Niklas Süle: "Volveré más fuerte"

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Durante meses, Niklas Süle ha estado luchando diariamente por su regreso, y lentamente está viendo la luz al final del túnel. En una entrevista, el joven de 24 años habla sobre su rehabilitación en la desierta Säbener Straße, sobre el aplazamiento de la Eurocopa y sobre gran objetivo de convertirse en el mejor defensa central del mundo. La entrevista completa está disponible en la revista "51".

La entrevista con Niklas Süle

Niklas, has estado en la Säbener Straße casi todos los días, incluso durante la restricción de salida por el Corona: ¿Fue realmente extraño estar tan solo?

Sí, un poco. A veces sólo estábamos cuatro allí, el aparcamiento subterráneo estaba completamente vacío. Sin embargo, trabajamos bien y concentrados. A mi lado sólo estaba Ivan Perisic, que también hacía la rehabilitación después de su operación de tobillo. Así que al menos un compa ñero con el que podía hablar de otras cosas. En general, todo está en orden. Todos en mi familia están sanos, estoy en la recta final con mi entrenamiento de rehabilitación - aunque es un momento difícil ahora mismo, me siento bien.

Una crisis también puede tener aspectos positivos; por ejemplo, tienes más tiempo para tu regreso.

La situación es difícil, esta pandemia ha alcanzado una escala sin precedentes para todos nosotros. Pero estaría mintiendo si no admitiera que he ganado un tiempo importante de rehabilitación. Estoy seguro de que hubiera disputado el Campeonato de Europa con el calendario normal, pero la ventana de tiempo se hizo más grande.

Es la segunda rotura del ligamento cruzado en la rodilla izquierda. ¿Cómo lo llevaste?

El hecho de que fuera mi segunda rotura del ligamento cruzado nunca me importó. Al contrario: sabía lo que se avecinaba y que ya lo había dominado todo. Siempre he sido un tipo positivo. Y el hecho de que fui operado el primer día por el profesor Fink en Innsbruck fue importante para la psique. No esperes mucho tiempo. . . vamos. Si algo malo sucede, intento sacar lo mejor de ello, ya sea en el deporte o en mi vida privada. Por supuesto que también tuve días en la rehabilitación donde me hubiera gustado quedarme en la cama en casa. Especialmente cuando no había ningún progreso visible en ese momento. Pero siempre estuve motivado y seguí adelante, también gracias a nuestros fisios y entrenadores.

Cuando llegaste a Baviera, dos campeones del mundo se presentaron ante ti: Jérôme Boateng y Mats Hummels. Luchaste por tu puesto tan rápidamente. ¿Estás empezando de nuevo el papel de perseguidor o tienes una posición diferente?

No es que hubiera empezado de cero. Aunque sabía quién estaba delante de mí, pensé que podía presionarme a mí mismo. Nunca me ha faltado confianza en mí mismo, de lo contrario no me habría venido al Bayern. Soy cien por cien de la opinión de que volveré fortalecido después de la rehabilitación. Me tomaré mi tiempo, pero no tengo ninguna duda.

¿Dirías que ya eres un veterano, o que todavía tienes que aprender?

Nunca dejas de aprender, pero como internacional y en tres años con el Bayern pude ganar experiencia al más alto nivel. Ya no me considero un talento. Cumpliré 25 años en otoño, mi objetivo ahora es ser un líder. No soy de los que alza la voz, pero me llevo muy bien con todos los del equipo y por lo tanto puedo aportar mi granito de arena al ambiente dentro del equipo. No soy el tipo de capitán que son Manuel Neuer y Thomas Müller o que Joshua Kimmich será seguramente algún día. Pero quiero seguir adelante con rendimiento y ayudar al equipo con mi lenguaje corporal.

Una vez dijiste que querías ser el mejor central del mundo, y estabas en un muy buen camino. Nuevo comienzo, ¿verdad?

Virgil van Dijk se fue a Liverpool a los 27 años y dio el paso para convertirse en el mejor defensor del mundo. Ahora está en la cima con poco menos de 30. Como central, tienes la mejor fase a partir de mediados los 20: tienes la experiencia y la claridad necesarias, y al mismo tiempo estás en buena forma física. Quiero dar el siguiente gran paso en los próximos dos o tres años. Y cuando la gente diga luego que soy uno de los mejores del mundo, me alegraré. Ese es mi objetivo.

A diferencia de van Dijk, ni siquiera tienes que cambiar de equipo...

Exactamente. En Southampton no todos lo tenían a la vista, y el Liverpool podría darle otro impulso. En el Bayern tengo todas las opciones. Trabajaré duro en mí mismo, entonces depende totalmente de mí si me convierto en uno de los mejores defensas centrales del mundo o no.

La entrevista completa con Niklas Süle y mucho más se puede encontrar en el número de mayo de nuestra revista "51".


Temas de este artículo

Comparte este artículo