Arjen Robben, entrevista, FC Bayern

Arjen Robben: "Sigue como eres, no importa cuántos títulos ganes"

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Hace diez años, Arjen Robben llevó al FC Bayern al título de la Liga de Campeones. Hoy, 'Mr. Wembley' cocina risotto para sus hijos, entrena a un equipo juvenil y se siente más en forma que nunca. "51" le visitó en su casa de Groningen.

Los focos hacen lo que quieren. A veces se encienden, a veces se apagan, pero en el césped artificial a nadie le importa. 17 chicos persiguen el balón en la penumbra. Es una escena que se puede observar todos los días en los clubes amateur. Salvo que aquí, en el campo trasero del Be Quick 1887 de Groningen, da las instrucciones alguien que no te esperarías en el mundo del fútbol aficionado: Arjen Robben. El de 39 años ha ganado campeonatos en Holanda, Inglaterra, España y Alemania, y hace diez años llevó al FC Bayern a conquistar la Liga de Campeones. Ahora está en un campo de césped artificial, con la palabra "entrenador" escrita en la espalda. "¡Lekker, Owen!", grita. O: "¡Fantástico, Jesper!". Y, "¡Oh, si aciertas esa...!". Su voz recorre el campo, como él mismo solía jugar: con estrépito.

Arjen Robben, entrevista, FC Bayern
El ex extremo del Bayern está encantado de transmitir sus conocimientos a las generaciones futuras. © Hilde Harshagen

Robben entrena a los sub-15 del Be Quick tres veces por semana. En estos momentos, el fútbol tenis es un hervidero. Se oye a los chicos reír a carcajadas y discutir si el balón sigue o no en el campo. "Ahora un poco de diversión, luego otros diez minutos de seriedad", dice el entrenador mientras saca de la banda los petos para el siguiente ejercicio. En la Säbener Straße de Múnich, la gente sigue contando historias del afán de entrenamiento de Robben hasta el día de hoy, mitad con asombro, mitad con admiración. Cómo sudaba la camiseta incluso antes del entrenamiento. Cómo temblaban las ventanas de las oficinas cuando fallaba un tiro. Cabe preguntarse: ¿deberíamos preocuparnos por los chicos a los que entrena? Robben sonríe. "No, no", nos calma, "no puedes esperar que todos sean como tú". Reflexiona y dice: "Sinceramente, al principio me costó. Tuve que aprender que los demás ven el fútbol de forma diferente a la mía, que algunos se conforman con un poco de diversión. Porque éste es un club amateur. Tuve que acostumbrarme a eso y también adaptarme".

No puedes esperar que todo el mundo sea como tú. Tuve que aprender que los demás ven el fútbol de forma diferente a la mía, que algunos se conforman con un poco de diversión.

Arjen Robben

Un poco de diversión nunca fue suficiente para Arjen Robben. Todo o nada, sin concesiones, así es como jugaba al fútbol y experimentaba todos los altibajos de este deporte. Triunfos y tragedias, goles y errores. En el proceso, logró algo que no todo el mundo consigue: asombrar a la gente de todo el mundo en el escenario del fútbol profesional: Arjen siempre siguió siendo Arjen, alguien que quiere vivir una vida completamente normal.

Arjen Robben, entrevista, FC Bayern
También como entrenador, este hombre de 39 años actúa meticulosamente y con mucha pasión. Sus pupilos aprecian la experiencia y el intercambio con el ganador de la Liga de Campeones 2013 © Hilde Harshagen

Robben abre la puerta en calcetines. La casa aún es bastante nueva, la familia sólo lleva viviendo aquí dos o tres años. Siempre estuvo claro que volverían a Groningen. Al fin y al cabo, aquí es donde empezó todo. Robben se hizo profesional en el FC Groningen, y creció en la pequeña ciudad de Bedum, a pocos kilómetros. Su mujer Bernadien también es de allí, y toda la familia vive aquí. "El hogar es el hogar", dice Robben. A los 18 años dejó el Groningen para dar el primer gran paso de su carrera en el PSV Eindhoven. Se marchó y, sin embargo, nunca se fue del todo. La gente de la región se considera con los pies en la tierra, sobria, de principios. "Quizá sea así", dice Robben, torciendo la cabeza. "En cualquier caso, siempre he dicho: 'Soy quien soy y no me doblego sólo para complacer a los demás".

