Un doblete del galo dispara el entusiasmo en el Bayern

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Las ganas de todo el Bayern por disfrutar de unas merecidas vacaciones de Navidad, con el broche del 0-3 en Fráncfort, eran evidentes. Sin embargo, Franck Ribéry quizá estuviera tentado de prolongar un poco la primera vuelta si tuviera poderes especiales. El francés, de 35 años de edad, se encuentra en plena forma y en las últimas semanas anotó cuatro goles en tres encuentros de Bundesliga, dos de ellos este sábado en casa del Eintracht Frankfurt.

Ribéry resultó decisivo en el exitoso cierre de año del Bayern. "Franckie fue el mejor jugador del partido", le elogió Hasan Salihamidzic. "Hoy estuvo impresionante, no solo por sus dos goles. Todo lo que hizo le salió bien". Un vistazo a las estadísticas corroboran las alabanzas del director deportivo del club. Ribéry recorrió 10 km, una distancia considerable, y fue el jugador del Bayern que más balones divididos afrontó, lo que supuso que se impusiera en muchas y que tuviera que ser atendido en varias ocasiones por los servicios médicos.

Un doblete de récord

A pesar de la dureza del partido en términos físicos Ribéry no se vio superado por las exigencias del guion. El 42 por ciento de los ataques del Bayern se realizaron por su banda izquierda y fue, por detrás de David Alaba (32), el segundo jugador del FCB que más esprints acometió (31). Carreras como la del minuto 79, cuando Ribéry se lanzó a toda velocidad hacia el área del Frankfurt y, tras una pared con Joshua Kimmich, se plantó solo ante el guardameta local Kevin Trapp. Su disparo dio en la madera antes de entrar, igualmente el 0-2 resultó completamente merecido.

Este gol que hemos descrito fue el segundo de la tarde para el francés, quien en el minuto 35 había adelantado al Bayern tras una asistencia de Lewandowski. Este doblete es el décimo que firma en su carrera en la Bundesliga y, con 35 años y 259 días, Ribéry se convirtió en el jugador del Bayern de más edad en anotar más de un gol en un partido de Bundesliga. En Fráncfort dejó patente que su veteranía no es un problema.

"Amo al Bayern, y el Bayern me ama a mí".

Franck Ribéry

"Chapeau, monsieur Ribéry. Creo que ayer cumplió 22 años", bromeó Thomas Müller. Para Rummenige, que tenga 35 años no supone un problema. "No hay jugadores viejos, solo jugadores buenos y menos buenos. Y tal como hemos visto esta semana, Franck sigue siendo un jugador muy bueno", razonó.

"Franck es fantástico", expresó Kovac con entusiasmo. "Lo que hace en los entrenamientos, en los partidos, todo lo que siempre hace fuera del campo". Precisamente esa es la clave de que todo le marche tan bien a Ribéry. "Cuando estoy en el campo, doy el 100 por 100 por el equipo y el club. Casi llevo 12 años aquí. Amo al Bayern y el Bayern me ama a mí", declaró Ribéry tras el encuentro.

El galo tenía muchas ganas de que lleguera Navidad. "Ahora hay que disfrutar de las vacaciones, lo necesitamos. Trabajo mucho, este año no he tenido ninguna lesión. Espero que el año próximo tras las vacaciones siga así. Cuando empiece 2019 tenemos que volver a trabajar". Ribéry tiene grandes objetivos ante sí. Con su estado de forma, todo parece alcanzable.