Fritz Scherer: "El Bayern me fascinó al instante"

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Créditos de la foto: Manuel Nieberle

Bajo la presidencia de Fritz Scherer el Bayern se proclamó campeón de la Bundesliga en 1987. Nacido en Augsburgo, solicitó ser socio del club hace 49 años, justo después de vivir su primer partido del Bayern. Desde 1979 ejerció de tesorero del club y de 1985 a 1994 fungió como presidente. El 16 de febrero celebra su 80.º cumpleaños. ¡Felicidades y gracias por todo!

Entrevista con Fritz Scherer

**Señor Scherer, ¿cuántos de sus 80 años le pertenecen al Bayern?
Fritz Scherer: "Pues 49. En 1971 me mudé a Starnberg [afueras de Múnich] tras finalizar mis estudios en Augsburgo. Después de mi primera visita al Bayern solicité inmediatamente ser socio. En esa época el equipo famoso en Múnich era el TSV 1860. Pero a mí me fascinó el Bayern al instante".

Uli Hoeneß y Fritz Scherer comenzaron su andadura en el Bayern en 1979. Foto con el entonces presidente Willi O. Hofmann y el vicepresidente Karl Pfab.

En 1979 se convirtió en tesorero del club. A la vez que usted comenzó Uli Hoeness como una especie de mánager.
Scherer: "Buena descripción. Entonces en el fútbol no había "mánagers". Uli implantó dicho concepto como nadie. En la actualidad doy charlas de vez en cuando y siempre cuento que el Bayern de entonces tenía un volumen de negocio de doce millones de marcos, unos seis millones de euros. La gente siempre se ríe. Fue una época emocionante, crecimos mucho. El Bayern tenía entonces una deuda de ocho millones de marcos".

**El Bayern con deudas, suena extraño en la actualidad.
Scherer: "Fue una carga enorme. Uli, que es suabo, y yo, que soy medio suabo, hicimos un juramento: ¡El Bayern nunca más se endeudará! Poco a poco fuimos implimentándolo. Uli se las arregló para traer la calma y formar un equipo poderoso".

Foto: Manuel Nieberle
¿Podría imaginarse que el FCB tuviera que volver a ahorrar?
Scherer: "No, la verdad es que no puedo imaginármelo. Primero, las reservas son enormes. Las finanzas están saneadas, el estadio pagado; solo unos pocos equipos de Europa pueden decir lo mismo. Lo segundo, está en buenas manos el club. El Bayern nunca cometerá locuras en el mercado de fichajes".

Si hoy fuera tesorero del club, ¿le sudarían las manos al tener que autorizar un fichaje de cien millones de euros?
Scherer: "Estas cifras me sorprenden. Especialmente porque hay once jugadores en el campo, no solo una estrella de cien millones. Pero también hay que ponerlo en perspectiva, no se puede pasar por alto: antes dos millones de marcos eran una locura, porque el club solo tenía cinco millones en total".

¿Qué preferiría ser hoy: presidente o tesorero?
Scherer: "Sería divertido, pero honestamente no podría asumirlo ahora. Esos son trabajos que requieren dedicación a tiempo completo".

Durante su presidencia el Bayern se encaramó al balcón del ayuntamiento para celebrar cinco ligas y en 1987 se convirtió en el club más laureado de Alemania con diez títulos de Bundesliga. En la imagen, de 1989, se ve a </em><em>Uli Hoeneß (mánager), Jupp Heynckes (entrenador) y Egon Coordes (entrenador asistente).

En 1984 sucedió a Willi O. Hoffmann, apodado "Willi Champagne". Con usted también corrió el champagne gracias a los títulos conseguidos; con usted el FCB se proclamó Rekordmeister en 1987.
Scherer: "Estábamos todos tan emocionados que era inimaginable. Sobre todo porque éramos conscientes del camino que dejábamos atrás con las deudas y las turbulencias. Después nos siguió yendo bien".

¿Cuáles fueron sus golpes maestros? ¿Tenía algún jugador favorito?
Scherer: "Me gustaban todos los jugadores que teníamos. Siempre dije que el éxito lo logran once jugadores, no solo uno".

¿Cuál es el mayor desafío que afronta Herbert Hainer, nuevo presidente del Bayern?
Scherer: "Siempre tiene que mirar al futuro. La situación finanaciera cada vez es más dramática. El Bayern debe preguntarse hasta qué punto quiere participar en ello y qué alternativas tiene para mantenerse entre los más grandes de Europa. Estoy convencido de que Herbert Hainer es la persona adecuada".

En 1994 Franz Beckenbauer tomó el testigo a Scherer como presidente del club. En la imagen se ve a ambos en la Junta Anual General de 1004.

¿Va a menudo al Allianz Arena?
Scherer: (reflexiona ) "Creo que desde 1971 me he perdido como máximo diez partidos en casa. Me emociona estar en la grada eomo en el primer día. Cuando era presidente siempre viajaba con el equipo. Solo en una ocasión no lo hice, en una primera ronda de la Pokal en casa del Weinheim de cuarta división. Les dije de broma: 'No me necesitáis'. El equipo perdió". (ríe)

¿Qué deseo pide como cumpleañero para usted y para el Bayern?
Scherer: "Para mí es sencillo: mantenerme con salud. Y para el Bayern y sus aficionados deseo que el equipo se mantenga arriba. Soy optimista en ese sentido".


Temas de este artículo

Comparte este artículo