Cocina y estadio

Arjen Robben, entrevista, FC Bayern
Hombre de familia y amante de los animales: en su tiempo libre, Robben disfruta con sus tres hijos y los dos perros de la familia, Cooper y Maxi. © Hilde Harshagen

A primera hora de la tarde, la casa de los Robben está tranquila. Los tres niños siguen en el colegio. Sólo los dos perros de la familia, Cooper y Maxi, olisquean excitados al visitante "51". "Nos hemos instalado bien de nuevo", dice Robben. Su mujer es profesora y ha vuelto a trabajar, dos días a la semana. "Entonces yo soy amo de casa, cuido de los niños y cocino", dice Robben, mirando a su alrededor. "Mi mujer no está aquí ahora, así que me permito decir esto: los niños piensan que mi risotto es mejor que el de mamá. Es un bonito cumplido". Sonríe. En 20 años de fútbol profesional, la familia a menudo se quedó corta, el padre de familia Robben siempre lo sintió así. Ahora está compensando muchas cosas. "El tiempo con la familia es lo más importante para mí en este momento". Disfruta especialmente los sábados. Entonces juega él mismo con su equipo y también ve jugar a sus dos hijos (fútbol) y a su hija (hockey). "El sábado es el mejor día de la semana para mí".

Tuve otras ofertas al final de mi carrera. Pero ésta es mi casa. Le debo mucho al club. No debes olvidar de dónde vienes.

Arjen Robben

Robben también es un habitual del estadio del FC Groningen, donde el palco VIP lleva su nombre. El club está orgulloso de sus pupilos, Ronald Koeman y Virgil van Dijk también son de aquí, pero Robben regresó al final de su carrera. No para ganar algunos títulos más o mucho dinero: quería devolver algo. ¿Es un romántico del fútbol? Robben reflexiona: "Quizá un poco. Tuve ofertas muy diferentes al final de mi carrera. Pero ésta es mi casa. Le debo mucho al club. No debes olvidar de dónde vienes".

Arjen Robben, entrevista, FC Bayern
En su carrera en activo, Robben jugó en el FC Groningen, el PSV Eindhoven, el Real Madrid, el FC Chelsea y el FC Bayern. © Hilde Harshagen

Así que Robben volvió a calzarse las botas de fútbol en 2020, un año después de haber puesto fin a su carrera en Múnich. "La retirada no duró mucho", dice y se ríe. Robben habla de sus últimas semanas en el FC Bayern, cuando sólo podía jugar con analgésicos. El pubis, dice: "Cualquiera que sepa algo lo sabe: no hay mucho que hacer ahí". Pero apretó los dientes, marcó un gol en su último partido de la Bundesliga y se despidió con el trofeo de campeón y la Copa DFB. "De alguna manera me las arreglé para salir adelante. Pero estaba claro: esto no puede seguir así. Me hizo un poco más fácil despedirme del fútbol".

De vuelta a donde empezó todo

Lo que siguió fue pura relajación. No más presión, no esfuerzo constante por el máximo rendimiento - "y de repente el dolor desapareció. Fue increíble", dice. Pronto comenzó a practicar deportes nuevamente, y cualquiera que conozca a Robben sabe que no solo quería sudar un poco. Robben quiere superar sus límites y está buscando un desafío, por lo que un amigo, el campeón mundial de patinaje de velocidad Erben Wennemars, sugirió correr un maratón en el momento justo. Entrenaron juntos. "No tuve problemas, cero, nada", dice, "me sentía tan en forma. Y ahí fue cuando Groningen vino y me preguntó si haría algo por el club”. ¿Manager? ¿Entrenador? No, Robben aún no se ha visto a sí mismo en ese papel. "Si vuelvo, tiene que ser en el campo. Así que dije: atacaré de nuevo".

Para mí, lo mejor siempre ha sido estar sobre el césped del Allianz Arena, marcar goles, dar asistencias, regatear, bueno, a veces también hay que defender un poco, para eso se hace todo.

