El Bayern se prepara para Madrid

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

A más de uno no se le fue por completo de la cabeza el partido de Liga de Campeones contra el Real Madrid, sin embargo el Bayern volvió a demostrar el sábado por la tarde que puede concentrarse en la tarea que tiene por delante aquí y ahora. Con un 4-1 (1-0) venció un Bayern con ocho cambios en la alineación al Eintracht Frankfurt, dejando intacta la confianza de los muniqueses. Buena ayuda para ello ofrecieron cuatro jóvenes que debutaron de un modo notable en el Allianz Arena.

"En el autobús estaba temblando" admitió el central Lukas Mai, que tras su debut con el primer equipo la pasada semana en Hanóver ha firmado un contrato como profesional esta semana y jugó por primera vez como local. "Cuando uno sale ahí y ve a las 75.000 personas es algo bien distinto". Allí estuvieron también Franck Evina, Meritan Shabani y Niklas Dorsch, que jugaban su primer partido oficial con el primer equipo del Bayern.

"Estoy extremadamente orgulloso" se alegraba Dorsch tras el partido, en el que el Bayern se había adelantado en el minuto 43 merced a un gol suyo. Con ello el de 20 años se convirtió en el primer alemán desde Thomas Kastenmaier (1989) en marcar en su primer partido oficial con el Bayern. La asistencia fue de Sandro Wagner. "Me dijo, 've al área y te la paso en horizontal'. Como se comenta a veces antes del partido" aclaró Dorsch. Y el asistente opinaba: "Es un joven jugador, quería que tuviese la experiencia del éxito. Y ha salido bien".

Salihamidzic está "orgulloso de los jóvenes"

"Estoy muy orgulloso de los jóvenes" decía el director deportivo Hasan Salihamidzic deshaciéndose en elogios hacia los cuatro jóvenes. "Hemos visto que tenemos buenos jugadores jóvenes. Han sabido aprovechar su oportunidad. Mis elogios también a nuestros entrenadores en los escalafones inferiores, que luchan desde hace años por enseñar a nuestros chicos. Esto da muestras del valor de su trabajo". Niklas Süle también expresó su respeto a los nuevos talentos: "no es fácil rendir de esa manera ante 75.000 espectadores".

La victoria también es importante de cara al complicado duelo del partido de vuelta de semifinal de Liga de Campeones en casa del Real Madrid. "Era importante mostrar una reacción tras el partido del pasado miércoles" opinaba Sandro Wagner, que tras asistir el 1-0 marcó él mismo el 2-0. Con Rafinha (87') y Süle (90') fueron dos los zagueros que probaron las mieles del gol, "ahora viajaremos a Madrid con una sensación positiva" sentenció el autor del cuarto gol. "En el partido de ida vimos que no debemos escondernos. Será un partido muy complicado, pero tenemos la calidad necesaria para lograrlo".

"Queremos darle la vuelta a toda costa"

"Las últimas dos jugadas fueron una auténtica inyección de endorfinas" se alegró Thomas Müller sobre los goles de Süle y Rafinha poco antes del final, los cuales vio en el banquillo, como el resto del partido. "Todos sabemos que tenemos que hacer un gran partido, pero todos sabemos también lo que nos jugamos. Ese espíritu positivo es lo que tenemos que llevarnos a Madrid". Wagner apela al espíritu de equipo - y está deseando comenzar el partido en el Santiago Bernabéu: "Nos hemos jurado que lo vamos a dar todo. Estoy deseándolo. ¡Si por mi fuera, jugaría ahora mismo!"

"El que no esté ansioso ya es porque no lleva mucho fútbol dentro" decía Joshua Kimmich con ganas de afrontar el reto. Queremos darle la vuelta a toda costa. ¡Tengo muchísimas ganas!". Entretanto, Müller anunciaba que el Bayern irá al partido con espíritu constructivo. "Queremos jugar hacia adelante con valor. Queremos deshacernos de una vez del toque de respeto que siempre mostramos en estos partidos. Entonces haremos pasar los balones sobre la línea de gol". Y es que Müller aún no le ha marcado un gol al Real Madrid en toda su carrera, por lo que decía el bávaro: "Va siendo hora".


Comparte este artículo