presentada por
Menú
Fin a la temporada contra el Friburgo

Ancelotti desea una victoria para cerrar el curso

La de hoy fue una sesión de entrenamiento muy especial para Carlo Ancelotti y cía. No lo fue por tratarse del último entrenamiento previo a al choque contra el Friburgo (sábado 15:30h CEST), el último partido de la temporada, sino por se el último entrenamiento de dos grandes estrellas de este deporte: Philipp Lahm y Xabi Alonso. Tras la sesión de trabajo, los directivos y trabajadores del club despidieron a ambos con un pasillo sobre el césped del campo principal de la Säbener.

También hubo aplausos y abrazos para Tom Starke y el técnico asistente Hermann Gerland. Ambos también se retiran del primer equipo y se incorporarán ahora a la estructura del club. "Ha sido un día muy emotivo", recalcó Ancelotti en la rueda de prensa. "Estoy orgulloso de haberlos entrenado. Pero también estoy un poco triste, perdemos a dos jugadores muy importantes".

"Queremos ganar"

Pero este sábado aún estarán disponibles ante el Friburgo. Aunque el título liguero ya es una realidad, el técnico italiano quiere cerrar el curso con buen sabor de boca, es decir, ganando. "Se trata del último partido de Lahm y Xabi Alonso, queremos ganarlo. Nos enfrentamos a un rival duro que quiere jugar la próxima temporada en Europa“, indicó el entrenador de 57 años.

El Friburgo llega a Múnich como 6º clasificado, logrando un empate aseguraría la 7ª plaza. No cabe duda, el once de Christian Streich saldrá motivadísimo al terreno de juego. "Queremos mostrar por qué estamos ahí arriba", señaló un Streich que no podrá contar con Onur Bulut.

Primero máximo artillero, luego la celebración

Pero una victoria también supondría mucho para el Bayern. Por ejemplo, sería la primera temporada sin derrotas como local desde la 2007/08. Los 82 puntos supondrían la 4ª mejor puntuación de la historia de la Bundesliga. Además, Robert Lewandowski se juega ser el máximo artillero de la liga. Con 30 dianas, lidera por delante de Pierre-Emerick Aubameyang (29).

"Lewandowski ha jugado una magnífica temporada, nos alegraría mucho que fuera el máximo goleador", resaltó Ancelotti. Un motivo más para celebrar junto con la recepción del título liguero en el centro del campo. El capitán Lahm será el encargado de elevarlo al cielo muniqués. Y luego, llegará la tradicional ducha de cerveza...

"Tengo un problema, no puedo correr, mi rodilla está fatal", adelantó el técnico sonriendo, el técnico italiano no teme a sus jugadores: "Está todo permitido, estoy preparado".

Noticias