Entrevista a Niklas y Fabian Süle - Mi hermano, el vecino

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Süle por partida doble: en la Säbener Straße se da una curiosidad única: uno de los hermanos juega por los más grandes títulos con el FC Bayern, y el otro entrena al lado al club de A clase, el FC Sportfreunde. La revista de los socios del FC Bayern "51" organizó un encuentro de vecinos entre Niklas y Fabian Süle.

Entrevista a Niklas y Fabian Süle

Niki, Fabian, ¿qué hay de vuestro amor fraternal en general: cómo fue crecer juntos, hubo a menudo problemas o estabais casi siempre en la misma onda?
Niklas Süle: "Solíamos tener nuestros problemas entre nosotros cuando éramos más jóvenes. Creo que es normal que los hermanos tengan problemas entre sí. Cuando me marché al Hoffenheim a los 14 años y me mudé, tuve una perspectiva diferente de nuestra relación. También es diferente a lo de antes, cuando era el hermano pequeño que siempre molestaba, siempre quería entrar en la habitación del mayor y me expulsaban...".
Fabian Süle: "... expulsado suena demasiado duro ahora (sonríe)".
Niklas: "Bueno, digámoslo así: No siempre era bienvenido, así que no estoy enfadado contigo. Lo que quería decir es que nuestra relación se ha desarrollado a lo largo de los años. Cuando me mudé de casa y no nos vimos tan a menudo, de repente sentiste: vale, te falta alguien muy importante en tu vida. Incluso cuando Fabi pasó cuatro años en Nueva York por sus estudios, estuvimos en contacto constante y hablamos por teléfono dos veces por semana. Cuando me vine al FC Bayern, decidió trasladarse de Nueva York a Múnich para hacer su máster aquí. Hoy nuestra relación es más fuerte que nunca. Fabi es la persona más importante de mi vida, aparte de mi novia, mi hijo y mis padres. Si necesito un consejo, lo primero que hago es preguntarle a él. Creo que es lo mismo al revés".

El fútbol fue vuestra mayor conexión desde una edad temprana, ¿jugastéis alguna vez juntos en un equipo?
Niklas: "No, nunca. No en un club".
Fabian: "En el campo de la calle, por supuesto"

¿Hubo entonces frases como "¡Hermano, lanza la pelota larga!"?
Niklas (ríe): "No existía la posibilidad de golpear la pelota en largo. Regateábamos y el balón estaba siempre cerca de nuestros pies".
Fabian: "Así es, los dos éramos más bien regateadores, y Niki siempre jugaba arriba por aquel entonces. Era unos años más joven, pero físicamente ya estaba muy crecido. Creo que también le empujó el hecho de tener que jugar casi siempre con nosotros, los más mayores. Así se aprende a imponerse".

Pero no siempre se trataba de regatear: se regaba la hierba en nuestro propio jardín y luego se jugaba en "Anfield Road". ¿Nunca hubo lesionados, y vuesta madre no se desesperó porque sus hijos se golpearan la cabeza?
Niklas: „Bueno, en ese caso nuestra madre tenía poco que decir, en otras situaciones que no tenían nada que ver con el fútbol, era diferente. Pero nuestro padre incluso había regado el césped especialmente para nosotros y lo había organizado todo, por así decirlo. Le gustaba observarnos. Todo esto sigue estando muy presente en mi mente hoy en día. Nuestro padre construyó una pequeña portería de madera en nuestro jardín, luego se regaba el césped y adelante".
Fabian: "Hubo lesiones de por medio. También hubo algunos llantos. Pero nunca por mucho tiempo. Porque llegaba rápidamente el siguiente duelo".

Vuestsra madre fue atleta, vuestro padre futbolista, ¿recibísteis buenos genes y un espíritu deportivo?
Fabian: "Creo que recogimos cierto talento. Y también era obvio con nosotros a partir de cierto punto: yo ya soy bastante atlético, pero Niki pronto estuvo todavía unos puntos por encima. En el fútbol es técnicamente hábil, dinámico, robusto, constante y rápido, uno de sus puntos fuertes es una muy buena velocidad punta. Tal vez se deba a un entrenamiento atlético anterior, o a unos buenos genes, después de todo. En cualquier caso, no importa lo que hagamos, ya sea fútbol, tenis, tenis de mesa, billar: Niki puede hacerlo todo. Y es súper bueno en eso. Lo único con lo que tiene problemas es con los bolos, se enfada demasiado a menudo (risas)".

