Partidazo entre Bayern y Leipzig con final de infarto

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Corre el quinto minuto del tiempo de descuento entre el Bayern y el RB Leipzig. Arjen Robben comienza a driblar en el carril derecho y engaña a Marvin Compper con su primera finta. En el área también se deshace de Stefan Ilsanker y luego pone el balón perfectamente por encima del portero Péter Gulácsi. ¡4-5 para el Bayern! ¡Qué golazo, qué victoria, qué partido!

Un gol que solo Arjen Robben puede marcar. Convénzase a sí mismo:

Partido para los libros de historia

En realidad ya no se jugaban nada, pero lo que el FCB y el RB hicieron el 13 de mayo de 2017, fue un verdadero espectáculo. "Un partido loco", dijo Robert Lewandowski después, casi sin palabras. Los aficionados no deberían olvidar este partido tan rápidamente.

Rápido inicio

¡Ninguna posibilidad! Tom Starke sustituyó a los lesionados Manuel Neuer y Sven Ulreich e inmediatamente encajó un gol en el primer balón que llegó a su portería.

Los muniques llegaron a la jornada 33 ya como firmes campeones y también el RB tenía asegurado su segundo puesto. Ambos equipos estaban decididos a ganar el prestigioso duelo, lo cual estaba claro desde el principio. Marcel Sabitzer (2') puso a los sajones por delante con la primera oportunidad, Lewandowski (17') igualó rápidamente.

El Leipzig por delante con dos goles

Muchas oportunidades y gran fútbol. El duelo entre el primero y el segundo ofreció todo lo que los fans esperaban. Lamentablemente, e remate de Thiago no entró en la portería.

Ambos equipos jugaron por la victoria y mostraron un fresco fútbol de ataque. "En la primera mitad fue de ida y vuelta. Para los espectadores ciertamente algo hermoso", dijo el capitán Philipp Lahm tras el pitido final. Numerosas acciones en las áreas, de las cuales el equipo local pudo sacar más provecho por el momento, fueron el resultado. Timo Werner (29') y Yussuf Poulsen (47') llevó al Leipzig a una ventaja de 3-1.

Lewandowski mete de nuevo al FCB

Lewandowski anotó dos veces y aumentó su cuenta de goles a 30. Al final de la temporada terminó segundo detrás de Pierre-Emerick Aubameyang (31 goles) en la lista de goleadores.

Los bávaros se metieron otra vez en el partido con un cabezazo de Thiago (60'), pero Werner (65') restauró rápidamente la ventaja de dos goles. El equipo de Múnich no quiso dejar pasar esto y por eso los muchachos de Ancelotti se fueron a por un verdadero asalto. En el tiempo reglamentario de partido, Lewandowski (84'), después de algún intento que se estrelló contra el palo, marcó su segundo gol, .

Golazo de Alaba para empatar

Por toda la escuadra. El libre directo de David Alaba en el 4-4 fue un poema.

Y con el 3-4, David Alaba estaba listo para un libre directo en el primer minuto del tiempo descuento. El austriaco corrió y golpeó la pelota desde más de 20 metros directamente a la escuadra. Imparable para el arquero, ¡un absoluto golazo de falta para hacer el 4-4! Pero eso no fue todo, porque la gran actuación de Arjen Robben estaba por venir.

Con gran carácter hasta la victoria

Mr. Wembley puso la guinda del pastel con su irresistible jugada en solitario. Los bávaros celebraron con razón una increíble victoria, que se debió principalmente a la mentalidad del equipo. "Fue una locura. Ambos querían mostrar quién es el mejor"; dijo Thomas Müller en pocas palabras. Este partido lo dejó claro una vez más: que hermoso puede ser el fútbol.

En 2001, los fans del Bayern experimentaron un verdadero partido de infarto en el sprint final del campeonato, en el que Alexander Zickler marcó un auténtico golazo:


Comparte este artículo