empezó a dar patadas al balón. Dice que empezó a jugar de verdad a los cinco años, y entonces nunca soñó que algún día jugaría en un gran club como el FC Bayern. Eso es también lo que se supone que transmite su visita: Sueña a lo grande, persigue tus objetivos: los alcanzarás si crees en ti mismo y estás siempre dispuesto a darlo todo. Un niño quiere saber por qué no fue convocado para el Mundial. Tel sonríe: Eso habría llegado demasiado pronto. "Pero soy joven, aún quedan muchos torneos".

Mathys Tel,  "Arena of Change“
De un suburbio de París a Múnich, pasando por Rennes, Mathys Tel recuerda con cariño su infancia.

Tel creció en Villiers-le-Bel, un suburbio de París al norte de la capital. A veces hay problemas sociales en esos asentamientos, pero para él su familia fue decisiva, dice, y en su entorno "siempre experimenté mucho amor y solidaridad; me enseñaron muchos valores y principios que aún hoy me forman". Tuvimos una infancia preciosa".  Las chicas y los chicos del "Arena of Change" proceden de distintos colegios, los grupos están compuestos por personas de diferentes edades, un paralelismo con la infancia de Tel, porque en ambos casos prevalece este escenario especial que se puede encontrar en todos los campos de fútbol del mundo. El joven futbolista recuerda con cariño: "Jugábamos al fútbol en todas partes, en la calle, justo delante de nuestro piso, por ejemplo, y simplemente utilizábamos las paredes de las casas o los postes de seguridad como porterías". Jugar juntos al fútbol le enseñó a hacerse valer. "He trabajado mucho en mí mismo, todos los días; por eso estoy ahora aquí, en el FC Bayern. Y aquí también sé que tengo que seguir trabajando en mí mismo y seguir aprendiendo. Lo llevo dentro desde niño". Está especialmente agradecido a su familia: "Siempre han encontrado la manera de apoyarme para que pueda vivir mi sueño".

La pregunta "¿Qué deseamos?" está escrita en un colorido cartel en una de las paredes del "Arena of Change". Debajo, los niños han pegado papelitos con sus respuestas. "Ojalá dejáramos de talar tantos árboles y de comprar tantas cosas envueltas en plástico", se puede leer ahí, o: "Ojalá se trate a todas las personas por igual" - o, eso también: "¡Nada de deberes!". Mathys Tel siempre sonríe cuando le hacen una nueva pregunta, la mayoría de las veces los niños le preguntan si está disponible para una foto más tarde. Después de revelar con quién ha hecho ya amistad en el equipo ("Jamal Musiala, Jo Kimmich, Sadio Mané, Dayot Upamecano, Lucas Hernández, Benjamin Pavard, Kingsley Coman - básicamente con todos ellos") y cuánto tiempo le gustaría quedarse en el FC Bayern ("durante mucho, mucho tiempo"), todos hacen cola para una ronda de autógrafos. La escritura acaba principalmente en camisetas y fundas de smartphone, porque para no romper el plazo de tiempo, cada uno tiene que decidirse por una cosa. De vez en cuando, se oye después un "Merci beaucoup" infantil a modo de agradecimiento.

Mathys Tel,  "Arena of Change"
Mathys Tel y los niños de la "Arena of Change".

Tel aprende alemán todos los días y ya entiende muchas cosas bastante bien cuando los niños le hablan, dice, mientras salen juntos a los campos de minifútbol del Campus para jugar un poco al fútbol. Su objetivo es hablar alemán con fluidez algún día, porque la comunicación es importante, dice el joven de 17 años: dentro y fuera del campo. En su cuenta de Instagram, le gusta utilizar el hashtag #PrécisPasPressé, un leitmotiv que le transmitieron sus abuelos. "Refleja mi personalidad", explica. "Significa que siempre hay que intentar no descuidar nada en el momento exacto en que se está. Tienes que estar concentrado en todo lo que haces, en ti, en el momento, en lo que estás haciendo. Hay que tener confianza en uno mismo y no dejarse influir por el exterior". En la cara de este joven reflexivo se puede ver que se ciñe a este lema en cada oportunidad, tanto en sus respuestas durante la sesión de preguntas y respuestas como ahora, mientras prepara su juego al detalle con conos.

