Süle: "Ha sido un gran avance en mi carrera"

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

El 7 de abril de 2018 es una fecha que seguramente Niklas Süle no olvidará nunca; fue el día que cumplió con uno de sus mayores sueños. Con la victoria por 1-4 sobre el FC Augsburg el FCB se aseguró el título de Bundesliga a falta de cinco jornadas por disputarse y Süle conquistó su primera liga alemana.

"Es realmente un gran día para mí. Es el título más grande en el fútbol alemán, lo que requiere muchos años de duro trabajo", describió el defensa en aquel momento. Con 14 años abandonó el hogar familiar para comenzar a luchar por su sueño de dedicarse profesionalmente al fútbol. El pasado verano abandonó el Hoffenheim y fichó por el Bayern; unos meses más tarde, llegó el primer y anhelado gran título.

"Soy muy feliz. Y aún estoy más contento por haber podido aportar mi parte a esta temporada y haber podido jugar tanto", explicó Süle. Muchos expertos dudaban de que eso fuera a ser así, dada la elevada competencia por el puesto con Javi Martínez, Mats Hummels y Jérôme Boateng. Sin embargo, esta torre de 1,95 metros disputó 42 de los 53 partidos oficiales de la temporada, con convincentes actuaciones.

Mucha confianza

El campeón de la Copa Confederaciones de 2017 tuvo que adaptarse a la dimensión del Rekordmeister. "La presión en el Bayern es distinta, tanto a nivel mediático como interno", explicó. "Además, hay que acostumbrarse al nivel de los entrenamientos, todo va más rápido". Süle se aclimató rápidamente y, en sus propias palabras, ha realizado "un gran paso y un gran avance" en su carrera.

De modo que no es de extrañar que Süle haya sido incluido en la convocatoria de la selección alemana para el Mundial. Ahora en la concentración en Eppan (Tirol del Sur, Italia) tiene que demostrar de nuevo sus condiciones para entrar en el seleccionado final de 23 hombres que viajará a Rusia. "Somos muchos para el puesto, no lo tendrá fácil el seleccionador", contestó el jugador cuando se le inquirió sobre sus posibilidades de disputar finalmente el Mundial. En ese sentido, el 7 de abril de 2018 ejerce como potente acicate de su confianza en sí mismo. "Para no responderte de forma diplomática: Por supuesto que doy por hecho que estaré en Rusia". Sería otro sueño hecho realidad este año para Niklas Süle.


Comparte este artículo