220616_Campus_P%C3%A4dagogen_1__51_Delang

La escuela de la vida

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

© Bilder Daniel Delang

Nuestros mejores talentos entrenan en el FC Bayern Campus. Fuera del terreno de juego, todo un equipo ayuda con los deberes escolares, las tareas domésticas y los primeros desamores. La revista del FC Bayern, '51' se centró en el trabajo de los educadores mientras realizaban sus tareas diarias.

Cinco educadores de referencia en el Campus se ocupan especialmente de los hasta 40 residentes de la Allianz FC Bayern Academy, como se llama oficialmente el internado. El cuidado de los jóvenes se toma muy en serio. Un total de más de una docena de empleados cuidan no sólo de los residentes de la academia, sino también de todos los jugadores que forman parte del equipo juvenil del FC Bayern, alrededor de 200. Para hacer justicia a todos ellos y estar a su lado, el club ha creado su propia área denominada psicosocial. Consta de tres pilares: la academia, donde un equipo pedagógico independiente se ocupa de los residentes, la pedagogía, que se centra en la escuela, la formación y la protección y prevención de los niños, y la psicología deportiva.

Pasteles y regalos

FC Bayern Campus
"¿Cómo están, muchachos?" - La Dra. Eva Zier, Jefa del equipo de Pedagogía, con talentos.

Lena Neumeier y Nikola Ries, que estudiaron pedagogía social, forman parte del primer pilar del área. Nikola Ries dice: "Somos el puente de conexión con todos: los padres, los entrenadores, la escuela". Su compañera, Lena Neumeier, añade: "No vemos a los adolescentes como un entrenador de fútbol. Los vemos como adolescentes normales que tienen un gran talento para el fútbol". Son las primeras personas de contacto que ayudan con preguntas y problemas, por ejemplo, organizan la ayuda para los deberes u ofrecen opciones de apoyo general junto con el departamento de psicología deportiva. Y a menudo se limitan a escuchar cuando se trata de desamor o nostalgia. Neumeier dice: "También tenemos una responsabilidad con los padres que nos confían a sus hijos". En su despacho hay un calendario con los cumpleaños de los talentos que viven en el campus. "Queremos garantizar la normalidad en la medida de lo posible", dice Neumeier. Por eso, cuando los jugadores celebran sus cumpleaños fuera de casa, también hay una tarta preparada por el personal de apoyo en la mesa. Y un regalo para desenvolver.

Por las tardes, cuando el campus está tranquilo, después del entrenamiento, después de la cena, después de que los adolescentes hayan visto juntos una película o el fútbol, "se puede oír a uno o dos de ellos hablando con mamá por teléfono", dice Ries, "no podemos sustituir lo que sus padres les aportan a nivel emocional". Pero intentamos que se sientan cómodos aquí como jóvenes. Deben tener un hogar lo más cálido posible con nosotros".

Tenemos una responsabilidad con los padres que nos confían a sus hijos.

Lena Neumeier, pedagoga social

Los talentos viven en una zona separada del resto del recinto. Hay una acogedora alfombra en el suelo, y en las paredes cuelgan fotos panorámicas de Múnich y Baviera. Aquí sólo entran los residentes y sus cuidadores. "Los adolescentes necesitan privacidad", dice Sandy Zitzelsperger. Como "madre de la casa", es la única adulta que vive permanentemente en el internado. Desde su residencia, puede contemplar el campo de entrenamiento. También el pasto que hay detrás, donde a veces ve ovejas y liebres.

Entrenamiento también fuera del terreno de juego

Los talentos aprenden de Zitzelsperge cómo llevar adelante una casa: ¿Cómo se hace un huevo frito rápido? ¿Cómo se lavan las camisetas y los jerseys de lana? ¿Cómo mantener el orden en una habitación que sólo te pertenece a ti? Se supone que los chicos deben asumir su responsabilidad. Un concepto importante para Zitzelsperger es: el respeto. Antes de empezar como madre de la casa, trabajaba en la puerta del campus: "No me llegaba nadie que no tuviera al menos un Grüß Gott, un Pfiat di o un Servus para nosotros". Se exige a todo el mundo que se adhiera a una serie de normas sociales de convivencia. Esto comienza con un "buenos días", pero también significa que los chicos limpian sus habitaciones. Mientras tanto, dice Zitzelsperger, esto funciona bastante bien.

220616_Campus_P%C3%A4dagogen_4__51_Delang
Un gran equipo: los trabajadores de educación social Neumeier y Ries con la "madre de la casa" Zitzelsperger (ala izquierda)

A unas cuantas habitaciones de distancia, la Dra. Eva Zier mantiene una conversación con un jugador juvenil. Zier dirige el equipo educativo del campus, el segundo pilar del área psicosocial. Concede especial importancia a la formación de los jóvenes jugadores, tanto académica como profesional. Le pregunta al jugador que está entrevistando hoy: "¿Adivinas cuántos pasan del Campus al primer equipo?". - "¿Alrededor del 20 o 30 por ciento?" - "Por debajo del 3%. ¿Y cuántos tienen secundaria finalizado?" - "¿Otro 20 o 30 por ciento?" - "Dos tercios tienen al menos un bachillerato profesional". El chico está impresionado.

