presentada por
Menú
Febrero, cargado de partidos

El Bayern arranca el apretado calendario contra el Schalke

Tras haber comenzado el 2017 con dos partidos fuera de casa, el Bayern disputará su primera partido del año como local este sábado en el Allianz Arena. El equipo entrenado por Carlo Ancelotti quiere defender su liderato frente al Schalke 04 (15:30h CET) y empezar con buen pie el apretado calendario de febrero. El cuadro muniqués afrontará 5 compromisos en las 2 próximas semanas.

"Debemos lograr jugar bien contra el Schalke, en copa contra el Wolfsburgo y el Ingolstadt, reforzar nuestra confianza, la necesitaremos en octavo de la Liga de Campeones el próximo 15 de febrero en Múnich contra el Arsenal", indicó Karl-Heinz Rummenigge. Por su parte el arquero Manuel Neuer definió los 3 próximos duelos como una buena "preparación para el Arsenal en la Champions League".

Schalke mucho mejor que la situación clasificatoria

Pero antes, el Bayern deberá afrontar la visita del club de Gelsenkirchen. El Schalke llega a Múnich con 21 puntos tras 18 jornadas disputadas. Los 9 puntos que les separan de las plazas europeas no reflejan la calidad que atesora su plantilla, tal como Ancelotti analizó esta tarde en rueda de prensa: "El Schalke es un buen equipo, mucho mejor de lo que muestra la clasificación".

Con solo 20 goles encajados, el Schalke cuenta con una de las mejores defensas de la liga. "Están muy bien organizados atrás", aseguró el técnico italiano. Los 12 partidos consecutivos sin derrotar al Bayern no juegan ningún rol para un Ancelotti que no dudó en adelantar el sistema que empleará el once de Gelsenkirchen: "Vendrán aquí, intentarán defender bien y salir a la contra“.

Thiago vuelve, Kimmich baja

"Nuestro problema es que nos faltan entre 8 y 10 goles de delanteros", resaltó el técnico del Schalke Markus Weinzierl. Ciertamente la plaga de bajas en ataque parece no tener fin. El reciente fichaje Guido Burgstaller no estará mañana en Múnich por una lesión muscular, tampoco viajará Eric Maxim Choupo-Moting. "Los goles dan puntos y 8 o 10 tantos supondrían 6 u 8 puntos más. La clasificación sería bien distinta", lamentó un Weinzierl que espera una actuación "valiente" de los suyos en la capital bávara.

La enfermería del Bayern, sin embargo, parece vaciarse lentamente. Jérôme Boateng y Franck Ribéry continuarán siendo baja, mientras que Joshua Kimmich descansará debido a un proceso gripal. Los que si podrían disponer de minutos mañana son los recuperados Thiago y Arturo Vidal. "Ambos están preparados y en buena forma", informó un Ancelotti que no quiso aún adelantar el once que actuará mañana contra el S04. Un duelo en el que el capitán Philipp Lahm podría disputar su partido 500 con la elástica del Bayern.

Ante el apretado calendario de febrero, Ancelotti podría optar por dar descanso a algunos jugadores. El martes llega el Wolfsburgo en copa. "Las rotaciones son muy importantes en este tipo de partidos", comentó un Ancelotti que no tuvo ningún problema en reconocer que aún hay margen de mejora: "Queremos y podemos jugar aún mejor que últimamente".

Noticias