El último paso a la legendaria final en Milán

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

9 de mayo de 2001, 20:45 hora local. El árbitro Kim Milton da inicio al partido de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones entre el FC Bayern München y el Real Madrid. El conjunto muniqués apostó por volcarse ofensivamente y no quiso confiarse, a pesar de que en la ida en Madrid el FCB venció por 0-1. Giovane Élber y Mehmet Scholl fueron los grandes protagonistas de la noche y solo una excelente actuación de Íker Casillas, el guardameta merengue, evitó un resultado mayor. El Bayern no tardó ni 10 segundos en disponer de su primera ocasión; la antesala de lo que estaba por venir.

Sin tregua

El disparo de Scholl no fue sino la primera ocasión clara en una turbulenta primera etapa del partido. Ni dos minutos pasaron y Casillas detuvo de nuevo una oportunidad del Bayern: pase en profundidad desde su campo de Owen Hargreaves para Élber (que marcó el único gol en la ida), que se topó con el cancerbero español.

Presión

El 1-0 se produjo en una extraña jugada en el área del Real Madrid. Élber se llevó el gato al agua.

En dos ocasiones había tenido la afición del estadio olímpico muniqués el gol en los labios; finalmente en el minuto 8 pudo cantar un gol. Tras un saque de esquina Jens Jeremies disparó a puerta. Michel Salgado, defensa del Madrid, despejó el chut y lo mandó al poste, pero Élber aprovechó la confusión de la jugada y con la cabeza anotó el primer tanto de la noche. El Madrid estaba obligado a reaccionar y dio un paso al frente. Diez minutos más tarde Luis Figo anotó el 1-1.

De nuevo por delante

¡Fiesta en el Olympiastadion! El Bayern había conseguido el pase a la final de la UCL.

En cualquier caso el Bayern tenía un plan y en el minuto 34 recuperó la ventaja en el marcador con una jugada preparada a balón parado. En vez de mandar un centro al área, como cabía esperar, Scholl, pasó con una diagonal a Jeremies, en la frontal del área. Jeremies mandó un ajustado disparo cruzado imparable para Casillas. El Madrid intentó la remontada, pero la sólida defensa del Bayern se lo impidió. Oliver Kahn apenas tuvo trabajo en aquel encuentro y fue el FCB quien creó más peligro. El marcador no se movió más, por lo que el Bayern se clasificó para la final de la Champions League 2000/01 tras vencer al defensor del título.

Giovane Élber fue uno de los protagonistas de las semifinales contra el Real Madrid, con gol tanto en la ida como en la vuelta.