El Bayern da un golpe de efecto "en el momento adecuado"

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

¡Vacaciones! Una vez terminó el encuentro en Fráncfort los hechos se sucedieron muy rápido. Apenas 15 minutos más tarde de que el árbitro pitara el final en el Commerzbank-Arena gran parte de la plantilla del Bayern se despidió y comenzaron unas merecidas vacaciones de Navidad. La prisa también azuzaba a los miembros de la expedición que tenían que tomar el vuelo de vuelta a Múnich. Los últimos deberes antes de la pausa de invierno estaban hechos: el Bayern acababa de vencer con superioridad en casa del Eintracht Frankfurt con un 0-3 (0-1 al descanso).

"Lo de hoy ha sido una importante llamada de atención", alabó Karl-Heinz Rummenigge, director gerente del club. La primera vuelta acaba con el Bayern en segunda posición a seis puntos del primero en la tabla, el Borussia Dortmund. "Estamos ahí, somos segundos, nuestro objetivo antes del partido. No hemos permitido que la distancia hasta el Dortmund aumentara. Todo lo contrario, hemos recortado en dos la diferencia de goles", resumió Rummenigge. "El equipo lo ha hecho muy bien".

Última parada del año: Fráncfort

Niko Kovac también se mostró satisfecho con el rendimiento del club. "Hemos empezado muy bien, después tuvimos que superar una etapa complicada, y ahora hemos vuelto a hacer buenos partidos", explicó el entrenador del Bayern desde su antiguo lugar de trabajo. La victoria en Fráncfort fue la quinta consecutiva, en cuatro de ellos sin encajar gol en contra. "Se puede ver dónde está ahora el equipo. Los últimos partidos fueron muy buenos. Así es el Bayern".

Para el último partido del año, ante el vigente campeón de la Copa Alemana y además su exequipo, Kovac tuvo que afrontar diversas bajas en su plantilla: Renato Sanches cumplía suspensión por acumulación de tarjetas y Serge Gnabry sufría un desgarro muscular, a los que se sumaron a última hora Leon Goretzka y Mats Hummels. Con tanto solo cuatro jugadores de campo en el banquillo, dos de ellos jóvenes promesas de la cantera, el Bayern superó una dura prueba ante un Eintracht Frankfurt que llegaba en buen estado de forma y que generó en los primeros compases un par de ocasiones de verdadero peligro.

"Es divertido volver a estar a tiro".

Thomas Müller, sobre la distancia de seis puntos respecto al Borussia Dortmund

"En los primeros 20 minutos no jugamos como yo esperaba", analizó Kovac. "Después lo hicimos mucho mejor. Hemos movido rápido la pelota con pocos toques, para que el rival no nos pudiera presionar". El veterano Franck Ribéry, que ya marcó el gol de la victoria contra el RB Leipzig en la pasada jornada, adelantó al equipo antes del descanso (minuto 35).

En la segunda parte el Bayern controló el encuentro y apenas concedió ocasiones en defensa. El FCB hizo un juego inteligente y aprovechó su veteranía. De nuevo Ribéry (79') y Rafinha (89') se encargaron en la recta final de que los tres puntos se fueran a Múnich. "Ha sido un partido atractivo para el espectador. El Eintracht Frankfurt es un equipo que asume muchos riesgos", razonó Thomas Müller, que valoró el encuentro como un golpe de efecto "en el momento adecuado".

Dos días antes de Nochebuena el Bayern se autoregaló tres puntos en Fráncfort y afronta con optimismo la segunda vuelta. La plantilla dispondrá de 13 días para descansar y el día 4 de enero comenzará una concentración en Doha. "Hemos comenzando una racha positiva en los últimos partidos. Es divertido volver a estar a tiro [del Dortmund]. Nuestro objetivo es preparnos bien para cumplir con nuestros partido y mantener una presión permanente sobre los rivales", avanzó Müller. Nada más pronunciar estas palabras, el jugador se apresuró a tomar su autobús, deseando antes "feliz Navidad".


Comparte este artículo