Claudio Pizarro, un auténtico pillo del área con excepcional instinto goleador

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Uno de los pillos auténticos del fútbol se baja del escenario. Con 41 años, Claudio Pizarro ha decidido colgar las botas como futbolista. El peruano pone así fin a una increíble e impresionante carrera jalonada por numerosos éxitos y logros. A lo largo de cuatro décadas demostró su valía en la Bundesliga y ahora se marcha como el extranjero con más encuentros en la competición (490) y seis ensaladeras en su vitrina personal.

Nueve intensos años en el FC Bayern

Durante nueve años Pizarro vistió la camiseta del Bayern, un periodo que le dejó una huella personal indeleble. Da fe de ello su criadero de caballos en Perú, que lleva por nombre "Quatorze" (en honor a su dorsal favorito) y en el que dispone de diversos sementales llamados Gerd Müller, Allianz Arena, Marienplatz u Oktoberfest.

De Perú a Múnich, pasando por Bremen

En esta galería podrá disfrutar de las mejores imágenes de Pizarro durante su(s) etapa(s) en Múnich.

Su periodo en el FCB fue, sin lugar a dudas, la etapa de su carrera en la que más éxitos cosechó. Este padre de familia de tres hijos conquistó, además de media docena de Bundesligas, cinco Copas de Alemania y formó parte del legendario plantel que en 2013 celebró el triplete.

Los inicios de su carrera profesional fueron en su Perú natal. Con 17 años debutó con el Deportivo Pesquero y, tras un año en el Alianza Lima, se incorporó al Werder Bremen en 1999, su primera estación en Europa. Pizarro se adaptó a la perfección y desde las orillas del Weser llamó la atención del Bayern. En julio de 2001 este versátil delantero fichó por el Bayern; nada más llegar a Múnich conquistó la Copa Intercontinental.

Su estilo de juego: pasión y muchos goles

Pizarro encadiló a su nueva afición con su fino estilo de juego, sus fantásticos goles y su inexcrutable frialdad ante la portería rival. "Su combinación de dinamismo, poderío aéreo, técnica y comprensión del juego eran extraordinarios", rememora Thomas Müller, excompañero del peruano. "Fue uno de los jugadores con más talentos que he visto nunca. Un futbolista genial, grandioso, con el que era una alegría jugar", le elogió Philipp Lahm, con quien también compartió camerino.

Un hombre de equipo

Claudio Pizarro enamoró con su forma de ser al Bayern y contribuyó a cimentar una excepcional química colectiva en el vestuario.

Pizarro permaneció en el club hasta 2007 y regresó en 2012, tras pasar por Chelsea y Werder Bremen. Su permanencia en el Bayern hasta 2015 coincidió con una de las etapas de más éxito del club en su historia. Además de demostrar su talento en el terreno de juego Claudio ejerció un importante papel entre bambalinas. El peruano siempre tenía una sonrisa en los labios y contribuyó de forma decisiva a que la química entre sus compañeros fuera óptima. "Su punto fuerte más relevante dentro del vestuario era que se llevaba bien con todo el mundo. Ejercía de nexo de unión entre todas las partes del equipo, era realmente impresionante. Mantuvo al vestuario unido", explicó Lahm.

Excelente rendimiento con la remera del FCB

Pizarroy y Lewandowski, los dos máximos goleadores extranjeros en la historia de la Bundesliga. En la 2014/15 ambos coincidieron en el Bayern.

Su don de gentes, unido a un excepcional instinto goleador, le valieron los calificativos -en su sentido positivo- de zorro o astuto con los que se le recuerda. "Siempre que juega lo hace bien y marca goles", sintetizó Arjen Robben en su momento. En 2010 Pizarro se convirtió en el máximo goleador extranjero de la Bundesliga, honor que defendió hasta que en 2019 Robert Lewandowski le tomó el testigo. Durante sus nueve años como jugador del FCB Claudio Pizarro disputó 327 partidos y anotó 125 dianas, cifras considerables.

Historia de la Bundesliga

"En el Bayern aprendí el hambre de títulos, algo que me ha aportado mucho", contó Pizarro sobre la importancia de su etapa en Múnich. Después de otros dos periodos en Bremen, con una parada intermedia en Colonia, el peruano ha decidido parar la máquina. La Bundesliga se despide de un jugador del que muchos guardarán buenos recuerdos. "El fútbol se merece a gente como Claudio", dijo en su día Pep Guardiola. No podía haber palabras más ciertas.

Campeón de la Bundesliga, la Pokal y la Champions League: En 2013 el Bayern -con Pizarro en sus filas- lo ganó todo:


Temas de este artículo

Comparte este artículo