Comienzo como defensa

Antes de que puedan empezar, el futbolista del FCB les da instrucciones: En el primer ejercicio, los niños deben correr hacia él, pasarle el balón, jugar de espaldas y luego tirar a puerta. El que golpea uno de los pequeños conos colocados en la línea entre los postes recibe un aplauso. "Vamos", vuelve a decir Tel en alemán. Las chicas y los chicos empiezan con entusiasmo. "Es genial el tiempo que dedica a los niños: Primero fue tan paciente con las preguntas y los autógrafos, y luego también puso mucho empeño en jugar juntos", dice Teresa Jehlicka. "Los niños están muy contentos". Justo en ese momento, uno de los conos vuelve a volar por los aires, alcanzado por un potente disparo de un chico vestido con ropa de entrenamiento del SV Olympiadorf München. Los aplausos suenan por todo el Campus. "Vamos, vamos", anima Tel a las chicas y chicos una y otra vez en un alemán impecable.

Cuando creció su entusiasmo por el fútbol, Thierry Henry se convirtió en el primer gran ídolo de Mathys Tel, cuenta durante un descanso. Él mismo era aún un niño cuando el icono de la delantera francesa puso fin a su carrera, "pero cuando me hice mayor, leí sobre él. Tuvo una gran carrera y es uno de los jugadores más importantes de la historia del fútbol: técnica, física y mentalmente, tenía todo lo que hace a un gran jugador. Estaría bien que algún día yo también pudiera celebrar esos éxitos como él". Curiosamente, dice, empezó como defensa. "Al principio no me resultaba habitual pasarme a la delantera, también disfrutaba mucho como defensa. Pero hoy estoy muy contento como delantero". Este es otro punto que siempre se aborda en la "Arena of Change": Es importante que te conozcas a ti mismo, tus puntos fuertes y tus puntos débiles, y que decidas en consecuencia tu futuro.

Mathys Tel,  "Arena of Change"
Mathys Tel jugando con los chicos del "Arena of Change".

Cuando juega al fútbol con los chicos del Campus, Tel hace gala de ambos talentos: Es todo un reto regatearle, y sin duda marca la pauta cuando se trata de marcar goles. En el ejercicio final, se coloca entre los postes. Los conos marcan desde dónde pueden disparar las chicas y los chicos: El rojo es el más alejado del área, "para profesionales", explica con una sonrisa. El azul es para los tiradores que no están muy seguros, el verde para los principiantes, a pocos metros de la portería. Los niños apartaron inmediatamente el cono verde: demasiado fácil, según la opinión unánime. Esto es "Mia san mia" en acción en la "Arena of Change ", ¡así es como debe ser!

Al final de la visita, los niños pueden pedir algunas habilidades más. Overstep, Elastico, Rainbow Flick, Rabona... Mathys Tel los tiene todos. Sólo cuando a un chico le gustaría ver una chilena, el joven futbolista niega con la cabeza con pesar: "Desgraciadamente, el riesgo de lesión sería demasiado grande. Los niños asienten en señal de comprensión. Pero en el Allianz Arena, cuando el balón vuelva a rodar, lo dará todo para marcar goles con el FC Bayern... y, si procede, promete hacer una chilena. Jugar ante 75.000 personas en el estadio fue una adaptación al principio, dice: "Pero he aprendido a lidiar con la presión, y lo más importante: mis compañeros de equipo me ayudan". Juntos somos fuertes, juntos podemos conseguir mucho". Eso es lo que ha querido transmitir a las chicas y chicos durante su visita de hoy: que es importante salir de la propia zona de confort para variar. Y que sólo trabajando juntos se puede conseguir algo. Los niños de la "Arena of Change" estaban encantados de asimilarlo todo. Por la noche, Mathys Tel escribe un WhatsApp especial sobre lo divertida que le resultó la visita. ¡Que llegue 2023!

© Fotos: Amelie Niederbuchner

Entrevista a un superfán del FC Bayern:


Temas de este artículo

Comparte este artículo

Noticias relacionadas