Zier quiere fomentar el pensamiento independiente. Sin señalar, dice: "Escucha, hay una posibilidad de que no te conviertas en profesional, aprende algo decente". Fomenta el estudio o el aprendizaje, en función de los talentos de los adolescentes. "Me importa mucho ser transparente", dice, "no es para desmotivar a nadie, sino para dar una imagen realista del futuro". El objetivo, dice, es combinar con éxito la mejor educación individual y el fútbol de competición. Certificado de fin de estudios, estudios universitarios, formación profesional, servicio voluntario federal... Hay muchas posibilidades. El campus ofrece incluso la posibilidad de una formación dual dentro del club. El jugador del segundo equipo, Angelo Brückner, se ha convertido recientemente en el primero en completarlo con éxito en una tienda para fans. Zier dice: "Nosotros, como campus, junto con los padres, tenemos la responsabilidad de promover y desafiar a los chicos también fuera del campo, para crear perspectivas para la etapa de después del fútbol y en el mercado de trabajo normal".

El éxito y la autoestima se basan en varios pilares. La carrera futbolística es sólo una de ellas.

Lorea Urquiaga, Psicóloga deportiva

Sin embargo, Zier también se interesa por el ámbito de la protección y la prevención de la infancia, donde recibe apoyo de la especialista en protección de la infancia Christina Heigl cuando lo necesita. Periódicamente se realizan talleres y aportaciones sobre temas como la tolerancia y la diversidad, los medios sociales o la prevención de adicciones. Y: se mantiene en contacto con los padres. Por un lado, para tener una mejor imagen de los talentos ("No se puede mirar dentro de los chicos"), por otro lado, para no dejar solos a los padres. Incluso antes de que un nuevo talento se traslade al internado, Zier visita a la familia. La apertura y la transparencia también son importantes para ella en estas conversaciones. Para que los padres lo entiendan: Incluso en el FC Bayern, no hay garantía de que un chico con talento llegue al nivel profesional.

¿Qué significa realmente el éxito? ¿Y qué pasa si no ocurre? ¿Y si hay frustración o miedo al fracaso? Para que los jugadores del campus no estén solos con estas preguntas y sentimientos, existe la psicología deportiva, el tercer pilar de apoyo. Recientemente, en marzo, se celebró en el campus el Mes de la Concienciación sobre la Salud Mental, bajo la dirección del jefe del equipo de psicología deportiva, Christian Luthardt. Entre otras cosas, hubo un debate con Oliver Kahn, Serge Gnabry y Lina Magull sobre el tema "Salud mental y bienestar en el deporte competitivo". Se anima a los jugadores a escucharse a sí mismos: ¿Qué es realmente bueno para mí?

220616_Campus_P%C3%A4dagogen_5__51_Delang
Objeto de moda y herramienta de trabajo: las botas y zapatillas de fútbol ocupan un lugar especial.

El éxito, dice la psicóloga deportiva Lorea Urquiaga, tiene muchas caras: el salto al siguiente equipo de la cantera, el debut profesional. Pero no se trata sólo de deporte, sino también de desarrollo personal. "El éxito y la autoestima se basan en varios pilares. La carrera futbolística es sólo una de ellas", explica Urquiaga. Tal vez un joven talento también puede aprender un instrumento. O practicar un segundo deporte. Nada de esto es fácil. El sueño del fútbol profesional requiere mucho tiempo y energía, y puede eclipsar todos los demás intereses. "La palabra 'pasión' también contiene 'sufrimiento'", dice Heigl.

Seguimiento permanente y redes sociales

Todos los talentos tienen la oportunidad de asistir a reuniones individuales periódicas con los miembros del equipo psicosocial. El contenido es, por supuesto, confidencial y no se transmitirá a los formadores. Un tema clásico, por ejemplo, es cómo lidiar con los contratiempos o las críticas. Un profesional, incluso el que quiere llegar a serlo, está en constante observación. Puede ser el héroe un día, el gran perdedor al día siguiente. Hoy, las redes sociales se suman a la prensa deportiva tradicional. Ya no se trata sólo de quién saca la mejor nota en la revista "kicker". Pero también: ¿Quién tiene más seguidores en Instagram? No es fácil clasificar este tipo de atención. Mucha gente, tanto gente normal como profesionales del fútbol, ​​los confunde con lo que realmente los hace humanos. Pero es así, dice Urquiaga: "Solo te puedes atribuir la autoestima".

220616_Campus_P%C3%A4dagogen_2__51_Delang
Desde 2017, el futuro del club se entrena en el campus del norte de Múnich.

El equipo psicosocial del campus está ahí para apoyar a los jóvenes talentos. En el día a día, el apoyo lo proporcionan educadores como Lena Neumeier y Nikola Ries o Sandy Zitzelsperger. Christina Heigl, Christian Luthardt, la Dra. Eva Zier y Lorea Urquiaga proporcionan apoyo con los retos mentales y todas las demás cuestiones que trae la vida. Cuando pasas un día en el campus tienes la impresión de que es un lugar donde los jóvenes pueden sentirse como en casa.

En esta entrevista, Thomas Müller, un auténtico canterano del campeón récord alemán, habla de su trayectoria en el FC Bayern y de su estilo de vida: