presentada por
Menú
Desde 1980 hasta 1989

Agitación y cambio

Tras una sequía doméstica de cinco años, el gerente general Hoeneß y los jugadores Breitner y Rummenigge llevaron al Bayern de vuelta a la senda del éxito. Los tabloides bautizaron al dúo como "Breitnigge". Junto al belicoso centrocampista Breitner, Rummenigge se convirtió en una renombrada estrella mundial. El habilidoso regateador y goleador llegó a hacer 218 goles para el Bayern en partido oficial; Breitner por su parte marcó 110. Juntos ganaron dos Bundesligas y una Copa Alemana.

"Vimos el renacer del gran equipo del Bayern de los 70" dijo después Rummenigge. Una Bundesliga en 1980 a la que siguieron cinco títulos ligueros más. Bayern de Múnich se alejaba de sus rivales con un número récord de triunfos en liga y siguió siendo el club número uno del fútbol alemán cuando una nueva generación de futbolistas principalmente bávaros embelesó a todo el país. El trofeo terminó de nuevo en Múnich al año siguiente. Hamburger SV, VfB Stuttgart y Kaiserslautern fueron sus seguidores en la tabla, en ese orden, tras ambas campañas.

Le siguió una legendaria final de Copa ante el FC Nürnberg en 1982. Tras afrontar un marcador desfavorable 2-0, el Bayern selló una remontada 2-4. Dieter Hoeneß, con la cabeza vendada, marcó uno de los goles. La Copa de Europa se escapó de las manos del Bayern ese año tras perder 1-0 ante el Aston Villa en la final. Y Alemania perdió frente a Italia la final del Mundial, pero Breitner entró en los libros de records al convertirse en el único alemán en marcar en dos finales de la Copa del Mundo.

Éxitos domésticos con Lattek

Crédito cuando se necesita crédito: entre 1965 y 1981, el Bayern produjo 11 Jugadores del Año: Beckenbauer (4), Maier (3), Müller (2), Rummenigge y Breitner (1 cada).

Lattek volvió al Bayern en 1983. Su equipo venció al Borussia Mönchengladbach en los penaltis en la final de la Copa DFB 1984. Lothar Matthäus falló el penalti para el Gladbach. Para la siguiente temporada se mudó al sur, con el Bayern de Múnich. Al mismo tiempo, Kalle Rummenigge, tan famoso que un grupo de pop inglés hizo una canción sobre sus 'rodillas sexy', atravesó los Alpes para irse a jugar al Inter de Milán (por el entonces traspaso récord de 11 millones de marcos).

El Bayern volvió a convertirse en campeón un año después con Sören Lerby y el joven Wiggerl Kögl en la plantilla. El Profesor Dr. Fritz Scherer se hizo cargo de las riendas del club. El próximo doblete llegó un año después con otro título liguero en 1987. Aun así, la decepción de perder 2-1 ante el FC Porto en el campeonato europeo en la final de Viena fue un duro revés para el equipo.

Jupp Heynckes llegó en 1988. Su tarea era construir una nueva y potente plantilla tras la salida de Matthäus, Brehme, Eder, Hughes, Michael Rummenigge y Pfaff.

La historia del FC Bayern