presentada por
Buscar Fill-1
Menú
"No podría ser mejor"

El Bayern celebra su 7º campeonato de liga consecutivo

Increase font size Text size

Corentin Tolisso bailó con la Ensaladera del campeonato de liga en sus manos, incluso Alphonso Davies quiso mostrarse con el objeto de deseo y el máximo goleador Robert Lewandowski también demostró su capacidad para moverse en la pista de baile. Pocas horas después de que el Bayern lograra su 7º campeonato de liga consecutivo con un triunfo por 5-1 en el final de la temporada contra el Eintracht Frankfurt, jugadores, entrenadores y responsables del campeón récord celebraron la victoria por el título ganado.

Después de la ceremonia oficial por el campeonato en el abarrotado Allianz Arena y la obligatoria ducha de cerveza, la celebración privada del equipo tuvo lugar en Nockherberg, donde el recién coronado campeón se mostró por primera vez a los aproximadamente 2.000 aficionados que ya estaban esperando a sus ídolos en el balcón del Biergarten de la Paulaner. Bajo el sonido de "Stern des Südens" presentaron la Ensaladera del campeonato y el cañón de goleador de Lewandowski.

"Fue sin duda una temporada emotiva", dijo el presidente de la junta, Karl-Heinz Rummenigge, un poco más tarde en su discurso en el salón de baile decorado festivamente. El partido contra el Frankfurt lo denominó Rummenigge como "altamente emotivo". Si hubieras escrito un guión hoy, podrías haberlo filmado en Hollywood". Al final, todos estaban felices. "Si te conviertes en campeón de liga en la 34ª jornada, entonces todos pueden estar satisfechos. No podría ser mejor".

"Fue importante para nosotros creer que teníamos la motivación y la actitud correcta para la segunda vuelta. Lo hemos demostrado hasta el día de hoy. Dejamos atrás la primera vuelta y miramos hacia el futuro. Lo dimos todo y nos matamos a trabajar. Ahora tenemos la Ensaladera y queremos ganar la copa la próxima semana", fue el breve resumen del capitán Manuel Neuer, quien lamentablemente se perdió el último partido de la temporada después de su lesión en el gemelo.

Rummenigge agradeció en su discurso a todos los que contribuyeron a ganar el campeonato número 29, especialmente al entrenador Niko Kovac. "Esta fue tu primera temporada, si te conviertes en campeón de liga, esto es la felicidad, felicitaciones por ello". Y, por supuesto, Rummenigge también encontró las palabras adecuadas para el trío saliente: Arjen Robben, Franck Ribéry y Rafinha, que ya por la tarde se despidió en el Arena. "Creo que hoy experimenté en el estadio la cosa más emotiva que he experimentado en el Bayern de Múnich", admitió Rummenigge.

Un día lleno de alegrias, emociones y sentimentalismos

Como un "maravilloso fichaje" describió el directivo la llegada de Rafinha a Múnich en el verano de 2011, "cada entrenador, cada miembro del equipo ha dicho que es el hombre más importante en el vestuario". Ribéry y Robben fueron denominados por Rummenigge "los mejores extremos que hemos tenido en Europa en la última década". Robben ya estaba "caliente toda la semana como el aceite holandés" en el final de temporada. Y Ribéry fue  desde la primera jornada de 2007 "el héroe del Allianz Arena. Él ha permanecido hasta nuestros días. Creo que la conexión Franck Ribery/Bayern de Múnich nunca terminará".

Y así terminó un día lleno de emociones, lleno de alegría por la decisión del título más emocionante en diez años y lleno de sentimentalismo por la próxima despedida de tres personalidades de jugadores, en una bulliciosa fiesta por el campeonato que duró hasta altas horas de la noche con mucha música y baile. Solo el martes, Kovac reunirá a su equipo nuevamente para prepararse para la final de la Copa contra el RB Leipzig. "Trabajaremos duro de nuevo la próxima semana. Queremos conseguir el doblete", anunció Kovac.

Noticias