Arjen Robben

Robben jugó siete partidos con el FC Groningen en 2020/21, pero no marcó ningún gol. Esperaba mucho más. Pero se torció el tobillo en la pretemporada, y en el primer partido sufrió una rotura de fibras musculares. "Y entonces ya estás corriendo detrás otra vez. Fue brutalmente duro", dice. Su cuerpo no le siguió el juego, como tantas otras veces en su carrera. El portal transfermarkt.de enumera cuántos partidos se perdió Robben por lesión durante sus diez años en el FC Bayern: 176, ¡son cuatro temporadas! "Siempre digo: lo aproveché al máximo", dice Robben. ¿Cómo consiguió recuperarse una y otra vez? Según él, rendirse nunca fue una opción. "Para mí, lo más bonito siempre fue estar sobre el césped del Allianz Arena, marcar goles, dar asistencias, regatear, bueno, a veces hay que defender un poco... para eso lo haces todo. Y no lo digo porque sea para un artículo en la revista del Bayern".

Vuelta de honor y maratón

Arjen Robben, entrevista, FC Bayern
Un luchador: a pesar de las numerosas lesiones, Robben volvió a luchar una y otra vez sobre el verde césped y conquistó al final de su carrera la orgullosa cifra de 32 títulos. © Hilde Harshagen

En Groningen, Robben se esforzó durante casi toda la temporada para poder disputar algunos partidos más al final, en uno de los cuales logró dos asistencias. "Esa fue la recompensa por todo el trabajo. Después de eso, por fin se acabó. Me dolía el tendón de Aquiles. Cada día tardaba un cuarto de hora hasta que podía caminar con normalidad". Así terminó la carrera de Robben por segunda vez en 2021. La despedida en Groningen fue más dura para él que en Múnich, dice. Porque no pudo pisar el césped con su camiseta. Dio una vuelta de honor en el estadio de Groningen vestido de traje. "A mi familia todavía le hace gracia lo rápido que fui. Fue como un minuto y ya estaba fuera", dice. Quería acabar cuanto antes. Después de aquello, evitó el estadio durante meses. "Porque siempre estaba el pensamiento: Quiero volver a hacerlo". Con el tiempo, el picor en el pie remitió.

Arjen Robben, entrevista, FC Bayern
Emotiva despedida: en Groningen, su ciudad natal, Arjen Robben puso fin a su carrera futbolística en 2021.

Por supuesto, el deporte sigue desempeñando un papel importante en la vida de Robben. Una mitad de su jardín consiste en una pista de pádel, la otra tiene una portería de fútbol. Pero, sobre todo, el antiguo velocista por la banda se ha metido entre los corredores de maratón. El año pasado participó por primera vez en una carrera en Rotterdam. Su tiempo: tres horas, 13 minutos y 57 segundos. "Morí en el último kilómetro", dice. 42,195 kilómetros son muy largos. "Y sin balón", añade riendo. Actualmente está entrenando de nuevo; el fin de semana pasado corrió 36 kilómetros, dice. Unas semanas más tarde, volverá a tomar la salida en Rotterdam, y será más rápido que el año pasado. Con dos horas, 58 minutos y 33 segundos, superará la marca de las tres horas y dice: "Eso se cerca mucho a ganar un gran título de fútbol".

El incansable cazador de títulos

Arjen Robben, entrevista, FC Bayern, Champions League, camiseta, 2013
De nuevo con la camiseta de ganador: Robben volvió a ponerse la camiseta de la final de 2013 para la entrevista.

Robben debe saberlo. Ha ganado 32 títulos con el Eindhoven, el Chelsea, el Real Madrid y, sobre todo, el FC Bayern. ¡32! Campeonatos de liga, copas, supercopas. Por encima de todo, la victoria en la Liga de Campeones en 2013, dice el holandés: "Como jugador tienes objetivos, y el objetivo más alto es la Liga de Campeones." Y además marcó el gol decisivo en la final de Wembley para derrotar al Borussia Dortmund por 2-1. No se puede pedir más. Se le veía en la cara cuando corría hacia el fondo de aficionados tras su gol. Brazos extendidos, boca abierta, ojos desorbitados. Felicidad, redención, incredulidad, todo al mismo tiempo.