Fabián, ¿qué te gustaría tener de Niki?
Fabian: "¿Humano o deportivo? Empezaré por el lado humano, que es más importante: aprecio muchas cosas de él, pero un rasgo en particular: su enorme emotividad. Niklas tiene una sensibilidad muy marcada por la gente que le rodea. Es de confianza y siempre está ahí para ti. De hecho, Niklas es una persona muy cariñosa. Puedes hablar con él de cualquier cosa. Creo que eso también le distingue aquí en el FC Bayern como jugador de equipo. Es muy humano, puedes llevarte muy bien con él. Uno de sus mayores puntos fuertes es, con diferencia, su increíble robustez física y mental. Puede ocultar muchas cosas y concentrarse en el punto. Eso también se ve en el terreno de juego. Me gustaría tener eso más de él".

Y tú, Niki, ¿qué te impresiona de tu hermano?
Niklas: "Fabi es muy estructurado en todo lo que hace. A veces me burlo de él y pongo un libro en algún otro lugar de su piso. No tarda en colocarlo de nuevo. Es un poco como un trastorno obsesivo-compulsivo. Pero aún así me gustaría aprender algo de eso. Tiene eso en él".

Fabián, ¿cuándo pensaste... mi hermano podría llegar lejos?
Fabian: "Hubo una situación, él sólo tenía 16 años, yo 19, y jugaba en mi equipo en Walldorf por diversión. Había una gran diferencia con el resto de nosotros. Por aquel entonces, acababa de entrenar por primera vez con los profesionales del Hoffenheim. Entonces te das cuenta de que, de acuerdo, tienes talento y juegas bien al fútbol, pero hay otra dimensión superior".

¿Estás orgulloso de tu hermano pequeño en un momento como éste?
Fabian: „Siempre he dicho que no importa lo que haga Niklas, puede ser fontanero, ingeniero eléctrico, médico, piloto... siempre estaré orgulloso de él. Lo que me importa como hermano es que sea feliz con lo que hace".

Niki, Julian Nagelsmann dice ahora que tendría un mediapunta en ti, ¿se verá más a menudo en el futuro el niño y joven delantero regateador que fuiste?
Niklas: "Sí, entonces tendrá que ponerme de mediapunta (risas). Pero todo está bien como está. Tengo una base especial de confianza con Julián, nos conocemos desde los 15 años, y él sabe qué tornillos tiene que apretar conmigo. Cuando siento confianza, puedo rendir al máximo. Creo que este año he podido dar un paso más y estoy participando en ataque más a menudo que antes. Quiero desarrollarlo y espero poder mostrar a la afición un defensa que puede marcar algunos que otros goles.

¿Preferirías a veces jugar en el Sportfreunde, el equipo de A clase, sin ninguna presión, en una liga de "letras" en lugar de en la Bundesliga?
Niklas: "Sería atractivo. Pero en el FC Bayern tenemos una constelación muy similar, porque también somos una banda muy unida. Y, de todos modos, para mí no existe el juego sin presión: cuando veo a Fabi y a sus compañeros en el Sportfreunde, cómo quieren ganar cada partido y lo mucho que trabajan, el fútbol al final es igual en todas partes, en la Bundesliga y en la liga de "letras": hay que darlo todo, y divertirse".

Fabian, ¿hay un premio por el campeonato de liga en el FC Sportfreunde?
Fabian: "Cuando ascendimos a la A clase, que fue antes de mi etapa, Uli Hoeneß nos dio 50 litros de cerveza gratis. Quizá Niklas pueda organizar algo cuando volvamos a ascender. No tenemos un premio por el campeonato realmente".

¿Te parece extraña la constelación de que Niki juegue en el FCB y Fabi sea entrenador del Sportfreunde a una puerta de distancia?
Fabian: "Siempre lo decimos así: eso significa que hay una Süle en la Säbener Straße a todas horas. Niklas empieza con los profesionales ya por la mañana, y luego venimos a entrenar por la tarde después del trabajo".
Niklas: "Definitivamente, estamos por la buena vecindad (sonríe)".

Fotos: Anna Aicher