presentada por
Menú
En Madrid con Lewandowski

¡Ahora más que nunca! El Bayern quiere pasar "a toda costa a la semifinal"

El estadio Santiago Bernabéu. Un lugar mágico. Los corazones del fútbol laten más rápido aquí, aquí se da cita lo máximo del fútbol mundial, se marcan goles de ensueño, a veces incluso antes del pitido inicial, todo parece posible aquí - para los habitantes de la casa, el Real Madrid, pero también para los visitantes, el Bayern de Múnich. Y esa es la intención: lograr el martes en el coliseo español (20:45 CEST) darle la vuelta al 1-2 del partido de ida.

"Todo puede pasar en el fútbol" sabe Thomas Müller de primera mano, y con esa mentalidad acuden los muniqueses al clásico europeo. "Lo vamos a dar todo. ¡Todavía no se ha terminado!" sentenciaba David Alaba poniendo voz al Bayern, que quiere "echar toda la carne en el asador" en el Bernabéu "para conquistar el éxito". Inmerso en la caldeada atmósfera, Alaba reclamaba "valor y fe en nosotros mismos - eso será muy importante. Tenemos que mantener la calma y trasladar al campo nuestras fortalezas." El austriaco está seguro: "Lo podemos conseguir."

Es algo de lo que también está convencido Karl-Heinz Rummenigge. "El equipo tiene un carácter estupendo" dijo el ex delantero, "al Bayern de Múnich se lo conoce por eso, por afrontar estos partidos con una voluntad extraordinaria." Tras el 1-2 en el partido de ida, los muniqueses necesitan este martes hacer "un partido estupendo y quizás también algo de suerte." Rummenigge prometía antes del despegue: "Vamos a dar lo máximo de nosotros. Sería estupendo que el equipo pudiera darle la vuelta."

Lewandowski está de vuelta

Tenemos que ser valientes para meternos en la boca del lobo con el vigente campeón - el Bayern tendrá que mantener el equilibro en la capital de España. "Lo mejor sería adelantarnos en el marcador. Entonces sólo necesitaríamos un gol más. Pero no tiene que ser a los 10 minutos" advertía Philipp Lahm de los peligros de romper el 0-0 demasiado pronto. El capitán sabe: "Tenemos 90 minutos." Müller opinaba: "Sabemos que partimos en desventaja, pero no se trata de nada imposible." Y Manuel Neuer decía: "Está siempre en nuestras posibilidades marcar dos goles, también en poco tiempo – sin importar el rival."

En lo que a hacer diana se refiere, el Bayern puede contar con la ayuda de Robert Lewandowski. El delantero se perdió el partido de ida por una contusión en el hombro. "Es estupendo que pueda volver a jugar, nos da mucha confianza" afirmaba Carlo Ancelotti sobre la presencia del punta, al que también alegra a sus compañeros. "Es un killer ante la portería, le hemos hechado de menos" dijo Manuel Neuer del regreso del polaco. Todavía es incierta la participación de Jérôme Boateng y Mats Hummels, que han viajado con el grupo. "El entrenamiento final es decisivo" dijo Ancelotti, "tienen que poder trabajar con el balón." Con el paso del tiempo iremos sabiendo si son ellos o por contra David Alaba o Joshua Kimmich los que ocupan el centro de la defensa.

El Madrid sin Bale

"Sin importar quien juegue, será un gran choque" decía el presidente Uli Hoeneß refiriéndose a que la situación en la enfermería no sería decisiva. "Todos tienen la calidad y están preparados para jugar unos cuartos de final de Liga de Campeones" decía Lahm con "confianza" en toda la plantilla. "El equipo que salte al campo va a intentarlo todo." Neuer estaba en la misma onda: "No importa quien salte al césped, la motivación es muy alta. ¡Queremos entrar en la semifinal a toda costa!"

Pero habrá al menos un cambio en las filas del Real Madrid. Gareth Bale, que abandonó el partido de ida lesionado, tiene molestias musculares y no llegará a tiempo para el duelo del martes por la tarde. Los defensas centrales Pepe y Raphael Varane tampoco podrán jugar. El entrenador del Madrid, Zinédine Zidane, es optimista porque "con nuestro equipo, podemos crear problemas a cualquiera." El Bayern ya tiene en cuenta al tres veces Jugador Mundial de la FIFA: "Sabemos que será complicado."