Así es como "Mr. Wembley" aupó al Bayern al trono de Europa:

Robben marcó muchos goles dignos de ver, a veces con fuerza, a veces con sentimiento. Su gol contra el Schalke tras regatear por todo el campo o su volea contra el Manchester United son legendarios. Todos ellos obras maestras. En Wembley, el balón entró en la portería como a cámara lenta. "Eso lo hace aún más bonito", piensa, "todo tuvo que suceder tan rápido, así que no golpeé el balón a la perfección... pero fue justo". Finalmente, tras perder dos finales, alcanzó su objetivo con el FC Bayern. "En 2010, ya fue un gran logro que estuviéramos en la final", dice. "En 2012, en nuestro propio estadio, deberíamos haber ganado. Luego, en 2013, se debió. Recuerdo estar sentado en el autobús que nos llevaba al estadio, junto a la ventana, con la música sonando en mis oídos... Estaba convencidísimo: pase lo que pase, ¡hoy ganaremos!". Por supuesto, también estaba convencido en 2010 y 2012, pero 2013 fue diferente. Ganar, eso es, y punto.

Con título y canción

Arjen Robben, Interview, FC Bayern, celebración, 2013, Champions League
Probablemente el momento más importante de su carrera: En la final de la Liga de Campeones en Wembley 2013, el holandés marcó el gol de la victoria ante el BVB (2-1).

De alguna manera tuvo que ser que Robben necesitara varios intentos para ganar el título de CL. A lo largo de su carrera, tuvo que superar resistencias una y otra vez, luchar por regresar y al final se vio recompensado. Así fue con sus numerosos regresos, así fue con sus dos despedidas del fútbol, así fue en la Liga de Campeones. Sólo la temporada 2012/13 es emblemática de su carrera. En verano, tras la trágica "Finale dahoam" en la que falló un penalti, se convirtió de repente en el hombre del saco. En la primera mitad de la temporada volvió a tener problemas con las lesiones, y sólo regresó al once titular cuando Toni Kroos sufrió una rotura muscular en el partido de ida de cuartos de final contra la Juventus de Turín. Y al final aupó al Bayern al título de la Liga de Campeones. Desde entonces, Arjen Robben es "Mr. Wembley", y la afición canta: "Soñé contigo, con nuestra noche de Wembley. Ganamos la Copa, subimos al trono, Arjen lo hizo".

"La canción y el nombre 'Mr Wembley', eso ya me enorgullece", dice Robben. "Los títulos son bonitos, claro, pero el aprecio de los aficionados vale más para mí". Es una frase bastante sorprendente para un futbolista que siempre persigue el siguiente gol, la siguiente victoria, el siguiente título. Al final, el mayor logro de Robben es haber llegado al corazón de la gente. Porque su amor perdura mientras los trofeos acumulan polvo. "Se trata de cómo te recuerde la gente, también como persona", dice Robben, "por eso siempre digo que sigue como eres, no importa cuántos títulos ganes".

La canción y el nombre 'Mr Wembley' ya me enorgullecen. Los títulos son bonitos, claro, pero el aprecio de los aficionados vale más para mí. También se trata de cómo te recuerda la gente, también como persona.

Arjen Robben

El entrenamiento de Be Quick 1887 termina después de 75 minutos. "Bien hecho, chicos", choca los cinco el entrenador. El programa incluía muchas formas de juego en un espacio reducido. Lo único que no les dejó practicar fue el movimiento de Robben. Ese explosivo cambio de dirección desde la banda derecha hacia el interior, rematado con un preciso disparo a puerta, por el que era temido. Todos los defensas sabían lo que Robben haría, pero era sencillamente imposible de defender. "No es un entrenamiento que esté en mi agenda", dice sonriendo. De vez en cuando hace de las suyas, y entonces puede ser que afloren sus viejas habilidades. ¿Se imagina un futuro como entrenador? "Es divertido", dice, "pero ya veremos". Luego coge la bicicleta y se va a casa. Como hace todo el mundo en Groningen.

Entrevista a Andreas Jung, Moritz Mattes, Dee Kundra, Philipp Wunderlich y Maximilian Haschke con motivo de la "Semana internacional" del FCB:

Noticias relacionadas